Entrevista a Juan Carlos Jiménez, padre del sindicalista asesinado Juan Pablo Jiménez

El día después de su muerte, Juan Pablo Jiménez tenía audiencia para denunciar abusos laborales. El jueves 21 de febrero, en las dependencias de Azeta, en la comuna de San Joaquín, fue encontrado muerto quien era presidente del sindicato N°1 de la empresa contratista de Chilectra. La autopsia reveló que su muerte se produjo por una bala en la cabeza, mientras se encontraba al interior de su lugar de trabajo.

Juan Pablo también era presidente de la Federación de Trabajadores de Azeta.

“Fue visto por compañeros de trabajo sentado en una banca, al interior de la empresa, justo a la salida de la oficina de su jefatura, revisando documentación relacionada con la actividad sindical.

Minutos después, el trabajador Mario Gutiérrez lo encontró sin vida, sentado en la misma banca donde había sido visto hace un momento. Un charco de sangre rodeaba el lugar.

El cuerpo fue trasladado a la Asociación Chilena de Seguridad, en la comuna de San Miguel, donde se confirmó el deceso y se constató que presentaba una fractura en el cráneo.

La Brigada de Homicidios de la Policía de Investigaciones dispuso el examen de su cadáver por un médico criminalista del departamento de medicina de dicha institución.

El viernes 22 de febrero se le practicó una autopsia en las dependencias del SML, determinándose que la muerte se produjo por un disparo de bala en la cabeza. Juan Pablo lideró un reñido proceso de negociación colectiva, que culminó en el mes de diciembre del 2012, donde se votó la huelga por parte de los trabajadores, no arribando a acuerdo con la empresa. Finalmente, la asamblea sindical decidió acogerse a lo dispuesto por el artículo 369 del Código del Trabajo, lo que molestó a los dueños de la empresa, porque significa repetir la negociación colectiva en el plazo de un año.

El dirigente había presentado numerosas denuncias por abuso laboral y por condiciones deficientes de seguridad en el trabajo, en contra de Azeta.

Cabe destacar que en el mes de junio de 2012, falleció Richard Trincado, trabajador de la empresa, en un accidente laboral. En los últimos días, las diferencias entre el sindicato y la empresa se habían agudizado, producto del cuestionamiento de los trabajadores al tipo de arnés de seguridad que se les quiso imponer.

Se debe considerar que se trata de trabajadores subcontratistas de la empresa Chilectra, encargados de reponer el servicio eléctrico, y que desarrollan sus labores en condiciones de alta peligrosidad.

Juan Pablo fue asesinado al interior de la empresa, al término de su jornada de trabajo, y sin que la gerencia de Azeta pueda explicar lo sucedido.

Exigimos verdad y justicia”, dice el comunicado del Sindicato.

Juan Carlos Jiménez, padre de Juan Pablo, nos dice: “A mi hijo lo asesinaron…”.

“Mi opinión como persona y como alguien que estuvo sentado donde murió Juan Pablo… creo que se precipitaron mucho en un hecho que no es así (se refiere a la versión de la policía). Si vas al lugar físico donde cayó Juan Pablo te vas a dar cuenta que no hay por dónde (se refiere a la tesis policial de ‘bala loca’), y menos con la versión que dicen que la bala vino de más de 1.500 metros…

A mi hijo lo mataron ahí, y si dispararon de afuera lo hicieron viéndolo. La versión de la policía es muy apresurada… Estoy seguro cien por ciento, a mi hijo lo mataron, sea de afuera o de donde sea, pero a mi hijo lo mataron… lo mandaron a matar…”.

audio: MP3 at 6.9 mebibytes



Estas leyendo

Entrevista a Juan Carlos Jiménez, padre del sindicalista asesinado Juan Pablo Jiménez