Un Chileno luchando contra los balleneros japoneses [+videos]

El abogado Marco Garcia Leon, embarcado en una nave de la organización Sea Shepherd lanza un llamado a los gobiernos de América Latina a rechazar enérgicamente las actividades de caza que realiza Japón.

Carta abierta para el Grupo de Buenos Aires y ciudadanía sudamericana,

Presente, 

Mi nombre es Marco García León, chileno, 27 años de edad, abogado de profesión y Coordinador Nacional de Sea Shepherd en Chile. Actualmente, me encuentro desempeñando el cargo de Quartermaster en el barco de Sea Shepherd “SSS Bob Barker”, dando curso a nuestra novena campaña anti-caza de ballenas en el Santuario Austral de la Antártida, “Operation Zero Tolerance”. En la tripulación nos encontramos tres sudamericanos: María Cristina Cely Cajas (chilena), Benjamín Ayala Jahnel (Ecuatoriano) y quien escribe. 

Este 20 de Febrero del año en curso, los barcos “SSS Steve Irwin” y “SSS Bob Barker” sufrieron considerables daños, producto de la irresponsable y criminal embestida del Factoría japonés “Nisshin Maru”. Desde hace 3 días, la flota de Sea Shepherd (“SSS Bob Barker”, “SSS Steve Irwin” y “SSS Sam Simon”) se ha enfocado en bloquear el reabastecimiento de combustible que el “Nisshin Maru” pretende realizar en estas prístinas aguas, violando la disposición normativa que prohíbe realizar dichas actividades pasados los 60° y poniendo en riesgo la seguridad de una biodiversidad única, existente en esta zona. El objetivo de la flota es reabastecerse de combustible para extender su campaña de masacre ilegal de ballenas en el Santuario Austral. 

Hace una semana atrás, el arponero Yushin Maru No. 2 cazó una jóven ballena hembra minke, a 1 milla náutica de distancia nuestra, en aguas jurisdiccionales australianas (violando la normativa que dicho país posee, al respecto). Dicho acto dió lugar a una confrontación que duró casi 7 horas, durante la cual el SSS Bob Barker intentó en reiteradas ocasiones bloquear la transferencia de la ballena, desde el arponero al factoría. Lamentablemente, no conseguimos nuestro objetivo, debido al constante hostigamiento y peligrosas maniobras realizadas por el Nisshin Maru y Yushin Maru No.2.

Aquella fue la primera ocasión en que el Nisshin Maru intentó golpear nuestro barco, deliberadamente. En reiteradas ocasiones se les informó, vía radio, que se encontraban violando la normativa internacional existente y moratoria en contra de la caza de ballenas. No obtuvimos ninguna respuesta, salvo agresivas acciones. 

Lo acaecido este pasado 20 de Febrero fue un acto criminal totalmente premeditado y doloso, el cual buscaba no sólo dañar nuestros barcos, sino también poner en riesgo la vida de ambas tripulaciones de Sea Shepherd. El SSS Bob Barker fue embestido en más de 3 ocasiones por el Nisshin Maru, azotando su proa contra nuestra popa, anegando la sala de máquinas y obteniendo considerables daños en la estructura de la embarcación. Actualmente, la situación se encuentra bajo control y ambas tripulaciones sanas y salvas. 

Durante las agresivas acciones del Nisshin Maru, este incluso embistió en contra del “Sun Laurel”, barcó tanquero contratado por la propia flota ilegal, ocasionando daños en su estructura. La propia tripulación del Sun Laurel nos solicitaba ayuda, a través de cubierta, haciendo manifiesto el hecho de que nos encontrabamos lidiando con un Capitán del Nisshin Maru totalmente fuera de sí, irresponsable y carente de respeto no sólo por la vida de toda la flora y fauna existente en esta zona (pudiendo ocasionar un derrame de combustible con consecuencias desastrozas), sino también humana. Las acciones realizadas por el Capitán del Nisshin Maru fueron con dolo premeditado. 

Como sudamericano, siempre me he sentido orgulloso de la posición que el Grupo de Buenos Aires ha tenido en contra de esta barbarie ilegal. La flota ballenera japonesa ha llegado demasiado lejos; Ya no sólo se encuentra intentando masacrar ballenas en un Santuario, sino que contrata barcos tanqueros para reabastecerse de combustible en un ecosistema único y frágil, como es la Antártida (poniendo en riesgo el patrimonio natural y seguridad de generaciones futuras, con carácter de irreversible) y realiza criminales acciones que ponen en riesgo la vida humana.

Dos años atrás, el Gobierno y Armada de Chile fueron claros en su posición contra la caza de ballenas y cumplimiento de normativa jurídica, siendo enfáticos en señalar que ni el Factoría Nisshin Maru o el resto de la flota ilegal japonesa eran bienvenidos en aguas jurisdiccionales chilenas. Necesitamos seguir presionando y ser claros en nuestra postura. 

Hace una semana pude ver, con mis propios ojos, como el arpón del Yushin Maru No.2 fue disparado en contra de una indefensa ballena, para luego dar lugar a una frenética lucha de ésta por liberarse. Vi cómo fue colgada desde su aleta dorsal para ser ahogada en su propia sangre y azotada contra las olas. Luego de 7 horas de batalla, presencié cómo el cuerpo sin vida de la ballena fue transferido al matadero Nisshin Maru, para ser finalmente despedazada por mil partes, embasada y vendida con fines comerciales. Sentí la rabia e impotencia ocasionada no sólo por ese brutal acto, sino además las burlas y celebraciones que la tripulación del barco arponero realizó, al momento de transferir la ballena. 

Jamás tuve la oportunidad de estar en un lugar tan único, hermoso, de aguas prístinas y gigantes icebergs, como es la Antártida. Al mismo tiempo, desearía jamás haber tenido la necesidad de venir aquí, ya que nuestra sola presencia contamina y ensucia este maravilloso lugar. 

Durante las dos últimas semanas he presenciado lo más bajo, vil y repulsivo que el ser humano puede llegar a ser. Nos encontramos lidiando con una flota ballenera que no posee ni siente respeto por ningún tipo de vida, salvo hambre de dinero y orgullo. No obstante, sus viles y repudiables acciones no nos debilitan, sino todo lo contrario: nos hacen más fuertes. La pasión, compasión y empatía no pueden ser compradas con dinero. 

Jamás transaremos nuestros ideales y valores y mientras exista esperanza, la batalla jamás estará perdida. 

Para más información sobre Sea Shepherd y Operation Zero Tolerance: www.seashepherd.org/australia 

Marco García León.

Quartermaster “SSS Bob Barker”.

Coordinador Nacional Sea Shepherd Chile.

{youtube width=”700″}lxn8BYCOZWE{/youtube}

{youtube width=”700″}lxn8BYCOZWE{/youtube}

Estas leyendo

Un Chileno luchando contra los balleneros japoneses [+videos]