Cuento: Fealdad

Cuento: Fealdad

Su primer encuentro con lo feo se produjo cerca de los siete años. Eso decían los recuerdos, al menos. Acompañó a su padre a una librería y entonces se topó  con ello. La cubierta de una novela de samuráis se transformó en el primer verdugo de algunas noches de su niñez. No pudo evitar despertarse de madrugada y creer divisar en la oscuridad el horroroso rostro de aquel guerrero nipón que tanto lo impresionara. Una despiadada abyección recorría cada surco de su cara, y le pareció que tarde temprano se hallaría frente a él, y que entonces le habría llegado su hora.

La segunda experiencia lo marcó de tal manera que se creyó perdido. Solo el tiempo pudo remediar en algo su miedo, hasta devolverle la normalidad. Sin embargo, se convenció de que cuando contemplara una tercera Gran Fealdad como esa, no se repondría. Se trató de su primera novia, cuando tenía algo así como diecisiete. Se tomó el asunto muy en serio. Se hizo amigo de sus suegros, habituó en casa de su amada, y tres veces estuvo a punto de perder su carrera universitaria por amor. O mejor dicho, por calentura. Porque él ignoraba por completo que a su novia no le bastaba con las dos sesiones semanales de amor.  El encontrársela desnuda en la cama de su hermano mayor fue algo realmente feísimo. La insultó a lo largo y ancho de toda la Remodelación Paicaví. En uno de sus jardines, consiguió que ella se arrodillara suplicándole perdón, solo para tener una última fotografía antes de abandonarla bajo la intensa lluvia.

La tercera vez que pasó  por algo semejante, la cosa anduvo un poco más lenta. Para cualquier ser humano, aceptar una derrota tan dolorosa no resulta tarea fácil. Fue arriba de una micro Rengo-Lientur. Volvía a su casa agotado luego de un turno de noche en una industria de Hualpén. Cuando estaba a punto de quedarse dormido en su asiento, la micro se detuvo en un paradero de Avenida Chacabuco y coincidió con que le dio el semáforo en rojo. Esto hizo que tuviera todo el tiempo del mundo para fijar su atención en un hombrecito de lentes, de mirada algo extraviada, vestido desaliñadamente, y que cargaba una enorme mochila en sus espaldas. De inmediato, reparó  en el rostro del sujeto. Aquella expresión reflejaba no solo el cansancio de portar por largo rato el peso de esa mochila. Había algo más. Detrás de los lentes, esos ojos ocultaban una llamarada de rencor. Profundo rencor hacia una vida que lo había reducido a eso. Supuso que en otro tiempo este hombre había soñado con ser otro, y que había sido la vida la que se encargó de barrer con sus expectativas, reduciéndolo a lo que era ahora: una cosa fea, peor incluso que el samurái.

La micro reanudó  su marcha, pero la imagen del sujeto del paradero se las arregló  para hacerse indeleble dentro de su cabeza. Sin embargo, no constató  la fealdad sino hasta la mañana siguiente. Cansado por el nuevo turno y con el peso del trasnoche a cuestas, no pudo evitar mirarse un poco más de lo normal en el espejo tras lavarse la cara. Entonces lo descubrió. Sus ojos poseían una expresión flamígera y rencorosa similar a la de aquel individuo. También él había soñado con ser otro. Domesticado, explotado y exprimido, los días en los que se pensó libre, dueño de su vida, con la posibilidad de dejarlo todo y volver a empezar una y otra vez, se habían marchado para siempre. La vida se las arregló para atraparlo, y hacer de él también una cosa fea. Herido y desesperado como estaba, usó un frasco de perfume para quebrar el espejo en varios puntos. Luego se tumbó sobre la cama y se echó a llorar, como un condenado a muerte.

+ Ciudad Brumosa

Cuento: La última función

Cuento: La danza de los aparecidos

Cuento: El anzuelo

Cuento: Ausencia Negra

Cuento: El arreglín

Cuento: Ciudad Brumosa

Cuento: El Gritón

+ Oscar Sanzana

En el nombre de la Locura (Texto Integro)

Estas leyendo

Cuento: Fealdad