En Salud

Desde marzo estudiantes consumirán miel transgénica

Según señaló la Junaeb a la prensa, los estudiantes de la región del Bío Bío consumirán miel, regularmente, a partir de marzo del 2013. Las razones serían que permitiría aumentar las calorías sin que aumenten las grasas, para así disminuir los productos altos en azúcares.

Llama la atención que sea justamente a partir de los presentes años, y no de años anteriores, que se empiece a incentivar el consumo de miel. Ello porque desde septiembre de 2011, el Tribunal de Justicia Europeo decidió prohibir la comercialización de la miel chilena dentro de sus fronteras, porque sus exámenes dieron como resultado la presencia de polen transgénico en cifras superiores a lo que su norma permite, esto es, un 0,9%. Un estudio de la U. Mayor “Mitos y realidades del análisis de polen transgénico en mieles”, vino a ratificar lo ya cuestionado por el tribunal europeo, en los productos que estaban dentro de nuestro territorio.

Los apicultores se vieron sorprendidos cuando se detectó la presencia de este polen transgénico, pues según la información oficial, solo se podían producir semillas transgénicas en Chile y hasta ese momento no tenían información oficial sobre estos cultivos, la que pudieron conseguir con diversas acciones. 

El problema es serio pues los cultivos transgénicos pueden intervenir en el desarrollo de productos agrícolas que no son tratados con estos métodos y modificarlos de forma irreversible.

Según el portal VeoVerde, tras gestiones de Consorcio Apícola ante el SAG por esta situación, se supo que “Del total de las empresas{32} 28 proporcionaron información de sus plantaciones lo que reveló que las especies con mayor presencia en Chile son el maíz (78%), el raps (15%) y la soya (7%), cuyas plantaciones se concentran principalmente en las Regiones de Arica y Parinacota, del Libertador General Bernardo O’Higgins, Metropolitana y del Bio Bio.”

Como señala el mismo portal “en Chile ya hay 600 variedades registradas, entre ellas el boldo, por ejemplo, la mayoría por empresas extranjeras, pero algunas también por entidades chilenas. Justamente lo que se patenta son las llamadas “variedades nuevas”de semillas híbridas o transgénicas, es decir manipuladas genéticamente a partir de las variedades existentes y que forman parte de la biodiversidad. Chile Bio (Monsanto) y la Asociación Nacional de Productores de Semillas que agrupa a los exportadores de semilla transgénica, un cultivo que sí es legal en Chile, pretende extenderse para el consumo interno”.

Cabe mencionar, que no sabe la gravedad del daño a la salud que puede provocar el consumo de productos transgénicos.

Foto: Mapa de cultivos transgénicos.

Estas leyendo

Desde marzo estudiantes consumirán miel transgénica