Comunidades mapuche: “No queremos más muertos, ni de uno ni del otro lado”

Así lo aseguraron varios dirigentes mapuche al finalizar un encuentro realizado en las cercanías de Temuco este miércoles. Participaron comunidades mapuche, organizaciones de la sociedad civil y federaciones estudiantiles para salir al paso del procesamiento – judicial y mediático – del machi Ceferino Córdova por la muerte del matrimonio Luchsinger. Además consideran inútil crear un ministerio indígena o más proyectos para parar el conflicto. La solución demandada es la devolución del territorio.

En una concurrida reunión desarrollada en el Lof Yeupeco Catrileo, comuna de Padre las Casas, Temuco, comunidades mapuche, organizaciones de la sociedad civil y federaciones estudiantiles pusieron las cartas sobre la mesa para solucionar el conflicto chileno mapuche. No quieren que vaya el presidente, ni ministerios indígenas ni más proyectos; sino la devolución del territorio.

Al encuentro llegaron representantes de varias comunidades mapuche, como las de Llanquilco y de los territorios de Truf Truf y Lleu Lleu. También estuvieron presentes organizaciones mapuche de Santiago, representantes de la Iglesia Anglicana de Temuco, organizaciones de pobladores de Lo Hermida y dirigentes de las federaciones estudiantiles de la Universidad de Chile y UC.

En la declaración pública acordada en el encuentro sostienen que las razones del conflicto chileno mapuche tienen que ver con la pobreza y la violencia institucional a la que están sometidas las comunidades. “Valoramos todo tipo de vida y no queremos más muertos en ningún lado”- sostiene el comunicado.

Rodrigo Curipán, werken de la comunidad Ranquilco de bajo Malleco, sostuvo que “lo que ha pasado acá ocurre en diferentes comunidades que están en proceso de recuperación de tierras”. El werken agregó que “la violencia es ejercida desde el Estado chileno y la solución pasa por devolver el territorio”.

A juicio de los participantes es irrelevante que asista al Wallmapu, territorio mapuche, el presidente Piñera.

También llegó al encuentro el presidente de la Fech, Andrés Fieldbaum, quien manifestó la solidaridad de los estudiantes con los mapuche. “El Estado ha enfrentado el tema mapuche de la misma forma como enfrenta otros temas –sostuvo Fieldbaum – el gobierno defiende el lucro en la educación al igual como defiende a los latifundistas”.

Fieldbaum contó que “nos sentimos reflejados en su lucha. Si ellos están luchando por recuperar su territorio, nosotros lo hacemos por recuperar el derecho a la educación. La respuesta de los gobiernos, tanto de la Concertación como la derecha, ha sido siempre la represión en vez de soluciones concretas”.

“Queda claro que de parte del poder político hay una lógica de proteger a una minoría, que en este caso son los dueños de las forestales y los latifundistas; y en nuestro caso los dueños de las universidades y los colegios que lucran. Hay un ánimo de seguir defendiendo a un grupo privilegiado, que es el que lucra con nuestros básicos”- concluyó el dirigente de la Fech.

En relación al reciente encuentro sostenido por el ministro de Desarrollo Social, Joaquín Lavín, en Temuco con un grupo de mapuche, Tranamil opinó que se trata de “diálogos ficticios que no representan lo que queremos. La solución no pasa por más créditos o cambios en la institucionalidad. Eso es asistencialismo. Pasa por la devolución del territorio y que salgan los latifundistas y las forestales”.

PIDEN UN JUICIO JUSTO

Los firmantes además exigen la libertad del machi Ceferino Serafín Córdova, quien está siendo procesado por la quema de la casa que provocó la muerte del matrimonio Luchsinger Mac Kay a principios de enero de 2013. Su esposa, Tatiana Córdova, agradeció las muestras de apoyo y sostuvo que “están pisoteando nuestros derechos”.

El machi Fidel Tranamil se preocupó de dar una señal de fuerza a las familias mapuche perseguidas por el Estado. “Pese a que hasta ahora no hay ninguna resolución de la justicia, el machi Ceferino Córdova está ya siendo condenado por el gobierno y los medios”. A juicio de Tranamil se trata de procesos de resistencia legítimos y advirtió que todos los costos son responsabilidad del Estado chileno.

Al encuentro también fue Mónica Quezada, madre de Matías Catrileo, joven que en 2009 fue ultimado por la espalda por el carabinero Walter Ramírez mientras ocupaba un predio sobre el que los mapuche reclaman derechos ancestrales. Quezada dijo que “siempre han querido aplicar la Ley Antiterrorista con nosotros, pero mientras haya injusticia y represión no va ha haber paz”.

Curipán dijo que “los medios de comunicación y el Estado han responsabilizado a nuestro hermano de los hechos sucedidos. Nosotros creemos que el Ministerio Público tiene que desarrollar la investigación. Nosotros estamos atentos a que no se desarrollen nuevos montajes en la zona, porque este lugar está totalmente militarizado. Están ofreciendo mucho dinero para inculpar a otros mapuches de la zona. Estaremos atentos a que la Fiscalía en esta oportunidad haga bien su pega. Para el pueblo mapuche jamás ha habido justicia y reclamamos un debido proceso para los que están presos”.

“La justicia ha operado en contra de los mapuche a base de montajes. ¿Quién no puede decir que fue la PDI o carabineros que disparó al peñi? Si según dicen ellos lo encontraron a un kilómetro y medio del lugar. ¿Cómo se supone que alguien que tiene una bala en el cuerpo va a caminar todo eso?”- agregó.

Luego reclamó que “no pueden darle la categoría de terrorista o delincuente a una autoridad ancestral nuestra. En este caso ¿quién no puede decir que no fue un montaje con la experiencia que tenemos ya con el sistema penal chileno? Acá el territorio defiende a su machi”.

“Muchos juristas de otros países han dicho que la Ley Antiterrorista más absurda es la chilena”- sostuvo Lisette Melillán, quien agregó que

“los allanamientos y detenciones obedecen a la desesperación del gobierno que está aprisionado por los grandes empresarios de este país, por los mismos políticos que tienen este sector lleno de fundos”.

Además acusaron que hace pocos días un mapuche fue llevando preso por un bebedero, el que según la policía había sido robado a unos extranjeros. “Si nosotros tenemos la capacidad de comprar nuestros propios elementos. Acá se está dando, producto de la desesperación del gobierno, una cacería de brujas después del 4 de enero”.

NO MÁS MUERTES

Melillán declaró que “no queremos más muertos, ni de uno ni del otro lado. Las muertes ocurridas, más del pueblo mapuche, son responsabilidad del Estado, que tiene que resolver este conflicto político. La única demanda de nuestro pueblo es el territorio, no necesitamos parlamento ni proyectos, somos altamente capaces de desarrollarnos, pero con nuestro territorio”.

Luego la dirigenta sostuvo que “queremos decir al pueblo chileno, que los mapuche queremos recuperar el territorio para devolver el agua, el espacio nativo que las trasnacionales no están arrebatando. Estamos preservando el territorio que hoy es depredada por los winkas y trasnacionales que han invadido”.

Estas leyendo

Comunidades mapuche: “No queremos más muertos, ni de uno ni del otro lado”