Feria del libro leído: una invitación a la lectura y la discusión

Feria del libro leído: una invitación a la lectura y la discusión

alt

Desde el jueves 12 de abril los libreros se tomaron la plaza Independencia, la recepción por parte de la comunidad ha sido buen, aseveran. Si usted aun no ha ido a dar una vuelta tiene hasta este domingo 22 de abril y el horario se extiende de las diez de la mañana hasta las ocho de la noche.

Esta feria es organizada por la agrupación Libros Bio Bio, colectivo que se conformó con el fin de buscar nuevas fuentes de trabajo. Sus integrantes indican que buscan velar por un funcionamiento solidario entre sus integrantes. En esta línea, Rodrigo Videla afirma “nos apoyamos unos con otros, nos cuidamos unos con otros, todos los gastos los prorrateamos, tratamos de hacerlo organizadamente y de forma ordenada”

La feria consta de varios puestos  en los cuales cada librero expone sus libros, pero además la organización quiso dedicar un espacio a los escritores locales, para que estos pudiesen venir a exhibir y vender sus libros. Para Rodrigo esto corresponde hacerlo, “ellos no están en las librerías y no tienen cómo vender sus obras. Creemos que hay que promover a los escritores emergentes que son conocidos o no tan conocidos y que con mucho sacrificio logran sacar sus publicaciones. Nosotros les ofrecemos esta alternativa”

Nos cuentan que  esta feria es una necesidad tanto para la comunidad como para ellos. Por un lado es importante despertar la inquietud por la lectura y que la gente busque conocer más “La idea es que la gente cachuree, busque y encuentre lo que le interese o llame la atención”; pero por otro, muchos libreros sobreviven con las ferias que se realizan en nuestra zona y en el país, pues arrendar un local muchas veces es imposible por todo lo que implica.

Uno de los motivos por el que no se masifica la lectura de libros es su costo,  muchos proponen que la solución es sacar el impuesto. Rodrigo nos plantea que el problema no es el impuesto, sino el negocio de las editoriales.  “el libro es caro porque el negocio es bueno, por eso. Las editoriales hacen contrato con un escritor  y tratan de imprimir la menor cantidad de libros y sacarles el máximo provecho ¿cómo? Cobran altos costos en su venta, las editoriales dicen: hagamos poquito cobremos caro. Antes, por ejemplo la Quimatu  sacaba tirajes de 100 mil ejemplares, es por eso que la venta era más barata, ahora las editoriales sacan un tiraje reducido de 3.000 ejemplares. Todos creen que el impuesto es el problema, pero este es de solo 19%. Por ejemplo un libro técnico de medicina puede llegar a costar 100 mil pesos, carísimo, sácale el impuesto va a quedar en 81 mil pesos, igual continúa siendo caro; lo mismo un libro de la Isabel Allende cuesta 18 mil pesos, sácale el impuesto te queda en 14 mil 400 pesos ¿es barato? Sigue siendo caro”.

Estas leyendo

Feria del libro leído: una invitación a la lectura y la discusión