Lilian Alegría, viuda de Rudy Cárcamo: A los asesinos no les cabía en la cabeza que el dirigente del Campamento, fuera el Vietnamita

Hace algunos días comenzaron a cumplir condena los uniformados, a quienes se les comprobó la autoría de la tortura, muerte, entierro, exhumación y posterior desaparición del cadáver de Rudy Cárcamo, militante del MIR. La persecución y el hostigamiento, comenzó el mismo día del Golpe Militar de 1973, cuando el ejército invadió el Campamento Lenin, ubicado en lo que hoy se conoce como Población Diego Portales en Hualpén, luego que la Dictadura cambiara el nombre que le habían dado sus propios pobladores.

La incansable lucha que han dado sus familiares, consiguió que la Corte Suprema condenara a cinco miembros de instituciones represivas del Estado a 5 años y 1 día, luego de que la Corte de Apelaciones, a través del Ministro Carlos Aldana, emitiera irrisorias condenas de 541 días, a cumplir en libertad. Si bien, con la última condena, los asesinos estarán en el penal Punta Peuco (recinto reservado sólo a militares y más parecido a un complejo hotelero), el hecho de que el Estado se haya visto obligado a reconocer este crimen, que por años negó y después eludió, es una conquista.

Esta protección y los beneficios que el Estado brinda a éstos, confirma que fueron ellos quienes salvaron a quienes lo controlan y se han enriquecido a su sombra. Ejemplo de ello es la familia Claro, pues han sido los propios criminales quienes han reconocido a su último patriarca, Ricardo Claro, como financista de la DINA.

Pero, ¿A quién mataron? Resumen conversó con Lilian Alegría, esposa de Rudy Cárcamo, quien relata partes de la vida de este joven obrero, poblador del Campamento Lenin y militante.

“Comenzamos a pololear desde muy jovencitos. Hace tiempo se plantó un árbol en el sector de Higueras, Talcahuano, pues los dos vivíamos ahí y en ese lugar nos juntábamos. Posteriormente (1968), nos casamos. Él comenzó a ser sindicalista en la empresa Sigdo Kopper, principalmente en las obras de Huachipato y otras industrias, dónde trabajaba como trazador calderero. En esos años realizaron un paro que dio bastantes resultados, consiguiendo varias mejoras”.

Campamento Lenin

El 8 de mayo de 1970, un grupo de familias, se tomaron un terreno, que hasta ese entonces pertenecía a la familia Macera, y se llamaba Fundo San Miguel. Ahí levantaron sus carparas y después construyeron ahí sus propias casas, llamando al lugar, Campamento Lenin. En el libro, “Chile, la memoria prohíbida”, se rescata el testimonio del pastor luterano Helmut Frenz, quien relata la manera en que uno de los representantes del Campamento explica el motivo de su nombre, ante vecinos descontentos con esta ocupación.

‘Hemos discutido largamente ese tema y este año se cumplen dos aniversarios: los 200 años del nacimiento de Beethoven y los cien años del nacimiento de Lenin. ¿Deberíamos haber llamado al campamento Beethoven?”

“Ahí nos hicimos cargo de todo lo que tenía que ver con medicina, porque habíamos hecho un curso de enfermería y el trabajo era árduo, pues la policía nos tenía aislados, sin que pudiesemos ingresar productos de primera necesidad, provocando agravamiento de enfermedades y múltiples problemas… Teníamos que hacer tratamientos completos con Rudy, inyectando a decenas de personas por la mañana y por la tarde, coordinar la ayuda con los estudiantes universitarios“. Tiempo más tarde, las atenciones médicas pudieron hacerse en un policlínico construido y administrado por los propios pobladores, por supuesto, entre ellos Rudy.

“Yo no he conocido una experiencia de toma de terreno más organizada que esa. Todo estaba planificado a través de los sindicatos de dónde provenían los trabajadores que junto a sus familias, se habían tomado el terreno. Se impidió la aparición de abusos y se trabajó por la erradicación de vicios… La preparación y el compañerismo de las familias para tomarse el terreno y sobrevivir al acoso policial fue ejemplar… Se decía que el Campamento era un Estado dentro de otro, pues había normas propias, que los propios vecinos se habían dado”.

El Golpe

“Después de toda esa lucha, tuve mi casa y la perdí…” Carabineros y FF.AA. capturaron a gran parte de quienes habían sido activos organizadores del Campamento. A Rudy lo detuvieron por primera vez el 16 de octubre de 1973, momento en que inició un periplo por distintos campos de tortura; Retén de Carabineros de Hualpencillo, Isla Quiriquina, Base Naval y el fuerte Borgoño de Talcahuano. Fue dejado en libertad el 21 de julio de 1974, pues los infantes de marina, no pudieron arrancar de él ni de sus compañeros, la verdad sobre su militancia en el MIR. “Rudy decía que no había que decir nada. Era un error creer te dejarían si hablabas, pues nunca te iban a creer que no supieras más… tenían todo a su favor, menos tu voluntad”.

En tanto, Lilian se quedó en su casa. “Pasaba todas las noches con militares en la puerta, que ponían reflectores para que no durmiera… yo no quería perder mi casa, pero se hizo insostenible vivir ahí con mi hijo y tuvimos que mudarnos a Villarrica, dónde la inocencia de él y su crianza en el Campamento, fue el motivo de que tuvieran volverse en unos días. “Se subió a la piedra de una plaza y gritó ¡Compañero Che Guevara, presente!… En el puente Toltén pude ver, por las mañanas, los regueros de sangre que quedaban de campesinos y mapuches que mataron ahí”.

En esos momentos, la lucha no sólo fue para sobrevivir a la represión, sino que también a la pobreza en la cayó la población en general. En el caso del padre de Lilian, fue despedido de Asmar, por tener “suegros extremistas” y el acoso represivo, impedia a Lilian poder trabajar. “Cuando Rudy salió en libertad, yo tenía todos los trámites hechos para irnos a Australia, pero no se quizo ir… Hablo con Jorge Barudi de la Vicaría de la Solidaridad y le explicó sus razones de quedarse en Chile y resistir a la Dictadura”.

Rudy / Vietnamita

Eduardo Cruz, ex militante del MIR, relata que en uno de los cursos de formación militar en que fueron miristas a Cuba (1970), se toparon con una delegación vietnamita, con la que se saludaron fraternalmente. Posteriormente, alguien del grupo de miristas dijo “miren, los vietnamitas: nos dejaron un vietnamita”, en referencia a Rudy, quien con tenida de combate parecía tal, por sus rasgos físicos.

Las cualidades de Rudy, le permitieron acceder a diversas instrucciones, especializándose en combate guerrillero en diversos escenarios y como buzo táctico. “Mariscaba desde chiquitito en la Isla Rocuant y de hecho, cuando llegó el Golpe, estaba rindiendo las pruebas para embarcarse en El Calypso, junto a Jacques Cousteau”, cuenta Lilian.

“Para los asesinos, habia toda una confusión , porque no les cabía en la cabeza que Rudy Cárcamo, el dirigente del Campamento, fuera el Vietnamita… tenían un estereotipo de él que no le cuadraba con lo que era Rudy realmente… Cuando la noche del viernes 27 de Noviembre de 1974, fueron civiles armados a la casa, Rudy, creo que sabía que no iba a volver, porque se había burlado de ellos… había estado en un Consejo de Guerra, de dónde salió absuelto y en libertad, pero como dirigente poblacional, no como mirista… Cuando descubrieron esto, se tiraron como perros a apresarlo… Rudy se les murió en la tortura y quien le dio el tiro de gracia fue Cáceres (teniente segundo de la Armada, José Cáceres), quien fue instructor en la Escuela de las Américas.

“Justicia”

El cuerpo de Rudy fue enterrado en los alrededores del Museo Hualpén y posteriormente exhumado, en el marco de la “Operación Retiro de Televisores”, que terminaba con el lanzamiento de los cadaveres al mar, ordenado por el propio Pinochet. Para Lilian, la condena es injusta “cinco años y un día, que estarán en un spa (penal Punta Peuco), es inaceptable, pero es lo que se ha conseguido, pues en un primer momento se le dio 541 días de condena, garantizando sin que ni siquiera pisaran la cárcel”.

“A Rudy se lo llevaron un día viernes y el mismo lunes 30 de noviembre de 1974, yo estaba poniendo un recurso de amparo y desde ahí que la búsqueda de él y sus asesinos, no he parado. Ya en el gobierno de Michelle Bachelet, llegó a buscarme a Argentina la PDI (departamento de asuntos internos) con el propósito realizar procedimientos inconducentes, que ya estaban hechos por mi y por todos quienes colaboraron con la investigación. Extrañamente, esta delegación de la PDI, fue a Argentina, Nueva Zelanda, Canadá e Inglaterra, sin que ningún procedimiento aportara en algo a la investigación en general… a mi me parece que sólo andaban veraneando y gastando dinero público”.

“Por mucho tiempo no se me informó de lo que ocurría con la investigación y sorpresivamente el Ministro Aldana dictó la sentencia burlesca de 541 días, y sin duda, muchos familiares han pasado por mismo”.

Ante la pregunta por la opinión que le merece el hecho de que en los Gobiernos civiles, la represión ha continuado, llegando a asesinar a personas que no se resignan a soportar las consecuencias del capitalismo, Lilian plantea “que, en realidad, no ha cambiado nada. La Constitución es la misma que dejó la Dictadura, lo que es muestra de este continuismo”.

Lilian vive hace 26 años en Argentina, dónde el Estado a condenado, hasta ahora, a casi trescientos esbirros de su Dictadura. “Es impactante ver que estos asesinos cumplen condena en cárcel común y con condenas ejemplares (ejemplo de ello es la cadena perpetua al ex dictador Jorge Videla)… Cuando miras a Argentina, te da verguenza la justicia chilena… es aberrante”.

Asesinos de Rudy Cárcamo son notificados de su condena

ANCLA 2, a la cárcel

Asesinos y torturadores de Rudy Cárcamo son condenados a 5 años de presidio

La costumbre de matar y el método de los falsos enfrentamientos.

Funan a asesino de la matanza de la Vega Monumental: Patricio Castro Muñoz

Otra de la “justicia” Chilena: En Cañete mantienen prisión preventiva a comuneros mapuche y en Concepción liberan a un jefe de la Matanza de la Vega Monumental

Reconstitución en Valdivia: nuevo paso hacia la justicia

Velatón en Homenaje a caidos en la Matanza del 23 de Agosto

Matanza de la Vega Monumental, 1984: La verdad tardó 25 años

Velatón en Homenaje a caidos en la Matanza del 23 de Agosto

Vergonzoso fallo judicial: Penas remitidas para asesinos y torturadores de Rudy Cárcamo

Rudy Cárcamo, la justicia se acerca

Estas leyendo

Lilian Alegría, viuda de Rudy Cárcamo: A los asesinos no les cabía en la cabeza que el dirigente del Campamento, fuera el Vietnamita