Relatos de un vialino: 115 años de historia…

Relatos de un vialino: 115 años de historia…

Memoria Vilialina / resumen.cl

En Diciembre de este año, se cumplen 115 años del nacimiento del Arturo Fernández Vial. Muchos vialinos podrían preguntarse ¿Pero cómo, si según nuestra insignia y lo que cuentan nuestros abuelos, el Vial fue fundado en Junio de 1903?

El Vial este año cumplió 109 años. Eso es lo que se ha dicho, al menos desde hace 75 años; nuestra historia oficial. Sobre la historia que se tejió antes de junio 1903, muy poco se sabe. O mejor dicho, muy poco se ha conservado o escarbado.

Vial es un patrimonio cultural, porque ha forjado la historia del deporte local. Y quizás el antecedente más interesante, está dado por esta historia anterior al Fernández Vial, que es el Internacional.

Hasta donde podemos reconstruir bibliográficamente, la historia del Vial habría partido en diciembre de 1897 con la fundación del Internacional F.C. El día exacto aún no puede determinarse, ya que no hay ninguna fuente oficial que nos lo confirme. Se sabe que, en torno al cerro Chepe, habría tenido una cancha propia.

Paradójicamente, el Vial siempre ha querido considerar como fecha de fundación el día en que la asamblea de obreros ferroviarios decidió refundar el Internacional F.C. por el nombre del glorioso contra-almirante. ¿Qué razones podrían explicar la pérdida de esta importante etapa en la historia del club? Una de las tantas respuestas posibles podría ser la repercusión social que tuvo la huelga de Valparaíso en 1903 y la intervención de Arturo Fernández Vial a favor de los trabajadores, un hito relevante para la historia de los movimientos sociales en Chile. Otra razón, sería la propia fragilidad de la memoria y el relato histórico. En 1930, un incendio arrasó la sede del club y con ello se perdieron importantes documentos y objetos que registraban la existencia del Internacional F.C. Así, cuando hacia mediados del siglo XX comenzó la necesidad de construir un relato histórico del Fernández Vial, no habían fuentes ni relatos que testimoniaran la existencia del Internacional F.C.

Hasta el día de hoy, no ha surgido una iniciativa por parte del club por empoderar y reconocer oficialmente al Internacional F.C. como una parte importante de la historia del club. Magallanes, por ejemplo, fundado en 1904, siempre ha legitimado su fecha de nacimiento en octubre de 1897 con la fundación del Atlético Escuela Normal. Sin embargo, antes de adoptar el nombre Magallanes, del mismo tronco y producto de distintos procesos nacieron el Britania y el Baquedano. Lo mismo ocurre con Unión Española, que reivindica su fecha de nacimiento en mayo de 1897 con la fundación del Centro Español de Instrucción y Recreación, aunque surge recién como equipo de fútbol con la fusión del Ciclista Ibérico y el Club Ibérico Balompié en 1922.

En estricto rigor, si consideramos su fecha de nacimiento en diciembre de 1897, el Fernández Vial sería el segundo equipo de fútbol más antiguo de Chile (después del Santiago Wanderers, claro), ya que desde su nacimiento en 1897 como internacional F.C. tendría una continuidad directa, a diferencia de lo que ocurre con los equipos surgidos al alero de la Escuela Normal y el Centro Español.

Sería interesante reconstruir y retejer esta historia en torno al Internacional F.C. No solo para empoderar simbólicamente la relevancia de este equipo en el fútbol nacional (asunto no menos importante) sino principalmente para entender las razones que motivaron el surgimiento del club y el sentido político, social y cultural de su fundación y, desde esa perspectiva, entender qué es lo que está hoy en juego con la crisis institucional acontecida este año.

El Internacional FC se fundó cuando el fútbol era un deporte practicado por la aristocracia. Desde un inicio, fue un club que se formó para democratizar esta actividad y difundirla entre los trabajadores, entre el pueblo de Concepción. Por un efecto lógico de la migración de este deporte a nuestras costas, los primeros y los mejores exponentes se formaron en nuestros puertos. En el caso de nuestra región esto no fue distinto, instalándose primero en Talcahuano y luego difundido hacia el interior a través del ferrocarril, principalmente, a través de los trabajadores ferroviarios que viajaban en el “pate fierro”, como se le dice en el campo.

En esos campos, junto con ver al enorme ferrocarril arribar a sus pueblos, sus habitantes también pudieron observar que en ellos viajaban los cultores de un novedoso deporte que no tardó en popularizarse y masificarse por todo el sur de Chile. Por lo mismo, no cuesta entender por qué la continuación del Internacional F.C., el Fernández Vial, se transformó rápidamente en el equipo más popular de la zona, el equipo del pueblo.

Lo interesante, es entender las razones políticas y sociales bajo las cuales surgió el internacional. No era común que los trabajadores practicaran el fútbol. El Football, como se llamaba en esa época era un sport practicado por la oligarquía y los ingleses. En este contexto, la idea de tener un equipo de los trabajadores, era completamente revolucionaria, contestataria contra un sistema que explotaba a la clase trabajadora. El ejercicio físico desinteresado solo era cosa de “caballeros de alta sociedad”. Para los trabajadores, el ejercicio físico solo estaba destinado a extenuantes jornadas laborales.

El tren, fue uno de los símbolos de la incipiente revolución industrial en nuestra región. Los trabajadores ferroviarios, fueron uno de los primeros gremios en organizarse por demandas laborales. A través del fútbol, se establecían alianzas y organización.

Si bien, el anarquismo libertario, hacia fines del siglo XIX no se configuraba como imaginario en nuestro país, el movimiento de los trabajadores era principalmente internacionalista. En 1897 se cumplían 10 años de La Internacional (la canción). Hay muchas razones para plantear que, detrás de la fundación del Internacional, a través de la práctica del fútbol se tejía una visión de sociedad, que surgía en los alrededores del cerro Chepe, en la frontera del Bio-bio. Esta misma visión de mundo, explicaría por qué los trabajadores ferroviarios decidieron en 1903 rebautizar el Club con el nombre del contra-almirante, por su intervención a favor de los trabajadores en la huelga de Valparaíso.

Conflictivo aniversario, ya que estos 115 años encuentran al Vial con una institución dividida. Más aún cuando, desde la implantación de la economía neo-liberal a la práctica deportiva, se ha dejado de lado el fútbol ritual de carácter comunitario por el fútbol mercancía de carácter empresarial. Independiente de los resultados deportivos, es un hecho que la implantación de un modelo de negocio en el fútbol ha hecho retroceder el carácter asociativo y comunitario de los clubes. Donde antes existían los clubes y las prácticas comunitarias, hoy existen empresas y criterios mercantiles.

Es por esto quizás, que su origen debe ahora estar más presente que nunca. Desde esta crisis, hay que volver a valorar al Vial, su historia. Lucir con orgullo el legado de nuestros viejos. Lo que está en juego con esta crisis dirigencial no es solo el futuro de un equipo de fútbol, sino de una parte importante de la historia social y cultural de nuestra región.

Relatos de un vialino: ¡SAN FERNANDO! ¡SAN FERNANDO!

Relatos de un vialino: Pasando agosto… ¡Vamoh lo vialeh, vamoh loh vialeh

Relatos de un vialino: ¿Y cómo le fue al Vial, flaquita?

Relatos de un vialino: Sobre los borrachos del Vial y el agua potable

Relatos de un vialino: Atajando goles al tiempo

MÁS VIAL!!

elvialunido.blogspot.com/

 

 

Estas leyendo

Relatos de un vialino: 115 años de historia…