Trabajadores de la UNIACC lanzan más denuncias sobre lucro

En una carta dirigida a Fernando Rojas, subsecretario de Educación, el sindicato de los trabajadores de la universidad UNIACC, cuyo accionista es el inversionista estadounidense Apollo, entregan una serie de graves antecedentes que apuntan a operaciones que tendrían como objetivo generar lucro. El Grupo Apollo, dicen los trabajadores, es en EE.UU. Una institución conocida por sus fines de lucro. En Chile, además de operar la UNIACC tiene también un centro de servicios de ventas call center.

Sr. Subsecretario:

A partir de que el Grupo Apollo adquirió la Universidad Uniacc y sus relacionadas se han producido una serie de situaciones que, como Sindicato de Trabajadores, nos preocupan sobremanera. Nuestra estabilidad laboral se ve amenazada por hechos que deterioran notoriamente la calidad académica y la gestión económica administrativa de nuestra institución.

1. No tenemos ninguna claridad, tampoco el país, en qué consiste el grupo Apollo, solamente se sabe que es la principal institución con fines de lucro (“for profit”) en Estados Unidos. Dado lo anterior, es dable esperar que busquen retornos financieros. A eso se enfocó el renunciado Presidente de Apollo Global (Chile)

2. Jamás hemos podido dialogar con algún representante directo de dicho Grupo, y por ende no conocemos sus verdaderos propósitos, mucho más cuando se trata de una universidad, ni su forma de operar con el Instituto IACC  y con el Centro de Servicios de Ventas Call Center, inaugurado el año pasado.

3. En dos años y tanto hemos visto una constante rotación de rectores, (señores Guiloff,  Schwartz, Lastra, Farcas y Froemel), sin que ninguno haya establecido un organigrama que defina funciones, salvo tratar de justificar los fondos fiscales a través de las Becas Valech, que constituyeron una fuente clave, y que significaban más de un tercio de los ingresos de la institución que se transó en casi cincuenta millones de dólares.

4. Sin mencionar numerosos grupos de servicios internos, ha habido despidos masivos del personal académico, la mayoría de prestigiosa trayectoria profesional y excelencia académica,  lo que nos hace temer por un éxodo masivo de estudiantes en el segundo semestre de este año y una baja notoria en las matrículas futuras.

5. A esto debemos sumar la no acreditación académica, que fue negada por factores administrativos, falta de claridad en lo económicos y cuestionamientos al sistema de educación a distancia, la cual es la principal modalidad educacional a que se dedicaría el Grupo Apollo, y a la cual estaría destinada la compra de UNIACC.

6. El ADN de este grupo empresarial es el lucro: http://www.google.com/finance?q=APOL . Junto con adquirir Uniacc en Chile se compró en el Reino Unido un Instituto BPP, que para ellos era similar al nuestro, con idéntico fracaso. En Canadá, volvieron al fracasar con MERITUS, donde sus alumnos cambiaron de una educación presencial a on line, con acentuada baja de matrículas. Estos fracasos educacionales fueron asumidos por la Universidad de Phoenix, entregándoles un sistema educacional e-learning, originalmente estructurado para personas de estratos sociales bajos y de escasa formación básica.

7. Resulta difícil pensar que una entidad norteamericana que transa en la bolsa de valores (sigla APOL) tenga propósitos distintos de hacer rentar sus inversiones.

8. Entendemos que han existido cuantiosos pagos por parte de Apollo Global a distintos personeros que han pasado por la institución, y cuyo propósito ha sido ocultar ciertos aspectos de la compra de la universidad y del caso de las Becas Valech, situación que no ha sido conocida oficialmente por razones obvias. Este asunto estaría en conocimiento de la fiscal que lleva el caso, pero que se ha mantenido en reserva por el actual rector a toda nuestra comunidad universitaria y a la opinión pública en general.

9. Consideramos que, a partir de lo expuesto,  es necesario saber con mayor exactitud por qué el fiscal de Apollo Global Chile, Sr. Ocquetaux, renunció a pocos meses de asumir, revelando serias discrepancias con determinadas prácticas de la organización.

10. La única persona que, seguramente, conoce en detalle el contrato de compra, los pagos efectuados y toda la relación formal entre los bancos chilenos es el ex vicerrector de Finanzas, don José Antonio Díaz, quien fue contratado con la anuencia de la Universidad de Phoenix, base central de operaciones del Grupo Apollo, quien se relacionaba directamente con ellos.

11. El señor Díaz, quien abandonó la universidad a fines del año pasado, aparentemente ha vuelto a prestar sus servicios, ya que su permanente presencia durante las últimas semanas supone que cumple algún rol asesor, razón por la cual se le podría solicitar -como persona de bien- la aclaración de muchos de estos asuntos que seguramente están documentados y obran en su poder.

12. UNIACC es económicamente viable y tendría generosas utilidades, si no tuviera que hacerse cargo de toda la mochila de gastos de otras cuatro instituciones como IACC, Tranguil, Call Center y Apollo Global Chile, entidades que traspasan los costos de su personal, equipos, infraestructura, servicios y demás, cifras que hacen aparecer artificialmente inviable a UNIACC, en circunstancia que no lo es. El curso de una auditoria debería separar las cuentas como corresponde y  revelar la verdad de los hechos.

Por todos estos motivos, nos ponemos a su disposición y le rogamos la intervención de su ministerio, tanto por el bien de la educación superior de nuestro país y por el resguardo de nuestras fuentes de trabajo que son el sustento para nuestras familias, y muy especialmente, para que la actual Ley no sea vulnerada en cuanto a propósitos de lucrar a través de esta Corporación.

Lo saluda muy atentamente,

Jesús Leiva Canales

Presidente Sindicato Nacional de Trabajadores UNIACC

Estas leyendo

Trabajadores de la UNIACC lanzan más denuncias sobre lucro