Mujeres solidarizan con mujer criminalizada por abortar

Mujeres solidarizan con mujer criminalizada por abortar

Este viernes en el Hospital de Higueras de Talcahuano, el grupo Lesbianas y Feministas por el Derecho a la Información, se congregó a denunciar la dramática situación por la que atraviesa una mujer de 23 años que concurrió a este centro a solicitar asistencia médica luego de haberse hecho un aborto, introduciéndose pastillas Misotrol en su vagina. El miercoles 20 de febrero fue revisada por funcionarios de este hospital determinando la muerte del feto. Posteriormente, la Institución procedió a denunciar a la policía a la mujer por la medida tomada. 

Zicri Orellana, miembro del grupo que sostiene la línea telefónica “Aborto, Información Segura: 88918590” plantea que “el uso sublingual del medicamento (misotrol) es la forma más segura para que las mujeres puedan usar el medicamento… Lo aquí vemos es que las mujeres no tienen la información suficiente para realizarse un procedimiento de manera segura y como hay poca educación sexual tampoco conocemos nuetro cuerpo, entonces las mujeres tienden a asustarse más de la cuenta. Pero si el medicamento fue aplicado correctamente, no debería tener problemas”. 

Ante la pregunta de cual es la evaluación que hacen de la conducta del Hospital, Zicri responde que “el comportamiento del hospital es profundamente antiético, porque al denunciar a la paciente, antes de proteger su salud, se protegió un bien moral” conforme a las creencias de quienes denunciaron y quienes tienen el poder para hacer las leyes. 

La situación por la que atraviesa la jóven que hoy está formalizada por el delito de Aborto, es expresión de una situación injusta para las mujeres del país, a las que el Estado les impide ejercer su derecho a decidir sobre sus propios cuerpos y vidas. 

El hecho de que el aborto en Chile sea un delito, no implica que no exista, sino que sólo está condicionado a quienes puedan pagar un aborto en condiciones más seguras que otras. Expresión de esta realidad, son que el año 2002 el Comité de Derechos Sexuales y Reproductivos de la Federación Internacional de Ginecólogos y Obstetras dio a conocer un estudio donde Chile registra la tasa de abortos más alta de América Latina. También plantea que el 35% de los embarazos de las chilenas, termina en aborto; de ellos 10 % son practicados por adolescentes, incluso niñas menores de 14 años. 

El número de interrupciones podría elevarse a los 160.000, ya que los registros oficiales reflejan sólo las mujeres que son arrestadas por practicar el aborto, las que mueren tras un aborto clandestino y las que acuden a hospitales producto de una complicación. La mayoría de estas mujeres que son procesadas son mujeres jóvenes, con hijos, con o sin relación de pareja estable, de baja escolaridad y pobres. 

El estudio también indica que en Chile, el aborto es la primera causa de muerte materna; la taza de madres muertas es de 31 por cada 100.000 bebes nacidos vivos. El 25% de las mujeres que se practican un aborto sufren secuelas serias.

COMUNICADO DE LESBIANAS Y FEMINISTAS POR EL DERECHO A LA INFORMACIÓN

Con fecha 21 de febrero de 2013 se ha informado a través de la prensa que profesionales del Hospital Las Higueras, uno de los centros de atención más importantes de la región del Biobío, denunciaron a una mujer que acudió con un presunto aborto inducido con Misotrol, quien ha sido detenida y criminalizada por el Estado Chileno. 

Lesbianas y Feministas por el derecho a la información, quienes sostenemos la Línea Aborto Información Segura 88918590 manifestamos nuestro profundo rechazo a quienes denunciaron a esta mujer que ha decidido hacer uso libre de su cuerpo, en autonomía y ejercicio de sus derechos, los cuales han sido violados por el Estado Chileno desde 1989, año en que se derogó el derecho a aborto terapéutico, esto como una herencia más de la Dictadura pinochetista. 

Denunciamos a los médicos/as y otros profesionales de la salud que han criminalizado a esta mujer y han demostrado su falta de ética, privilegiando los intereses impuestos por un Estado Patriarcal, Fascista y Misógeno por sobre el derecho a la salud y a la confidencialidad.

Es preocupante cómo un Hospital público evidencia el maltrato hacia las mujeres que no tienen acceso a otro sistema de salud y que probablemente no acudirán a este centro en caso de emergencia para no someterse a la acción de los sistemas represivos que este Hospital avala, poniendo así sus vidas en peligro. De esta manera el Hospital se hace cómplice de la violación de derechos y de la muerte de mujeres pobres, por abortos inseguros.

Lesbianas y feministas por el derecho a la información, insistimos, que el uso sublingual de Misopostrol sigue siendo el método más seguro para abortar según información oficial de la OMS, además instamos a las mujeres a exigir sus derechos como pacientes a no ser discriminadas, maltratadas, exigir identificación de los y las profesionales, conocer los procedimientos y a la confidencialidad de la información que entreguen.

Las Lesbianas y Feministas por el derecho a la información en 4 años de atención de la línea Aborto Información Segura hemos superado las 10 mil llamadas telefónicas de mujeres que deciden abortar y Continuaremos haciendo frente a la desinformación y la ignorancia en las que no sume el Estado y su represión extendida en el aparato público. 

¡DESPENALIZACIÓN DEL ABORTO AHORA!

 LESBIANAS Y FEMINISTAS POR EL DERECHO A LA INFORMACIÓN 88918590 (Fono aborto)

Entra en vigencia la despenalización del aborto en Uruguay

Con puesto informativo se conmemora Día Internacional por la Despenalización del Aborto en Latinoamérica y el Caribe

Tres años del fono Aborto información segura: el aborto en Chile es una realidad

“Lesbianas y feministas por el derecho a la información”

Método Yuzpe: alternativa segura a la píldora del día después

Horacio Croxatto en conferencia: El Levonorgestrel no es abortivo

Día de la Mujer: Ciento un años

Año uno: Piñera y la mujer

Fono Aborto: Información Segura

Aborto en Chile: crimen y castigo

Estas leyendo

Mujeres solidarizan con mujer criminalizada por abortar