La termo que calienta los ánimos en Bulnes

Alrededor de un centenar de personas se congregaron en Los Marcos por un objetivo: oponerse al proyecto de la central termoeléctrica en Bulnes. En la asamblea se escogieron a los representantes de distintas localidades y se fijó una manifestación para este martes a las 10:00 hrs en la municipalidad para presionar a las autoridades que se comprometieron con la causa.

La organización todavía sin nombre, pero con un objetivo claro en torno a la defensa del agua y la tierra, se opone al Proyecto Octopus que consiste en la instalación de un puerto marítimo en la bahía de Talcahuano para importar el gas y dos centrales termoeléctricas en base a Gas Natural Líquido (GNL), que se transformaría en la más grande del país, con una inversión de US$1.300 millones y una capacidad de 700 MW.

A la asamblea asistieron personas de Lirquén a solidarizar ya que están teniendo la misma problemática a partir del puerto marítimo que se quiere construir en las cercanías. Este proyecto, que alcanzó a estar dos días, fue retirado el 5 de abril del Servicio de Evaluación de Ambiental (SEA) previa evaluación debido a que se omitió información estratégica del impacto que pudiera tener. Éste fue modificado y volvió a ser introducido el 22 de abril y el 25 de abril fue declarado admisible.

La comuna de Penco ya tiene experiencia frenando el proyecto de una termoeléctrica a carbón. Ahora nuevamente defienden sus derechos, teniendo el respaldo de Víctor Hugo Figueroa (alcalde de Penco), la diputada Clemira Pacheco y los concejales Eric Forcael, Justo Inzunza y Rodrigo Vera. Al igual que la vez anterior, ya se está hablando de un plebiscito que plasme la oposición al puerto marítimo.

El proyecto de las centrales a gas todavía no ha entrado al SEA. Sin embargo, su proyección es latente con la compra adelantada del terreno de 70 hectáreas en el sector Los Tilos cerca del Río Diguillín (a su vez cerca de la ruta 5 sur). Es por eso que la gente consciente de la comuna decide anticiparse a toda acción que ponga en marcha la central a través de la organización de base y de manera proactiva, reconociendo a la conscientización y organización como la única forma de frenar el deterioro de sus trabajos, historia y cultura.

Las termoeléctricas a gas son menos dañinas en cuanto al tema del aire (lo que no significa que sean inocuas), comparado al daño de éstas por la quema de carbón. A pesar de esto, el uso de las aguas para las máquinas y los desechos que se botan tanto en tierra como agua son altamente dañinos, lo que puede exterminar a toda esta comuna en la que alrededor del 80% se dedica a la agricultura. Es por eso que su consigna “salvemos a la agricultura” va en directa relación con la comunidad y con la defensa del agua y la tierra.

La asamblea decidió como primera tarea estratégica el conscientizar a la comuna y sumar a más gente en torno a la organización. A pesar de esto, también están dispuestos a actuar presionando a las autoridades que solidarizaron con la causa, pero que no asistieron a esta invitación. De hecho, el alcalde de la comuna, Ernesto Sánchez, en primera instancia se mostró permeable al proyecto, pero posteriormente, tras un concejo municipal, cambió de opinión apoyando a la comunidad, lo que hace dudar de la solidez de su postura. Es por eso que pretenden materializar las promesas del municipio este martes, día de la cuenta pública, demostrando en las calles la fuerza y organización latente a las 10:00 hrs. en la Municipalidad de Bulnes.

La asamblea además recibió el respaldo técnico, jurídico y comunicacional de Verónica González del Observatorio Latinoamericano de Conflictos Ambientales (OLCA) y del abogado Mauro Castagno que se involucrará junto a Álvaro Toro a apoyar la justa causa que la comunidad reclama. Toro se destaca por su larga experiencia en derecho ambiental y por su victoria en la oposición del proyecto de la termoeléctrica en Castilla, idea que fracasó debido al eficiente trabajo por parte de sus asesoría jurídica, y por supuesto, a la potente organización de base que se articuló en la localidad.

Precisamente este último aspecto fue el que recalcaron tanto González como Castagno, la imposibilidad de lograr algo en cualquier terreno (judicial, técnico-ambiental, etc.) si es que no hay una organización fuerte detrás que empodere a la comunidad. Es por eso que el llamado de ambos fue hacia la unidad de los pobladores y la integración de más bulnenses.

Antecedente de esta unidad hay en la mesa social que se coordino en contra de la cárcel provincial que se quiso construir en la comuna. Pero la organización demostró ser más fuerte frente a cualquier imposición de parte de las autoridades. Y esta vez no va a ser la excepción y los bulnenses están dispuestos a dar la pelea hasta el final.

Para organizarse escogieron a representantes según las localidades, Fabián Urra (Las Mariposas), Laura Gajardo (San Manuel), Marcia Briceño (Bulnes), Carlos Vega (Los Tilos), Macarena Benavente (Pozo de Oro), Guillermo Henríquez (San Guillermo) y José Jara en representación de los agricultores. La idea es que se vayan sumando representantes de otras localidades o áreas, pero todo orientado a un trabajo de base que se coordine a través de la mesa de representantes.

El colectivo ya está recolectando firmas de quienes se opongan a la termoeléctrica y agitando a través de propaganda para conscientizar, sin embargo la idea es que cada representante comience a articular su sector y coordinarlo con la organización para un trabajo más general. El llamado de toda forma es a respetar toda iniciativa que nazca de los vecinos como forma de respetar la autonomía de cada localidad.

Estas leyendo

La termo que calienta los ánimos en Bulnes