Ya está en Kioscos RESUMEN Nº43

Ya está en Kioscos RESUMEN Nº43

Resumiendo

Engaño y circo

Que este será un año complicado, qué  duda cabe. El solo hecho de que se aproximen elecciones parlamentarias y presidenciales para fines de año augura una antesala de meses plagados de espectáculos relativos al asunto. La clase política es maestra en el arte de embolar la perdiz, y las contiendas electorales son el escenario ideal y preferente para charlatanes y presdigitadores que pululan entre los políticos dominantes.

La cuestión de las candidaturas, de las disputas por los cupos, de las primarias que sí, de las primarias que no, de las primarias primarias, de las otras primarias, de las candidaturas perdidas, de las ganadas a medias, de las que siguen en carrera, de las primeras vueltas, de las segundas vueltas, de los ofertones, de las coimas, de los cohechos, de los fraudes, en fin, todo el circo de las elecciones, serán el espectáculo ideal que tendrán los gobernantes y la clase política para intentar ocultar la realidad y torcer los problemas que de verdad afectan al país. Sobre todo que afectan al país en cuestiones mucho más profundas que un acto eleccionario y que afectan al país, precisamente, en lo que debiera entenderse por democracia y ejercicio democrático.

La ciudadanía tiene que permanecer alerta y no dejarse engañar por la trampa urdida por los detentores del poder y la riqueza para perpetuar el statuo quo. No se trata solo de estar prevenidos, sino que de continuar desarrollando las actividades organizativas y movilizadoras que han caracterizado al mundo social de los últimos años. Las demandas más sentidas de la población, y que han sido la causa de las acciones y movilizaciones, siguen estando pendientes y vigentes. No se avizora, por lo demás, ninguna voluntad de los sectores dominantes por avanzar realmente en la solución de los problemas de fondo que aquejan al país.

Junto con persistir en el reclamo y soluciones para las demandas y necesidades específicas de sus respectivos sectores y realidades, la ciudadanía debe perseverar en la exigencia de una nueva constitución política del país, en la exigencia de una asamblea constituyente, en la exigencia de un sistema electoral y de participación política realmente democrática y representativa que termine con el flagelo y abuso del actual sistema impuesto por la dictadura y preservado por los políticos sirvientes del poder económico. La exigencia de un nuevo ordenamiento político es la condición básica para lograr la transformación de un sistema económico que se sostiene en el abuso, en la mercantilización de necesidades y servicios, en la explotación y la desigualdad.

La demanda por una nueva constitución democrática se une a las exigencias surgidas en el último tiempo por un nuevo sistema educacional que garantice una educación pública, gratuita y de calidad para los niños y jóvenes chilenos. Del mismo modo la exigencia por una salud pública, digna y de calidad sigue levantándose con fuerza ante la inoperancia e ineficacia de un sistema público de salud que ha sido desmantelado y desfinanciado ex profeso por gobernantes y políticos que solo buscan privatizar la salud con el fin de seguirla convirtiendo en un negocio rentable para empresarios y políticos serviles. La exigencia de un nuevo sistema previsional que garantice pensiones dignas y posibles a los trabajadores y asalariados que ven con impotencia como sus fondos previsionales se esfuman y solo sirven para enriquecer a una casta de inescrupulosos.

Cuestión aparte es el reclamo de las personas afectadas por el cataclismo del 27 de febrero de 2010 que todavía aguardan por soluciones. La mentada reconstrucción solo ha sido exitosa en la imaginación de políticos mediocres y en la manipulación mediática que los gobernantes han hecho del problema; en el mejor de los casos, han servido para aumentar las arcas de empresarios que han sabido engrosar sus ganancias con negocios de infraestructura que benefician sus otros negocios. En la práctica, los ciudadanos de las zonas afectadas siguen aguardando soluciones dignas y definitivas y se aprestan a enfrentar un cuarto invierno miserable.

Lo más probable, es que ninguna de estas exigencias y las demandas de los más diversos sectores logre ser acallada ni embobada por el show permanente de los gobernantes y el circo de la clase política y sus elecciones de morondanga.

Estas leyendo

Ya está en Kioscos RESUMEN Nº43