Cierre V versión de Escuela Popular Permanente: “La Izquierda y la situación actual: Diagnóstico, proyecciones y propuestas”

El día sábado 10 de noviembre se llevo a cabo en el Auditorio de Humanidades y Artes de la Universidad de Concepción la clausura de la V versión de la Escuela Popular Permanente (EPP). Se conto con la presencia como expositores de los compañeros Rafael Agacino, Iván Carrasco, Carlos Lafferte, Mario Garcés y Carlos Ruiz, quienes se han destacado por su compromiso con las luchas de los trabajadores y el pueblo.

Fue una jornada poco común, tanto por el tema de discusión, como por la variedad de puntos de vista, así como también por la extensión de la misma. Algunos asistentes comentaban que no recordaban la realización de un evento de estas características por lo menos en la última década.

Los convocados a la clausura fueron en su mayoría jóvenes universitarios y secundarios, los que junto a algunos dirigentes sindicales y vecinales tuvieron la paciencia de participar masivamente durante todo el día. La asistencia alcanzo a las 150 personas en su momento más alto. En la jornada de la mañana se debatió sobre el diagnóstico del periodo político en curso, y en la jornada de la tarde el eje estuvo puesto en las perspectivas programáticas y tácticas para la izquierda bajo un horizonte emancipatorio.

Cabe hacer notar que el Foro fue transmitido on line por CONCETV, y que en la web se encuentra parte de la jornada para aquellos que no pudieron asistir.

Si bien las perspectivas contemplaron sólo a una parte de las organizaciones que se reivindican como izquierda, los contenidos de las exposiciones relevaron distintas sensibilidades respecto del diagnóstico del periodo y las propuestas programáticas. En efecto, respecto del diagnóstico, la mayoría de los expositores consensuaron en que la situación política nacional revela un nuevo periodo político, cuya expresión más visible fue situada en el contexto de las movilizaciones estudiantiles del 2011. Coinciden además en señalar que este nuevo periodo aún no se consolida y que existe la posibilidad de una regresión a través de políticas de cooptación por parte del sistema político. Esto convierte en la principal tarea de la Izquierda, la mantención de la autonomía de las fuerzas sociales respecto de los partidos políticos tradicionales y los gobiernos de turno. Las fisuras del modelo se expresan en la aparición de las primeras debilidades del bloque en el poder, situándolo por vez primera en dos décadas, a la defensiva, sin respuesta ante las demandas sociales y actuando improvisadamente. Esto último llevó al gobierno de Piñera a tomar la decisión de impulsar procesos de reforma tanto en las condiciones de financiamiento del sistema educativo, como en la recaudación tributaria. Ambas medidas, jamás impulsadas en las administraciones neoliberales concertacionistas. Sin embargo, también existe consenso, en que las capacidades políticas del Bloque en el poder, no están en una situación de crisis, y que poseen las herramientas para iniciar un nuevo proceso de legitimación de la dominación social. Aún así, se recalca que existen desajustes y anomalías estructurales en el sistema orgánico neoliberal, principalmente en la relación entre la estructura política y económica, donde se produce un empoderamiento cualitativo del poder burgués fáctico, por fuera de las instituciones, y un correspondiente debilitamiento del poder político del Estado, que se asemeja a un cascarón jurídico regulador, pero vacío de sus capacidades históricas frente al empresariado. Esto fue denominado por uno de los expositores como “poder dual burgués”.

Por otra parte dentro de las perspectivas programáticas para la Izquierda, se manifestó la necesidad de construir una batalla de las ideas, que permita establecer como posible una alternativa frente al sistema de dominación, bajo una estrategia que posea como característica principal la centralidad del trabajo, que se traduce en un proceso de auto-organización de los espacios vitales de la sociedad y de arrebatarle la política al Estado, para dotar de poder los espacios sociales organizados. Se plantea a su vez, la completa deslegitimación de la mercantilización de los servicios sociales por parte del neoliberalismo, y que en el mediano plazo, la desmercantilización a través de la concepción de derechos sociales, debería unificar a una amplia gama de organizaciones de la Izquierda, para dar la batalla contra el continuismo previsible en cualquiera de las opciones de gobierno para el 2014.

Finalmente quisiéramos destacar algunos aspectos políticos del evento, como el hecho de reivindicar el apoyo mutuo con otras organizaciones que han permitido dar relevancia a la actividad comentada, tales como la difusión por parte del equipo de Resumen, la transmisión on line del evento por parte de conceTV, y la participación de buena parte de los compañeros y compañeras con los cuales nos venimos encontrando en las múltiples luchas que se despliegan en nuestra región. Queremos pensar que la cooperación, y al apoyo mutuo, son los primeros pasos en el crecimiento cualitativo de una izquierda que puja por salir de la adolescencia en la perspectiva de asumir compromisos mayores como pueblo.

La unidad necesaria para dar posibilidad a esta jornada de cierre y el consenso acerca de la importancia estratégica de una convergencia de las ideas en la Izquierda rebelde e independiente, nos debe llevar a plantearnos la necesidad urgente de un diálogo fluido entre las fuerzas que se identifican con este nuevo periodo político, que dan batalla por seguir abriendo caminos para la emancipación, que no reducen su acción a dotar de gobernabilidad a ninguna coalición, y que no cederán en su lucha por la construcción de sujeto revolucionario para la transformación social sustantiva.

Estas leyendo

Cierre V versión de Escuela Popular Permanente: “La Izquierda y la situación actual: Diagnóstico, proyecciones y propuestas”