Comunidad Mapuche denuncia que carabinero fue muerto por sus compañeros

En menos de una semana 3 carabineros habrían caído víctimas de fuego amigo en Ercilla, Santiago y Chañaral.  El gobierno manipuló mediáticamente el primer hecho para cercar una comunidad mapuche y desatar el terror.

Una balacera despertó a los vecinos del sector Collao en Concepción el último fin de semana de marzo, en un enfrentamiento nocturno entre las policías de investigaciones y carabineros, solo unos días más tarde un episodio similar se repetiría en la comuna de San Joaquín en Santiago con el saldo de un carabinero muerto por disparos hechos por la policía de investigaciones (PDI).  El hecho ocurrido a las 04:00 am del día 2 de abril, y sin querer ayudó a tapar comunicacionalmente otro hecho: la muerte de un efectivo del GOPE de carabineros en la noche del día 1 de abril, luego de recibir un disparo calibre 38 durante el allanamiento que la policía militarizada efectuaba por enésima vez sobre la comunidad mapuche “Wente Winkul Mapu” del Lov Chequenco de Malleco.  La muerte de este efectivo fue atribuida por las autoridades a una emboscada de los comuneros mapuches, versión que fue perdiendo fuerza con las horas y que pudo tener consecuencias incalculables en contra de una pequeña comunidad mapuche de 30 familias que ha vivido ya de por sí una violenta represión desde que iniciaron el proceso de recuperación de tierras, como testimonian una serie de pronunciamientos de organismos de derechos humanos y de los propios tribunales de justicia del estado chileno.

La comunidad “Wente Winkul Mapu”, es parte junto a las comunidades Cacique Giñon, Newen Mapu y Rayen Mapu del Lov Chequenco, en el alto Malleco, territorio Wenteche. Administrativamente, dentro del estado chileno, el territorio pertenece a la comuna de Ercilla, pero se encuentra apenas distante 6 kilómetros de Collipulli en una zona que los medios de comunicación oficiales han denominado “La zona roja del conflicto mapuche”.

Desde los orígenes de este el último levantamiento del pueblo mapuche (1997), comunidades pertenecientes al Lov Chequenco participaron de la conformación de la Coordinadora de Comunidades en conflicto de Arauco y Malleco (CAM), hasta el día de hoy el Lonko Juan Ciriaco Millacheo de la comunidad Newen Mapu permanece en la clandestinidad, tras el mega juicio antimapuche por la ocupación e incendios en el fundo Poduco-Pidenco que condenó a la dirección de la CAM.

La comunidad  Wente Winkul Mapu, está conformada por hijos de mapuches sin tierra, de familias que en un comienzo se restaron de los procesos de recuperación de tierras ancestrales iniciada por la CAM en 1997, sin embargo, son comunidades como estas las que han provocado una revitalización del conflicto mapuche desde el año 2011, luego que el encarcelamiento masivo de dirigentes, la criminalización de las organizaciones y la ejecución de jóvenes comuneros provocara un reflujo en el movimiento, el cual se acrecentó por divisiones al interior de las organizaciones en conflicto.

Hoy en el valle de Chequenco se levantan diversas reivindicaciones territoriales,  la comunidad Wente Winkul Mapu en la cual cada familia subsiste con menos de ½ hectárea, con suelos degradados y con cursos de agua secados por el desierto forestal, reivindican predios pertenecientes a las forestales Mininco y Arauco, además de un predio particular perteneciente a Juan de Dios Flores, un ex intendente durante el gobierno de Salvador Allende, ex militante del Mapu devenido en Socialista, cuyo abuelo se apoderó de esas tierras en 1850, más de una década antes de la ocupación militar del estado chileno sobre el territorio, recordemos que la guerra de ocupación del wallmapu fue entre 1861 y 1883, por lo cual la propiedad no tiene ningún fundamento jurídico, solo de facto.

El abogado Nelson Miranda logró que en fallos de primera y segunda instancia, la justicia chilena reconociera el clima de violencia que se respira en la comunidad, que tiene al 70% de sus miembros condenados o imputados por la justicia, y ordena a Carabineros que: “en lo porvenir, deberá abstenerse de realizar actos de violencia contra mujeres y niños y de lanzar bombas lacrimógenas en los patios de las viviendas particulares de la comunidad indígena ya referida”. La resolución de la Corte señala en su punto cuarto que “los actos precedentemente descritos devienen en ilegales, al trasgredir el artículo 3 de la Convención sobre Derechos del Niño, que establece que las medidas que adopte toda autoridad debe tener una consideración primordial a que se atenderá será el interés superior del niño” y el artículo 6 del mismo instrumento internacional que garantiza “la supervivencia y desarrollo del niño”.

La situación en esta zona de Malleco no es menor, en los más de 14 años que lleva el proceso de recuperación de tierras en la zona, hay tres jóvenes mapuche asesinados: Alex Lemún (2002), Zenen Díaz Necul (2005) y Jaime Mendoza Collío (2009).

La muerte del efectivo del Gope

Inmediatamente ocurridos los hechos, que terminaron con la vida del efectivo del GOPE, carabineros allanó las viviendas de la comunidad en busca de registros gráficos o audiovisuales, con el objetivo de eliminar evidencias que develaran su proceder e imponer su verdad sobre lo acontecido.  La comunidad respondió con un comunicado oficial, en el cual aclara los hechos ocurridos, en ella acusan de excesos a la policía y al fiscal antimapuche Luis Chamorro, quien dirigió el procedimiento, la versión de la comunidad fue además reafirmada por el  jesuita Luis García Huidobro quien presenció los hechos.

Tras la detención de dos mujeres, una de ellas de avanzada edad y el incautamiento de un par de espuelas viejas, un poster alusivo a la lucha mapuche y una agenda, la caravana policial que allanó la comunidad, más de 100 efectivos, se dirigió rumbo a Collipulli. Sin embargo, otro contingente de aproximadamente 60 efectivos asaltaba una vivienda en otro sector de la comunidad, es allí en el patio de esa casa donde cae el efectivo del Gope, alejado de cualquier camino público o vecinal, en el interior de la Comunidad, en un lugar en que sólo se encontraban mujeres y niños, tal como quedó registrado por la prensa que llegó al lugar.

En el comunicado oficial de la comunidad  Wente Winkul Mapu señala: “Desmentimos categóricamente las afirmaciones irresponsables de la fiscalía y Carabineros cambiando día a día sus versiones acerca de los hechos. Primero se habló de emboscada en un camino público, cosa que se ha ido aclarando como totalmente falsa”

Se habló de una bala 9mm, y resultó ser una bala calibre 38, de uso oficial de carabineros. Se afirmó que policías habían visto a un encapuchado con un arma de puño, ahora se habla de una carabina de largo alcance y francotirador.  Y agregan Que frente a estos evidentes intentos de preparar un montaje que acentúe la represión en contra de la Comunidad, nosotros somos los más interesados en que se aclare la verdad de lo sucedido y daremos todas las facilidades a una investigación seria y desprejuiciada”.

Los mapuches pidieron que la PDI asumiera la investigación de los hechos, sin embargo, el lugar del suceso fue absolutamente limpiado por carabineros, incluso antes de que concurriera la propia LABOCAR (laboratoristas de carabineros)

Las comunidades del Lov Chequenco continuarán la lucha, el ejemplo de la recuperación productiva de la comunidad Newen Mapu que mantuvo por más de 11 años sobre el Fundo Chihuaihue, y que obligó al gobierno a reconocer la situación de facto comprando las tierras, básicamente para indemnizar a los usurpadores,  señala el camino por el cual han comenzado a transitar el resto de las comunidades. Los comuneros de Wente Winkul Mapu son parte de una nueva generación que, si bien, en un comienzo creyó en los cantos de sirena del gobierno, hoy entendieron que la lucha es el único camino.

Comunidad Wente Winkul Mapu desmiente versiones y aclara circunstancias de la muerte de efectivo del GOPE

Comunidad Wente Winkul Mapu de Chequenco denuncia ataques y robos policiales

Estas leyendo

Comunidad Mapuche denuncia que carabinero fue muerto por sus compañeros