“La caza de ballenas representa lo más bajo del ser humano”

Marco Garcia Leon, integrante de Sea Shepherd converso con el portal prensaantartica.cl. afirmó que la flota ballenera japonesa, año a año, determina una cuota a cazar, la cual generalmente asciende a las 1.000 ballenas. Para esta última temporada, en particular, la cuota consistía en 50 ballenas jorobadas, 50 ballenas de aleta y 935 ballenas minke. De ese número, sólo lograron cazar 103 ballenas minke, de las cuales 53 eran hembras y 46 se encontraban preñadas. Sea Shepherd logró salvar 932 ballenas (Alcanzaron un 9% de su cuota), siendo la peor temporada de caza para Japón, desde que comenzó con su programa de “Caza Científica”, en 1987. 

Pocos saben que a pesar de la feroz cacería de ballenas que lleva adelante la flota japonesa en la Antártica, ésta fue su peor temporada desde que comenzaran con su programa de “Caza Científica” en 1987. De las 1000 ballenas que tenían determinado cazar, “sólo” lograron obtener 103, gracias a la acción de los voluntarios de Sea Shepherd que resistieron las arremetidas sin contemplación de las embarcaciones japonesas, con el único objetivo, de salvar la mayor cantidad de ballenas posibles.

“Este año los hundimos económicamente por tercera temporada consecutiva, a pesar de que 103 ballenas siguen siendo demasiadas muertes, pero lo seguiremos haciendo hasta que la matanza termine por completo”, comenta Marco García León, joven abogado chileno, Coordinador Nacional de Sea Shepherd, y quien además formó parte de la novena campaña anti caza de ballenas en el Santuario Austral de la Antártica, “Operation Zero Tolerance”.

Prensa Antártica conversó con Marco para conocer en detalle las acciones que lleva adelante la organización internacional en nuestro país, y de paso, confirmar la pronta apertura de la sede de Sea Shepherd en Punta Arenas.

Mucha gente se pregunta, por qué se siguen matando ballenas y los gobiernos no hacen nada. ¿Qué es lo que realmente ocurre?

Lo que realmente ocurre es bien simple. Lamentablemente, existen muchísimas normas jurídicas que se han creado para proteger el medio ambiente, su flora y fauna. No obstante, existe una carencia de entidades que se preocupen de hacer efectivo el cumplimiento de ellas, siendo uno de estos casos Antártica.

Existe un Santuario de Ballenas, protegido por derecho internacional, pero lamentablemente a ningún gobierno le interesa hacer cumplir aquello, ya que significa: a) Incurrir en gastos económicos extras, movilizando sus barcos a un territorio sumamente hostil b) Realizar acciones directas en contra del Gobierno de Japón, quién fomenta estas matanzas ilegales en la Antártica.

Desafiar a Japón, con todo el poderío económico, político y social que tiene, al 99% de los Gobiernos en el mundo les da temor. A Sea Shepherd no y, por lo mismo, cada año movilizamos nuestra flota hacia la Antártica, para hacer cumplir la ley y frustrar sus viles intenciones.

Recientemente estuviste en la campaña de Sea Shepherd en la Antártica, como parte de la tripulación del MV Bob Barker, ¿Cómo fue esa experiencia, que es lo que viste y que te llamó más la atención?

Estar en campaña, durante 3 meses en la Antártica, es una experiencia bastante dura y agotadora (física y emocionalmente), pero al mismo tiempo reconfortante y enriquecedora.

Significa poner tu vida “en pausa” y dedicar el 110% de tu tiempo a luchar por detener la matanza de ballenas en un Santuario de aguas prístinas, ballenas por todas partes y hermosos icebergs, arriesgando tu vida si es necesario para ello.

Tuve la posibilidad de comprobar que a la flota ballenera japonesa no le interesa practicar la hipócrita caza de ballenas con fines científicos que argumentan, sino asesinar a estos hermosos mamíferos de complejas estructuras sociales por honor, egoísmo e interés económico.

A juicio personal, definitivamente, representan lo más bajo en lo que el ser humano puede caer. No sólo no respetan la vida de cientos de crías y madres preñadas, sino tampoco la humana.

Nos embistieron con su factoría de 8.000 toneladas en más de 10 ocasiones y pudieron habernos hundido, en el lugar más austral y hostil del planeta. Una vez que estás allá, te das cuenta lo solas que están todas esas ballenas y por qué Sea Shepherd es su única esperanza.

Luego de todo lo vivido, decidí volver a la Antártica cuantas veces sea necesario, para seguir luchando por todas ellas.

¿Cuántas ballenas son muertas cada año?

La flota ballenera japonesa, año a año, determina una cuota a cazar, la cual generalmente asciende a las 1.000 ballenas. Para esta última temporada, en particular, la cuota consistía en 50 ballenas jorobadas, 50 ballenas de aleta y 935 ballenas minke. De ese número, sólo lograron cazar 103 ballenas minke, de las cuales 53 eran hembras y 46 se encontraban preñadas. Sea Shepherd logró salvar 932 ballenas (Alcanzaron un 9% de su cuota), siendo la peor temporada de caza para Japón, desde que comenzó con su programa de “Caza Científica”, en 1987.

A pesar de todo, 103 siguen siendo demasiadas muertes. Demasiadas. Sea Shepherd regresará a la Antártida para la próxima temporada, ya que el único lenguaje que entienden estos criminales es el del dinero: Este año los hundimos económicamente por tercera temporada consecutiva y lo seguiremos haciendo, hasta que la matanza termine por completo.

A juicio personal, definitivamente, representan lo más bajo en lo que el ser humano puede caer. No sólo no respetan la vida de cientos de crías y madres preñadas, sino tampoco la humana.

¿Cómo lleva adelante su tarea Sea Shepherd en Chile y el Mundo?

Sea Shepherd Conservation Society (En castellano “Sociedad de Conservación Pastores del Mar”) es una pequeña Organización sin fines de lucro, cuyo principal fin es luchar por defender, conservar y proteger los océanos y su fauna salvaje.

Es una Organización de voluntariado y los ingresos obtenidos (gracias a venta de indumentaria, accesorios y donaciones) son destinados directamente a la realización de nuestras campañas, por eso mismo no es quizás una Organización muy conocida. Y es lógico, si recibimos $100.000 en donaciones, no los vamos a destinar en imprimir pancartas y publicar afiches en un Diario, somos consecuentes con nuestro fin y, por lo mismo, destinaremos ese dinero a realizar la limpieza de una playa o adquirir combustible para nuestros barcos.

Muy pronto Sea Shepherd comenzará a coordinar actividades en Punta Arenas. ¿Cómo nace esta iniciativa de llegar a Magallanes, y cuáles serán las principales actividades que desarrollarán?

La iniciativa de desarrollar una sede de Sea Shepherd en la Región de Magallanes y Antártica Chilena siempre estuvo presente para la Organización, desde que comenzamos con el trabajo en Chile, no sólo debido al hecho de que uno de nuestros barcos ya ha estado allí (Nuestro barco insignia SSS Steve Irwin se reabasteció de combustible en Punta Arenas, en Enero de 2007, cuando aún se llamaba “Robert Hunter”), sino además porque existe un increíble y frágil ecosistema, con fauna marina abundante y la imperiosa necesidad de ser conservado.

Los principales objetivos de Sea Shepherd en Punta Arenas son continuar con el trabajo que a lo largo del país ya se ha venido gestando y realizando desde hace 4 años: Educación, Documentación y Denuncias.

Nos es importante seguir informando a la población sobre la importancia de conservación de los Océanos y el respeto a su fauna marina (En qué consisten prácticas sumamente agresivas para el equilibrio marino, como el aleteo de tiburones, por ejemplo), realizar limpieza de humedales y playas, documentar actividades que atenten contra la normativa vigente en materia de protección y realizar las correspondientes denuncias, tomando acciones judiciales cuando sea necesario, al respecto.

Queremos que nuestros hijos tengan la posibilidad de conocer delfines, ballenas, lobos marinos, tiburones, pingüinos, no en fotografías, sino en directo y en su propio hábitat, sea una realidad. Depende de nosotros. Marco García, Coordinador Nacional de Sea Shepherd

Cuál es el llamado a la gente de Magallanes y a la comunidad en general que se indigna cada vez que se entera de una nueva matanza de ballenas, y que tiene ganas de hacer algo

Existe un programa en televisión que registra la campaña de ballenas de Sea Shepherd en la Antártida, “Defensores de Ballenas”, en Animal Planet. Mucha gente piensa que Sea Shepherd sólo guarda relación con lo que allí ven: subirse a un barco, viajar a la Antártica y luchar por detener la masacre.

No obstante, el trabajo de Sea Shepherd se gesta desde tierra y cada persona puede ser vital en la obtención de los objetivos de conservación que nos proponemos: Mediante charlas educativas, limpieza de humedales, playas y entorno de nuestros mares.

No sólo los balleneros japoneses están matando ballenas, sino también todas las bolsas de plástico y basura que arrojamos al mar. Hechos tan simples como conversar con amigos respecto a lo que está sucediendo, a la importancia de detener el aleteo de tiburones, de no atentar contra fauna que es vital para el equilibrio de los océanos (Lobos marinos, delfines, etc.) ya ayudan a marcar una diferencia.

No podemos seguir depredando todo, es hora de decir basta y hacer algo al respecto. Por ello, me interesa muchísimo dejar la invitación hecha, para que todos quienes quieran sumarse al trabajo por los océanos y permitir que nuestros hijos tengan la posibilidad de conocer delfines, ballenas, lobos marinos, tiburones, pingüinos, no en fotografías, sino en directo y en su propio hábitat, sea una realidad. Depende de nosotros. Por @rcarcamos @prensaantartica

* Los interesados en participar como voluntarios en Punta Arenas y conocer más sobre Sea Shepherd deben comunicarse a [email protected]_________________________
Fuente: http://prensaantartica.wordpress.com/

Extraído de Ecoceanos

Un Chileno luchando contra los balleneros japoneses [+videos]

Estas leyendo

“La caza de ballenas representa lo más bajo del ser humano”