Seleccionados del Sistema Becas Chile a punto de perder beneficios debido al negocio de los cursos de nivelación de Idiomas

Seleccionados del Sistema Becas Chile a punto de perder beneficios debido al negocio de los cursos de nivelación de Idiomas

El sistema de becas para estudios en el extranjero, que gestiona el Conicyt, una agencia estatal encargada del desarrollo de la investigación científica en Chile, ha sufrido en el último tiempo una fuerte transformación por la cual la institución se ha burocratizado en aras de privilegiar los estudios de posgrado en ámbitos que favorecen instituciones ideológicamente cercanas al pensamiento único y que dictaminan las políticas neoliberales de los estados a través de instituciones como el Banco Mundial, el FMI, la OCDE y diversas organizaciones que se nutren de las universidades calificadas por ellos mismos como las más importantes en un ejercicio onanístico de estadísticas y parámetros que define de todo, menos el grado de debate y aporte a la discusión de los problemas mundiales y el desarrollo de la ciencia y la tecnología.

Tarde o temprano esta industria del lucro que ya conocimos en función de la educación primaria, secundaria y superior en Chile, también mostrará su debilidad de cara a formar profesionales sútiles al desarrollo del país, entendiendo esto como la creación y fortalecimiento de conocimientos que ayuden al proyecto colectivo que necesitamos para construir una vida mejor para todo el pueblo chileno.

La denuncia en particular, esta vez trata de los seleccionados de Becas Chile de Magister y Doctorado años 2010 y 2011, en palabras de los denunciantes: “Becas Chile exige que las universidades elegidas por los profesionales deben estar entre las mejores del mundo de acuerdo a los rankings internacionales, entre las cuales la mayor parte es de habla inglesa. La opción de alcanzar el nivel de inglés requerido para quienes no lo tienen se otorga a través del Programa Inglés Abre Puertas (PIAP) de Mineduc. A través de ello se contratan cursos de nivelación idiomática con instituciones privadas, de acuerdo al nivel de inglés de los seleccionados, y se cancela por el curso un 0%, 25% ó 50% de su valorización, de acuerdo al nivel socioeconómico de cada persona”.

Esta denuncia apunta a señalar que se beneficia a particulares con cursos de inglés pagados por el estado, en una nueva forma de extarnalización de servicios, para una función que, claramente, el estado debiera entregar a través de los años de escolarización en un buen sistema público de educación.

Según lo recabado por parte de los profesionales afectados por esta burocracia neoliberal, el principal problema se deriva de la mala planificación de la nivelación idiomática. En estos casos, los cursos partieron con 5 meses de retraso y en general terminaron después de que cerraron los plazos de postulación en la mayor parte de las universidades top 200, por lo que muchos seleccionados no alcanzaron siquiera a postular, mientras otros que lo hicieron no fueron aceptados, por no cumplir con los niveles mínimos de manejo del idioma exigido por dichas instituciones y unos pocos fueron aceptados de manera condicional a alcanzar el nivel requerido para el momento de inicio del programa de estudio. En este último caso, los seleccionados tampoco han podido alcanzar dichos niveles, venciéndose los plazos de uso de la beca en el mes de diciembre del año en curso, estando cerca de perder la única posibilidad que les queda de ingresar a sus respectivos programas, que es entre Junio y Octubre del presente año.

Se supone que los cursos tienen por objetivo preparar a los seleccionados para alcanzar los niveles requeridos, pero han demostrado una serie de deficiencias: planificación no orientada al logro de los requerimientos de las universidades, test de atribución de nivel que ha sobrevalorado el real manejo del idioma de los seleccionados, profesores sin certificación internacional, escaso seguimiento de la evolución de los alumnos en función de sus necesidades, aprobación de los cursos en base a asistencia y cumplimiento de tareas en plataforma online y no en base a sus avances y, en determinadas ocasiones, poca planificación de las clases y metodología poco adecuada a las características de los participantes.

Si bien todos los seleccionados involucrados aprobaron sus respectivos cursos, al término de los mismos estuvieron lejos de alcanzar los niveles requeridos por las universidades, lo que comprueba la poca coherencia entre sus objetivos en el papel, su planificación y sus resultados. Ello además pone en tela de juicio el proceso de adjudicación de los cursos por parte de las instituciones privadas involucradas, las cuales han lucrado con la venia del Mineduc, que a través de sus entes mandatados no ha realizado adecuada supervisión de las nivelaciones impartidas ni han establecido estándares de cualificación que garanticen el cumplimiento de los niveles comprometidos.

La mayor parte de los seleccionados que están a punto de perder la beca han hecho importantes esfuerzos por cumplir con todas las exigencias presentadas por Conicyt y el Ministerio de Educación, debiendo trabajar y estudiar por las noches, sacrificando en muchas ocasiones su vida familiar, sin lograr los resultados esperados. La inminencia del vencimiento de los plazos les ha implicado una enorme presión y stress, teniendo importantes consecuencias en los ámbitos familiar y emocional.

Por todas estas razones, un grupo de 40 seleccionados, 25 de Santiago y 15 de las ciudades de Temuco y Concepción, se encuentran solicitando la ampliación de plazos para el uso de la beca por parte de Conicyt, lo que les permitiría contar con tiempo para preparar de mejor forma los exámenes requeridos, tener la posibilidad de rendirlos nuevamente de manera favorable y postular a los programas de postgrado. Además analizan solicitar el financiamiento de programas de nivelación idiomática certificados en los países de destino y resarcimiento económico en casos en que los seleccionados han debido cancelar parte de los cursos señalados.

El Sistema Becas Chile está destinado a la formación de Capital Humano Avanzado para el desarrollo del país y debiese representar un aporte tanto a a carrera académica de los postulantes y, aun más importante, preparar personas capacer de poner a Chile en el grupo de naciones capaces de crear conocimiento que ayude a construir una sociedad más justa y solidaria mediante la elevación de los niveles educativos. Sin duda esto no se logrará a través de un Conicyt, útil a los intereses empresariales chilenos e internacionales expresados en la industria capitalista del conocimiento, en detrimento de las personas que buscan una mejor vida a través de sus aporte al conocimiento colectivo.

Estas leyendo

Seleccionados del Sistema Becas Chile a punto de perder beneficios debido al negocio de los cursos de nivelación de Idiomas