Guillermo Almeyra, editorialista de La Jornada (México):”España siempre fue una cárcel de nacionalidades”

Mario Hernandez (MH): Escuchando “Españolito” en la versión de Joan Manuel Serrat recibimos a Guillermo Almeyra. Elegí este tema porque vamos a estar hablando sobre la situación de España donde se ha dado una importante movilización en Cataluña que replantea la independencia de ese país. También les comentaba a los oyentes que se han dado importantes huelgas generales en Grecia y, sobre todo, en Portugal donde el gobierno ha tenido que retroceder con las nuevas medidas de ajuste que pensaba aplicar.

Guillermo Almeyra (GA): España siempre fue, históricamente, una cárcel de nacionalidades, es decir, la monarquía centralizadora de Madrid, la monarquía castellana, subordinó totalmente a los aragoneses, a Cataluña, a los vascos, a los navarros, a los gallegos y ahora el traje estalla por todas las costuras en medio de la crisis porque está muy gastado.

La monarquía ya no centraliza a nadie, entró en una nueva crisis, ya hubo varias repúblicas en España en repudio a la monarquía de los Borbones y ahora nuevamente son rechazados por los escándalos. El gobierno derechista, que es un heredero del franquismo, con su política antipopular extrema, choca incluso con fracciones de las clases medias y de las burguesías locales. Entonces, se desarrolla como en otros países, por ejemplo, el norte de Italia y los flamencos en Bélgica, el independentismo, es decir, la ruptura de sectores que quieren separarse de un Estado en manos de una casta parasitaria y que no gobierna para ellos.

En los días que vienen van a tener nuevamente el mismo problema porque habrán elecciones en el País Vasco y va a ganar la izquierda que es independentista. Ya triunfó en las últimas elecciones y ahora el triunfo será mayor. Además, en Galicia donde muy probablemente también se desarrollen mucho los independentistas.

Se junta entonces un problema de clase muy marcado con las movilizaciones de los trabajadores que protestan porque les rebajan los salarios, las jubilaciones, los echan de sus casas porque no pueden pagar las hipotecas mientras salvan a los bancos, y un problema nacional. Todo eso bajo el reclamo de justicia, de liquidación de la corrupción y de cambios políticos.

MH: También hay un reclamo del gobierno catalán respecto del Pacto Fiscal ya que argumenta que aportan 16.000 millones de euros y reciben impositivamente del gobierno español 12.000 millones.

GA: Es cierto, pero en esa situación nos encontramos en todo el mundo. Sectores que son privilegiados protestan porque no quieren compartir su nivel de vida con otros más débiles, por ejemplo, es evidente que los mayores impuestos a Cataluña o el País Vasco, permiten pagar en Extremadura, en Andalucía o sostener a los mineros asturianos. Todo un sector de las clases medias de Buenos Aires también se niega a pagar impuestos de los cuales viven Jujuy, San Juan o La Rioja.

Todavía la situación española no se ha planteado en forma positiva, por eso no hay una alternativa política. Hay una protesta general pero no una alternativa política a Rajoy. La alternativa exige solidaridad y un plan colectivo no capitalista y eso no está planteado. Hay protestas pero todavía no aparece la solidaridad por ningún lado, por ejemplo, el problema de los inmigrantes que son cerca de 2 millones y carecen de todo.

MH: Les acaban de quitar los servicios médicos públicos.

GA: Pero los médicos se negaron a cortarles el servicio. Eso es importante desde el punto de vista solidario pero otras reivindicaciones no aparecen, tampoco una alternativa, aparecen más bien soluciones que reflejan el no cumplimiento de tareas históricas por parte de los sectores dominantes en las diversas regiones.

Los catalanes por mucho tiempo estuvieron sometidos al poder central al igual que los vascos porque sus respectivas burguesías sacaban provecho, en cambio al pueblo hasta le prohibían hablar en su lengua bajo pena de muerte durante el franquismo, pero la burguesía catalana y vasca eran los banqueros del régimen.

 

Muchos olvidan que el rey Juan Carlos fue el ahijado de Franco

MH: El rey Juan Carlos señaló que “se trata de recuperar los valores que imperaron en la transición de la dictadura a la democracia”.

GA: Muchos olvidan que el rey Juan Carlos fue el ahijado de Franco quien lo educó, lo formó y lo hizo su heredero, es decir, trabajaba para que el futuro rey fuese quien es actualmente. Se educó con el franquismo. Sus valores son los de la Iglesia, del orden, de la autoridad, los de la imposición desde arriba a todo el pueblo español, esos son sus valores que se mantuvieron en la transición con Suárez y todos los gobiernos herederos de Franco. Juan Carlos quiere mantener un franquismo sin Franco y eso se acabó porque hay una rebelión del pueblo español. Esa rebelión puede terminar en una nueva república porque hay un odio creciente a la monarquía y tal vez también con elementos importantes de independentismo, de federación. Hasta ahora nadie planteó una Federación de Naciones Ibéricas con Portugal, España, vascos y catalanes, con un programa socialista. Eso no está planteado o, por lo menos, no capitalista, pero va a terminar por esa vía, primero, porque el hambre viene comiendo, en la medida que la gente se moviliza aprende mucho políticamente, sobre todo cuando le hacen aprender a los palos, con una brutal represión como la que han sufrido ahora y antes los mineros. Segundo, no hay salida en España con un gobierno que lo único que hace es cumplir las órdenes del capital alemán y de los bancos y deja que el pueblo se muera de hambre.

MH: El pasado domingo, nuestro común amigo el periodista venezolano Modesto Emilio Guerrero, publicó un artículo: “España: un Estado fallido”, donde hace referencia a que esta crisis ya había sido anticipada por el Financial Times, que se edita en la City londinense, y señala que “el mundo está ante la posibilidad de disolución del Estado español, un hecho similar al de la ex Yugoslavia, Sudán, Corea en 1953 o Haití, entre muchos otros”.

GA: Yo hice la metáfora del traje que se rompe por las costuras porque están todas mal cosidas. La monarquía española mientras fue potente pudo juntarlas a la fuerza y someter a las diversas regiones, pero nunca las pudo integrar realmente y el desarrollo de un polo europeo francés-alemán mucho más importante, atrae hacia otro centro que no es Madrid, a todo un sector importante de las burguesías locales que prefieren tratar con el dueño del circo y no con el payaso que está en la Moncloa.

En segundo lugar, la movilización popular todavía no encuentra una salida positiva, de constitución de un nuevo Estado federado, democrático, anticapitalista, entonces opta por la vía del independentismo con el criterio de primero yo. Esto se desarrolla particularmente en las regiones más ricas: la vasca y catalana.

MH: Independentismo que por primera vez en las encuestas de opinión ha tomado la delantera en Cataluña. De allí la posición del jefe de gobierno, Artur Mas, de convocar a elecciones anticipadas.

GA: Y en las elecciones sin dudas va a ganar y se van a convertir en un verdadero referendum. Si ganan en Cataluña y en el País Vasco como sucederá, qué hace Madrid. No puede mandar tropas.

MH: Esa es mi gran duda. ¿Qué actitud asumirá ante un escenario independentista el Ejército español?

GA: El Ejército es profundamente nacionalista. Es un Ejército con mandos franquistas que piensan que España es una sola, etc., etc. Tienen toda la educación franquista. Hay que insistir que estaba prohibido bajo pena de muerte hablar en vasco o catalán, lo que era una afrenta bestial para ambos pueblos pero al mismo tiempo una imposición del franquismo para tratar de españolizarlos a toda costa.

MH: Recuerdo un recital de Joan Manuel Serrat al comienzo de los 70 en el Luna Park donde cantó en catalán y una gran mayoría comenzó a silbar porque no entendían y él hizo referencia a lo que estás comentando y fue ovacionado.

GA: Hoy el independentismo catalán cuenta con el apoyo de casi todos los estudiantes, las clases medias y los profesionales que son catalanistas. Lo mismo pasa en el País vasco, aunque una importante cantidad de habitantes de ambas regiones no son vascos ni catalanes, en ambas se plantea la separación sobre la base de su lengua, las tradiciones y sus fueros. Quieren construir un futuro recurriendo al pasado, al medioevo.

 

Es importantísimo que se mueva todo Portugal

MH: Yo comentaba al comienzo de la entrevista que el gobierno de Portugal aparentemente había cedido a la presión de la calle tras 2 semanas de intensa presión social, aceptando dar marcha atrás con su última propuesta de ajustes, dirigida a aumentar la carga fiscal de los trabajadores y reducir la empresaria. El 15/9 se vivieron en las calles de Portugal las mayores manifestaciones después de la revolución de abril de 1974, la “Revolución de los claveles”. Se calculan entre 750.000 y 1.000.000 de personas en un país de 11.000.000.

GA: Es muy importante que salgan prácticamente todos los que están en condiciones porque cuando hay un millón de manifestantes quiere decir que por lo menos 6 o 7 millones apoyan esa posición y no se han movido porque viven en pueblitos, están enfermos, son viejos, etc.

Portugal está cambiando profundamente. El grave problema es que la izquierda portuguesa, que se presentó con posiciones alternativas, en alianzas, comunistas, maoístas y trotskistas, perdió votos en las últimas elecciones porque no satisfizo la protesta y hacía más que nada una política de propaganda pero no de organización. Hay un defasaje entre la magnitud de la crisis política y social, de la movilización popular y la posibilidad inmediata de alternativas. Evidentemente la función hace al órgano, la necesidad de tener un instrumento puede crearlo o no, lo veremos, son procesos, pero es importantísimo que se mueva todo Portugal. Eso sin duda, se va a comunicar a España ya que en la península ibérica en realidad no hay frontera. Franco y Salazar eran expresión de un mismo proceso dictatorial en la península ibérica. Esta imponente movilización se va a comunicar en las elecciones gallegas y va a estimular la movilización en España.

 

Grecia está vendiendo islas

MH: Para ir cerrando me llamó la atención que la huelga general convocada ayer en Grecia, por primera vez fue secundada por la Confederación de Profesionales, artesanos y comerciantes, que agrupa a la mayor parte del pequeño comercio, denunciando que las medidas de austeridad están acabando con sus establecimientos.

GA: En efecto, hay una división entre los dueños de astilleros, grandes armadores, banqueros que apoyan las medidas de la troika, un pequeñísimo sector de la muy débil burguesía griega, pero que tiene gente con grandes capitales. Los Onassis de hoy. Por otro lado, las PYMES y los pequeños artesanos y profesionales que de repente se encuentran en medio de la crisis más negra. Si es farmacéutico y nadie le compra medicinas el tipo se va a la quiebra, si vende electrodomésticos y nadie puede comprarlos también o si es joyero a quién le vende joyas. Los grandes capitalistas compran en París.

Hay una crisis que atraviesa transversalmente la sociedad no solo entre los agentes del capital internacional y los trabajadores sino también entre capas de la propia burguesía, las capas medias y pobres de una burguesía nacional griega muy débil. Grecia está en la quiebra total. Están vendiendo islas que han comprado capitalistas árabes y rusos. Compran islas enteras. Están vendiendo territorio.

MH: Creo que hemos hecho un repaso bastante completo de la situación en el sur de Europa. A lo largo de la semana que viene vamos a tener distintos invitados, Renán Vega Cantor, Claudio Katz, Modesto Emilio Guerrero, para analizar las importantes elecciones venezolanas del próximo 7 de octubre, quería aprovechar y comprometerte a participar con tus opiniones. Has escrito un artículo sobre el tema recientemente. De esta forma iremos anticipando el proyecto que tenemos en FM La Boca de transmitir en directo ese domingo a través de Radio Sur de Caracas las alternativas que vayan aconteciendo a partir del cierre del acto electoral.

GA: Con mucho gusto.

Estas leyendo

Guillermo Almeyra, editorialista de La Jornada (México):”España siempre fue una cárcel de nacionalidades”