Magali Almendra, la de la voz inconfundible

Magali Almendra, la de la voz inconfundible

alt

Como la de la voz inconfundible y una férrea defensora de la radio comunitaria, educativa y al servicio de su comunidad, será recordada Magali almendra locutora de toda una vida de la radio Almirante la Torre. El pasado miércoles, esta entrañable locutora murió a los 83 años en su casa producto de un infarto al miocardio.

altMagali trabajó en la radio Almirante La Torre hasta el año 1995, la radio emitió un año más, luego cerró definitivamente. Su nieta Camila nos cuenta “es oriunda de Linares, se vino con sus abuelos y estudió en el Liceo de Niñas. A ella siempre le llamó la atención desde chica la radio, su padre se lo negaba. En el liceo le hicieron una prueba y ahí se dieron cuenta que tenía actitudes para ser locutora de radio. Ella trabajó toda su vida, desde los 18 años, en radio y en esa radio”.

Asimismo nos señala el amor y dedicación que le tenía a su trabajo radial “Ella amaba la radio, hizo su vida en función de la radio, sus cuatro hijos salían del colegios y se iban a la radio, porque ella estaba todo el día ahí, el dolor más grande que tuvo mi abuela fue que la radio cerrara”. La radio le daba la posibilidad de unificar dos cosas que a Magali Almendra le apasionaban: la música y la comunicación.

altCon sus programas Con permiso soy el tango, México canta y Las alegres tardes de la juventud, esta esmerada locutora entregaba su aporte a la educación musical y cultural  de la comunidad, primando la cultura latinoamericana. Sus programas nunca dejaron de transmitirse resistió hasta los tiempos de Dictadura haciendo los programas en compañía de dos militares que restringían su programación. Su nieta nos afirma  “su intención era rescatar la cultura musical latinoamericana y también siempre luchó para que las radios locales comunitarias no desaparecieran”.

A parte de hacer estos programas, Magali prestaba un servicio muy valorado por la comunidad: era la mensajera. “La gente se acercaba a la radio a dar mensajes, recados. Como en ese tiempo no había teléfonos ayudaba con esto  a la gente. Había gente que llegaba del campo a la radio y le llevaban gallinas, carne para regalarle, esto porque mi abuela llegaba mucho a las personas” dice Camila.

Magali nunca dejó de ser una mujer alegre y vital  “hasta el último día bailó con el palo de escoba” y será recordada como una apasionada de la comunicación radial y de Talcahuano.

Estas leyendo

Magali Almendra, la de la voz inconfundible