“Culpables son los dueños de la U. del Mar, pero el responsable es el Estado”

El miércoles 26 de diciembre el Consejo Nacional de Educación tomó su decisión definitiva: cerrar la Universidad del Mar (UDM). Son cerca de 18.000 los alumnos que quedan a la deriva, sin una propuesta clara sobre cómo ni dónde continuarán sus estudios. La mayor parte de ellos proviene de estratos sociales bajos. Muchos trabajan para pagar sus estudios. Es el caso del presidente de la Federación de Estudiantes de la universidad, Raúl Soto, alumno de Kinesiología y cajero de un supermercado Lider. En esta entrevista, Soto plantea que la culpa por la crisis terminal de la universidad es de los controladores del plantel, pero la responsabilidad final, dice, es del Estado.

 

-¿Cree que la revocación dictaminada por el Consejo Nacional de Educación (CNED) de la personalidad jurídica de la Universidad del Mar (UDM) es la solución a los problemas en esa casa de estudios?

 

Claro que no. Es totalmente irresponsable lo que se está haciendo con la UDM. O sea, no con la institución, sino con la comunidad. Somos 18.000 estudiantes y 4.000 trabajadores que estamos de brazos cruzados ante la intransigencia de un Ministerio de Educación que no da su brazo a torcer. ¿Por qué cuando se identificó el problema no se trabajó en la construcción de una solución y un camino satisfactorio para la universidad? El ministerio deja esa interrogante ahora en el tintero. Es lamentable que este tipo de autoridades gobiernen y tengan la potestad de decretar un cierre con los efectos colaterales que conocemos y sin medir las consecuencias.

 

-¿Cuál era la solución que proponía la Federación de Estudiantes?

 

Estatización de la UDM y la reubicación de los alumnos como una garantía. La simbiosis entre ambas propuestas era la solución que esperábamos, pero que ya sabemos no prosperó.

 

-¿Tienen alguna claridad sobre los planes que maneja el ministerio para que los 18.000 estudiantes puedan continuar sus estudios?

 

No hemos tenido ningún acercamiento. El ministro (Harald) Beyer dijo en una sesión especial de la Comisión de Educación del Senado que en cuanto el CNED diera su dictamen, iban a plantear soluciones. Pero ahora que ya se dictaminó el cierre, lo que sabemos es sólo lo que ha aparecido en la prensa: que el plan consiste en tratar que un gran porcentaje de alumnos sea reubicado.

 

-¿Podrán elegir su nueva universidad?

 

Mi opinión es que ninguna solución debe ser impuesta y que se deben entregar alternativas acorde a las mallas curriculares de la UDM. Como el Estado ya no se hizo responsable, al no hacerse cargo de la universidad, lo que ahora buscamos es al menos poder elegir la universidad, porque en Psicología, por ejemplo, la malla curricular de la UDM tiene un enfoque constructivista y no es justo que los alumnos se cambien a una universidad con un enfoque vocacional distinto. No es justo que terminemos donde sea sin considerar nuestros intereses.

 

-Lo que exigen es mantener sus actuales condiciones académicas y económicas.

 

Exacto. Lo que hoy pedimos son garantías para la reubicación y que no sea una solución definitiva, sino un piso sobre el cual construir. La reubicación necesita respeto del avance curricular, eliminación de la deuda histórica, respeto del sistema de financiamiento y respeto con los compañeros que no tienen ubicación geográfica para ser reubicados. Son cosas totalmente básicas, como mantener nuestras condiciones actuales sin perjudicarnos.

 

-¿Cuál es la postura de los alumnos en relación a los créditos? Porque muchos cuentan con CAE o crédito interno de la UDM y existe el riesgo de que al ser reubicados la nueva universidad no les entregue beneficios.

 

Lo que exigimos es la condonación de la deuda histórica y el respeto de las mallas curriculares para que nos convaliden lo ya cursado. Los estudiantes no somos responsables en ningún aspecto de lo que ha sucedido en la UDM y tenemos un derecho de propiedad con respecto a nuestros ramos: los cursamos, pagamos por ellos y nos pertenecen. Además tampoco somos gente pudiente, la gran mayoría somos trabajadores y no tenemos cómo pagar más años o más dinero.

 

-18 mil alumnos buscando otra universidad se traduce en miles de millones de pesos en matrículas y aranceles para las casas de estudio que los reciban.

 

¡Pero claro! Hoy no somos más que carteras de clientes. Todas las universidades hoy ven con buenos ojos lo que pasa con la U. del Mar, porque es una posibilidad de aumentar su universo de alumnos y el dinero que ganan.

 

-¿Quién debe hacerse cargo del futuro de los alumnos?

 

El Estado, porque el delegar la educación a entes privados ya es una irresponsabilidad. Y no es que tenga que hacerse cargo sólo de la UDM en particular, sino de todas las universidades de nuestro país y de la educación en general. Este es un problema que va más allá de la UDM y que se refleja en la crisis global del sistema educativo. No queremos ser egoístas al plantear una solución, queremos que se siente un precedente y crear jurisprudencia para fiscalizar a las otras casas de estudio que también hoy son cuestionadas. Por eso la solidaridad entre los compañeros de universidades privadas y los vínculos con las estatales es fundamental para solucionar el problema como un todo cohesionado.

 

-Además de la U. del Mar, son varias otras las universidades cuestionadas por lucro o por irregularidades en sus procesos de acreditación.

 

Claro, y hasta el momento, nadie nos garantiza que no se repetirá lo mismo en las universidades donde seamos reubicados. Es por eso que deslegitimamos la reubicación como la plantea el ministro Beyer, porque no queremos que nos vuelva a pasar lo mismo. En la UDM tenemos compañeros que venían de la Universidad de la República o de Criminalística en la UTEM y hoy enfrentan un segundo proceso de cierre de sus carreras sin poder terminarlas. Esto es tremendamente traumático para ellos y sus familias. Los traumas no deberían sufrirlos ellos, sino los controladores y el Estado que permitió que esto pasara.

 

-¿Cuál es la postura de los alumnos en caso de que las universidades que los reciban sean las actualmente investigadas por irregularidades similares a la UDM?

 

Creemos que es fundamental que el ministro Beyer enumere públicamente las universidades cuestionadas por irregularidades, porque la información ahora se sabe sólo por vox populi y así no sirve. Nosotros, al igual que todos los alumnos que van a matricularse en 2013 por primera vez, tenemos el derecho a saber qué universidades pueden caer en los mismos problemas de la U. del Mar.

 

-Hoy la UDM se ve como el caso más brutal de lucro en la educación superior, pero se sabe que no es el único. Son muchas las universidades actualmente investigadas, lo que demuestra que el sistema educacional completo está en crisis ¿En qué falló el sistema para permitir irregularidades como las de la UDM?

 

Este es un problema sistémico, gatillado por el modelo educacional que impera en Chile y que transformó la educación en un negocio muy rentable. Si no fuera así, no se explica la gran cantidad de universidades que existen en nuestro país. Pero es un negocio que nunca debió serlo. El fin de las universidades privadas era abrir una puerta para la gente que no tiene acceso a las universidades estatales, pero su funcionamiento nunca se reguló. Esa es nuestra crítica al sistema: la desregulación que permitió que esto se transformara en un negocio. Por eso hemos planteado el aumento de la responsabilidad estatal en la educación, pero lo que vemos es todo lo contrario: un Estado que no quiere hacerse parte de la educación, que es de todos los chilenos y sirve para el desarrollo del país. Hoy el proyecto educativo no se vincula con el proyecto del país, sino con los intereses económicos. Eso es lo que hay que modificar y regular, no con un parche, sino en la forma y en el fondo del modelo educacional que hoy está en crisis.

 

-¿Quién es responsable de la crisis de la U. del Mar? ¿Los controladores, el Estado o es una responsabilidad compartida?

 

Yo los defino como culpables y responsables. Culpables son los dueños, pero el responsable es el Estado. Porque los que gatillaron esta situación son los controladores, pero el Estado es responsable de la educación de nuestro país… o al menos debiera serlo. Se desligó de responsabilidades que debiesen ser inherentes a su condición de Estado, como la regulación de la educación privada. Aunque los principios de igualdad existen, desde la educación pre escolar existen diferencias y desventajas. Si uno no nace en cuna de oro y no tiene acceso a educación particular o subvencionada, es muy probable que rinda malas pruebas estandarizadas y no tenga otra opción que entrar a universidades privadas de mala calidad, con todos los efectos colaterales que eso conlleva y que tienen su mejor ejemplo en la Universidad del Mar.

 

-La desigualdad en la educación superior se refleja entonces en la existencia de universidades de ricos y universidades de pobres…

 

Hoy nos dicen que un estudiante de la UDM no puede ser reubicado en una universidad estatal porque no rindió bien la PSU. Pero la PSU no filtra al estudiante con aptitudes para ingresar a una estatal, sino que sólo aumenta una brecha que existe hace muchos años y que termina siendo un latigazo psicológico para todos los estudiantes que no pueden rendir bien una prueba estandarizada, no porque no quieran, sino porque desgraciadamente compartieron un aula con casi 50 compañeros en condiciones precarias. ¿Por qué? Porque el Estado se desligó de las decisiones en la educación y la descentralizó, desde la educación pre escolar a la universitaria. Eso es lo que nos tiene sumidos en una crisis.

 

-¿Crees que esta brecha es la que allanó el camino para que algunos empresarios vieran en las desventajas que ciertos alumnos tienen para ingresar a universidades tradicionales un negocio?

 

Claro que sí, porque las universidades privadas cumplen el rol de dar acceso a la educación superior a gente pobre que ve en la educación una forma de movilidad social, pero también dan la oportunidad para que ciertas personas puedan lucrar y enriquecerse a través del endeudamiento de la gente pobre.

 

-¿Cuáles han sido los errores del Estado que llevaron a cerrar por primera vez una universidad autónoma como la U. del Mar?

 

El no fiscalizar. El Ministerio dice que no tiene herramientas y que por eso crearán una Superintendencia de Educación Superior, pero ahora, con todo lo ocurrido con la UDM, está claro que tienen herramientas para fiscalizar, herramientas tan fuertes que permitieron decretar el cierre de una universidad.

 

-El Mineduc argumenta que sólo conoció las irregularidades de la UDM tras las denuncias del ex rector Raúl Urrutia. ¿Ustedes tenían antecedentes previos de la crisis de la universidad?

 

Había signos que nos hacían prever que algo irregular ocurría, porque no se les pagaba de manera regular a los docentes. Eso ya nos hacía pensar que algo grave estaba pasando, porque los alumnos nunca dejamos de pagar los aranceles.

 

-¿El ministerio nunca se enteró de esta situación?

 

Aquí debería haber una investigación para determinar si sabían, porque tengo entendido que los funcionarios presentaron denuncias a la Inspección del Trabajo, que es un organismo estatal.

 

-¿Consideras que la solución del cierre era la más simple para el Estado?

 

No sé si la más simple, pero sí la que más protege el modelo de educación que ellos defienden, la más ideológicamente acorde a este sistema de lucro.

 

-¿Cuáles son las próximas acciones a seguir por el estudiantado?

 

Ahora voy a la Quinta Región a dos plenos que están llenos de compañeros ávidos de información y de movilización. Queremos darles un envión anímico para salir con fuerza a la calle y sumarnos a un movimiento nacional la próxima semana. Mañana me junto con la mesa ejecutiva de la Confech y esperamos que se sumen todos los actores del sistema educacional, porque este problema no sólo afecta a la UDM. Y si no se cambia el modelo global de educación basado en el lucro, estas situaciones seguirán ocurriendo.

Foto extraída de sentidoscomunes.cl

Estas leyendo

“Culpables son los dueños de la U. del Mar, pero el responsable es el Estado”