La mejor amiga de Price Waterhouse [Empresa relacionada recibe millonarias sumas de dinero]

Hasta enero de este año la declaración de impuestos de 2012 de Inversiones e Inmobiliaria El Rosario —propiedad del socio principal de Price Waterhouse, Luis Álamos Olivos—, se encontraba objetada por el SII debido a que, a pesar de recibir grandes sumas de dinero de parte de Price, declaró pérdidas e incluso solicitó devolución de impuestos. Desde hace años, la auditora extranjera le viene inyectando fondos a la empresa que hasta 2008 no tenía movimiento. Podría tratarse de una operación similar a la que llevó a cabo Johnson’s con sus empresas “zombis” y que terminó con una deuda tributaria millonaria, posteriormente condonada por el director del SII, Julio Pereira.

Según los antecedentes a que accedió El Mostrador, por lo menos hasta principios de ese año, el Servicio de Impuestos Internos (SII) mantenía objetada la declaración de impuestos de una “empresa relacionada” con Price Waterhouse. Se trataría de una empresa “zombi”, nomenclatura que en el mundo de las finanzas se ocupa para nombrar a aquellas compañías que se encuentran virtualmente quebradas, que no presentan declaración de impuestos o que no tienen ningún movimiento y que de pronto “reviven” gracias a que otra empresa, con utilidades, comienza a invertir en ellas.

La nueva información del SII a que El Mostrador tuvo acceso, señala que el actual socio principal de Price Waterhouse, Luis Álamos Olivos —quien además es su representante legal— es propietario de una empresa de estas características, la que ha venido recibiendo grandes sumas de dinero de parte de la misma Price Waterhouse. Esta modalidad se utiliza en ocasiones para esconder las utilidades y retirarlas a través de las empresas “zombis” y también para solicitar devolución de impuestos.

Inversiones e Inmobiliaria El Rosario Limitada, fue formada en 1996 por Luis Álamos y su esposa Catalina del Rosario Morandé Montt. Desde 2001 a 2004 no tuvo movimiento y entre 2005 y marzo de 2008 ni siquiera presentó declaración de impuestos. De pronto, a partir de 2008, Price Waterhouse —con el actual director del SII, Julio Pereira, como su socio— comenzó a invertir grandes cantidades de dinero en ella.

Cuando Price Waterhouse ingresa dinero en El Rosario lo hace de sus utilidades anuales. Esta operación beneficia a Price Waterhouse, pues el articulo 14 letra c de la Ley sobre Impuesto a la Renta señala que “las rentas invertidas en otras empresas (…) no se gravarán con los impuesto global complementario o adicional mientras no sean retiradas de la sociedad que recibe la inversión (…)”.

“En otras palabras Price retira sus utilidades limpiamente y las invierte en El Rosario que está relacionada con ella.  Como El Rosario declara que tiene pérdidas millonarias, entonces las utilidades de Price vienen a sanear esas pérdidas y se diluyen. De esta forma los socios podrían sacar utilidades a través de El Rosario u otra empresa relacionada con ella sin pagar impuestos”, señala una fuente ligada al tema.

El problema es que hasta principios de este año, El Rosario no fue capaz de acreditar fehacientemente la naturaleza y veracidad de las pérdidas de 2011, declaradas en 2012. Por ello, y debido a que solicitó devolución de impuestos, es que el SII tiene su propuesta objetada en espera de que entregue nuevos antecedentes.

El Mostrador consultó a Price Waterhouse y a Luis Álamos Olivos —a través de una empresa de comunicaciones— si la declaración anual de El Rosario aún se encuentra objetada por el SII. También ¿por qué decidieron invertir dinero en una empresa que declara pérdidas?; ¿por qué Luis Alamos y su familia son beneficiados con las reinversiones de Price en El Rosario?, ¿qué servicio en concreto le presta El Rosario a la Price?

La empresa decidió no referirse al tema.

EL TINGLADO MAESTRO

La ley establece que, por ejemplo, si una empresa invierte 300 millones en otra que tiene 100 millones de pesos en pérdidas,  esos 100 millones se consideran re absorbidos. Por ello, la empresa que tenía los 100 millones de pesos en pérdidas tiene derecho a solicitar la devolución de impuestos de primera categoría por el monto absorbido. Hoy, el impuesto de primera categoría corresponde al 20 % del monto. Entonces, por los 100 millones puede solicitar la devolución de 20 millones a través de lo que se denomina Pago Provisional de Utilidades Absorbidas (PPUA).

Este sistema fue ocupado por la cadena de tiendas Johnson’s con el fin de eludir impuestos, estrategia tributaria en la que fue asesorada por la misma Price Waterhouse, que en ese momento tenía entre sus socios al actual director del SII, Julio Pereira. A partir de 2001, Johnson’s compró compañías que se encontraban “muertas” y que volvieron al mercado gracias a que comenzó a reinvertir sus utilidades en ellas. Así, los socios se evitaban pagar el impuesto global complementario. En cambio, el dinero llegaba a las empresas “zombis”. Pero como la mayoría de las veces arrastraban pérdidas millonarias (muchas de ellas ficticias o magnificadas) el balance anual continuaba arrojando números rojos, por lo cual las utilidades que Johnson’s invertía, desaparecían. Y, como si fuera poco, por el hecho de que Johnson’s reinvertía sus utilidades en la empresa zombi, ésta recibía devolución de impuesto a través del PPUA, lo que fue detectado por el SII y originó multas e intereses por 59 mil millones de pesos que en 2011 fueron condonados por el propio Pereira.

La figura tiene mucha similitud con la relación establecida entre Price Waterhouse y El Rosario. Un documento del SII indica que en 2008 Price le inyectó más de 563 millones de pesos. En 2010 la cifra se empinó a casi 700 millones. En su declaración de 2012 (correspondiente al año 2011), las utilidades reinvertidas por otras empresas en El Rosario alcanzaron los 968 millones de pesos. Pero, a pesar de estos dineros, en 2012 (declaración correspondiente al 2011) El Rosario declaró pérdidas.

¿Adónde va a parar el dinero que Price deposita en El Rosario?

En 2011 El Rosario invirtió más de 9 mil 500 milles de pesos en fondos mutuos.

Otra parte se explica a través de depósitos de dineros que El Rosario hace a otras empresas. Según el registro del Diario Oficial, el 26 de diciembre de 2011 Luis Álamos y El Rosario (hoy compuesta por su señora e hijos) acordaron aumentar el capital de otra empresa propiedad de su familia, llamada Rentas Monte Grande Limitada, creada el 12 de diciembre de 2011. Su capital inicial era de 1 millón de pesos. En la operación registrada a 14 días de su creación, se acordó aumentarlo a 4.622 millones de pesos. La escritura señala que El Rosario será la empresa que aportará el 99,9 % del aumento de capital en un plazo que no exceda los tres años.

Otra empresa que figura retirando dineros de El Rosario es Inmobiliaria e Inversiones La Fuente, formada el 14 de enero de 1997. Uno de sus socios es El Rosario.

Estas leyendo

La mejor amiga de Price Waterhouse [Empresa relacionada recibe millonarias sumas de dinero]