Inicio » Historias Comunales

 Historia de Curanilahue, carbón y ferrocarril

22 Agosto 2012

La comuna y ciudad de Curanilahue tiene en la lengua mapuche el origen de su nombre. Curanilahue traducido significa “vado pedregoso”. La población de la comuna es de 31.943 habitantes; 30.126 son urbanos y 1.817 son rurales según el censo de 2002. La superficie total de Curanilahue es de 994,3 km2.

La zona de Curanilahue perteneció en el siglo XVI a la extensa Encomienda que dejó para sí Pedro de Valdivia, pero la ocupación y poblamiento de los españoles no se produjo y el territorio quedó bajo el dominio mapuche a partir de 1598. El territorio formó parte de la “baja frontera” y en él se produjo un intercambio económico importante que llevó con el tiempo a la instalación de fundos, que son la primera colonización de esta zona.

A mediados del siglo XIX ya se vislumbraba el nexo entre el carbón y la historia de Curanilahue, Luis Cousiño adquirió el fundo Los Ríos, rico en yacimientos carboníferos. Exploradores ingleses estudiaron los predios de la familia Avello en 1883, instalándose en el sector El Dos, inicio del actual emplazamiento de Curanilahue.

La Sociedad Arauco Ltda, fue creada en 1885 para explotar las formaciones de Peumo, Colico, Descabezado y Plegarias. Ramón Rabal adquirió Los Ríos en 1890, iniciando la explotación carbonífera.

La explotación de carbón se inició de forma organizada en 1890. La Compañía Carbonífera Los Ríos de Curanilahue se formalizó en 1905 sumándose a la ya existente. Esta compañía adquirió las minas de Colico y Plegarias además del ferrocarril de Arauco en 1919, el mismo año la Compañía de Lota y Coronel adquiere Los Ríos de Curanilahue, de esta forma los yacimientos de Curanilahue quedan ligados a las empresas carboníferas más importantes de Chile, formó parte de la Compañía Minera e Industrial de Chile y posteriormente, de la Compañía Carbonífera e Industrial de Lota en 1933.

A mediados de siglo subsisten en la comuna pequeños y medianos empresarios mineros como la Compañía Río Negro. Posteriormente, todos los yacimientos carboníferos del país se unificaron al crearse la Empresa Nacional del Carbón S.A. (ENACAR) el 22 de diciembre de 1973.

Otro hecho que provocó el surgimiento de Curanilahue fue la construcción del ferrocarril. Una ley de octubre de 1884 autorizó al empresario Gustavo Lenz para construir el ramal Concepción – Curanilahue terminado en 1890.

Además de la actividad carbonífera existió al sur de Curanilahue la búsqueda de placeres auríferos en el sector de Montaña Negra. La explotación de maderas se inició en 1890, fecha en que el ferrocarril ya pudo sacar la producción hacia los puertos, el fundador de esta industria fue Ramón Rabal. Un aserradero y una fábrica de elaboración de maderas existían hacia 1926, al agotarse las maderas nativas, ya adentrado el siglo XX, se produjo la reforestación y la llegada de las grandes empresas forestales.

La explotación creciente de yacimientos carboníferos, el crecimiento de la explotación forestal, la estación terminal de ferrocarriles en Curanilahue llevó al explosivo desarrollo urbano del lugar que era entonces un caserío desordenado y sin grandes edificaciones.

En lo administrativo, la comuna de Curanilahue se originó al crearse la Subdelegación de Lavaderos de Tucapel el 4 de marzo de 1881, en el departamento de Lebu. Los vecinos de Curanilahue iniciaron gestiones para desligarse de la Municipalidad de Lebu en 1910, luego de polémicas y disidencias se creó la comuna de Curanilahue el 23 de mayo de 1913, durante la presidencia de Ramón Barros Luco.

Curanilahue se anexó al departamento de Coronel en 1927 y a la provincia de Concepción, pero volvió a la de Arauco en 1934, agregándosele el territorio al norte del río Pilpilco.

Entre las instituciones sociales de Curanilahue, se creó la Parroquia San José de Curanilahue en 1904, por la donación de terrenos y edificios de doña Clorinda Avello. En cuanto al área de salud se informa de una epidemia de viruela en 1912, además de ser muy comunes las enfermedades derivadas de la explotación del carbón: silicosis, antracosis, etc. La construcción de un hospital sólo se logró a fines de los años cincuenta, anteriormente, los trabajos fueron suspendidos por falta de fondos en 1954.

La primera escuela primaria existió desde 1901 y hubo cuatro escuelas, dos urbanas y dos rurales en 1910. La escuela más antigua, todavía en funcionamiento, data de 1925, obteniendo su edificio definitivo en 1946. El Liceo Fiscal de Hombres de Curanilahue se creó el 17 de febrero de 1964 y tenía antecedentes en los cursos de humanidades de la escuela Nº7, dictados desde 1950.

Se estableció una tenencia policial en Curanilahue y el Retén Plegarias en 1908, ya antes existía un puesto, se creó el Retén Colico en 1933 y la Comisaría de Curanilahue en 1947. En cuanto a la administración de justicia, se estableció un Juzgado de Letras de Menor Cuantía en 1925. La Alcaldía asumió la función de Juez de Policía Local desde 1913, hasta que se creó el Juzgado de Policía Local el 20 de agosto de 1955. En lo financiero, se instaló la Caja Nacional de Ahorro de Curanilahue en 1918 y luego el Banco del Estado de Chile.

Curanilahue y su fuerte identidad proletaria hizo que el movimiento de trabajadores apoyara fuertemente los cambios sociales de fines de los sesentas y en especial al proceso de la unidad popular, el golpe de estado significó la represión y la desaparición de algunos vecinos. A principios de los ochenta, grupos miristas intentaron desarrollar acciones guerrilleras en Nahuelbuta, en las serranías de Curanilahue y zonas aledañas.

A fines de la dictadura se sumó a las protestas nacionales que terminaron derrocando al gobierno de Pinochet. Hoy por hoy, la comuna pasa por una larga agonía que la mantiene en la pobreza, con altas tasas de pobreza y epidemias de enfermedades de transmisión sexual y alcoholismo, heredados de la contrarrevolución neoliberal iniciada en 1973. Aun así, los vecinos de Curanilahue mantienen actividades sociales y políticas que buscan recuperar la dignidad de los habitantes de esta comuna de trabajadore/as.