Universidad del Mar: El fraude de la educación

Harald Beyer, ministro de Educación, solicitó a la Comisión Nacional de Educación (CNED) el cierre paulatino de la Universidad del Mar (UDM). La situación por la que pasa la casa de estudios privada no es un caso aislado. El lucro, ilegal por ley pero más que habitual en la educación, ha generado gravísimas crisis. Actualmente hay por lo menos 11 instituciones siendo investigadas tras el escándalo de las acreditaciones fraudulentas. El propio Beyer -que enfrenta una acusación constitucional- ha reconocido que “la Universidad del Mar estuvo 22 años sin ninguna investigación, profunda”. Los estudiantes exigen al Mineduc evitar el cierre, la renuncia de los controladores, refundar el proyecto educativo de la universidad, un gobierno triestamental y su estatización.

La olla se destapó cuando el ex rector, Raúl Urrutia, acusó que en vez de pagar los sueldos y cotizaciones previsionales adeudadas, los directivos se repartieron 600 millones de pesos a través del pago a inmobiliarias que arriendan sedes a la casa UDM. Sólo la duda previsional supera los 550 millones de pesos. La Brigada de Delitos Económicos de la Policía de Investigaciones (PDI) allanó la Casa Central en Reñaca tras iniciarse una investigación por los delitos de cohecho y negociación incompatible entre el ex presidente de la Comisión Nacional de Acreditación (CNA), Luis Eugenio Díaz, y la UDM. Díaz recibió millonarios pagos de “asesorías” cuando, en el ejercicio de su cargo, acreditó a la institución privada.

Hasta diciembre en la sede de Reñaca -que es la Casa Central- había 3.034 alumnos. Se compone de los campus Recreo y Viña del Mar, que dictaban infinidad de carreras del área de salud -medicina, kinesiología, nutrición, fonoaudiología, enfermería-, decenas de ingenierías, periodismo, diseño, derecho, administración pública, trabajo social y varias pedagogías. Ya se cerró fotografía y se va a cerrar teatro, que quedaron sin alumnos. Son 14 sedes de Arica a Punta Arenas, y una en Arequipa. Por cursos e-learning dictaban magíster y posgrados en ocho países. Hasta diciembre, sin contar los alumnos extranjeros, había 18.018 estudiantes. Raúl Soto, presidente de la Federación de Estudiantes de la Universidad del Mar, dice: “En 2011 apoyamos las luchas nacionales estudiantiles, una educación pública gratuita, también Patagonia sin represas. El movimiento generalizado nace en reacción a los dichos de Urrutia que desnuda la realidad de las inmobiliarias en la UDM. Luego, el ministro Beyer dijo que la Universidad se va a cerrar. Ahí sale un movimiento fuerte, con huelgas de hambre, tomas de sedes y reparticiones públicas, movilizaciones, cortes de ruta, etc. Pero sólo reaccionamos, no era un movimiento que estuviera preparado. La coyuntura nos despertó. La toma generalizada de 2012 nació para fortalecer el triestamento, aunque el movimiento estudiantil va más adelantado en términos de proposición, proyección y objetivos. Nuestro principal error fue que pensamos que solucionando los problemas internos se solucionaba el problema de la UDM. Nos juntamos con los controladores, y nuestro principal objetivo era sacarlos de la junta directiva. Los sacamos, y nos bajamos de la huelga de hambre y de las tomas cuando al gobierno se le puso entre ceja y ceja cerrar nuestra universidad”.

Según los estudiantes y un grupo de académicos, el cierre de la UDM no es una solución. Al menos once instituciones educacionales están siendo investigadas por irregularidades económicas, administrativas, y de todo tipo, lo que representa a un tercio de la matrícula universitaria, es decir, más de 203.000 estudiantes. La UDM fue fundada en 1990. En la junta directiva figuran Héctor Zúñiga Salinas, Mauricio Villaseñor Castro, Sergio Vera Muñoz, Alejandro Leiva Godoy y Raúl Baeza Aspé. La UDM otorgó un crédito privado a estudiantes cuyas carreras, por no estar acreditadas, no tenían acceso al Crédito con Aval del Estado (CAE), recurriendo a fondos de la Universidad. La tasa de interés era definida por la misma institución, que contrató a la empresa de cobranza Servilogic, para perseguir judicialmente a los deudores. En 2010, la UDM fue “acreditada” por la CNA de forma fraudulenta, ubicándose entre las tres más grandes universidades del país. Tras el escándalo, el ex rector, Héctor Zúñiga, fue puesto a disposición de los tribunales por orden del Octavo Juzgado de Garantía.

“La situación ahora es más crítica -dice Raúl Soto- porque nos estamos enfrentando al enemigo que nunca debimos dejar de mirar. La estrategia del ministerio de Educación nace de los resultados de la investigación interna que se realizó, cuando estábamos nosotros peleando con los dueños. Se investigaron los procesos administrativos, financieros y académicos, y eso se tradujo en un informe de la auditoría, que se le entrega al CNED, que fue usado para la solicitud de cierre del Mineduc. A fines de diciembre, se ratificó el cierre. Luego de un tiempo, salió a la luz pública que el 28 de febrero de 2015 la personalidad jurídica y el reconocimiento del Estado caducará. En ese intertanto, se produjeron acontecimientos importantes. Había muchas denuncias de los estudiantes en el Sernac. La UDM está en crisis económica porque los dueños la llevaron a eso. El gobierno mandó un interventor, que tenía que fiscalizar los ingresos y egresos e informar de cualquier irregularidad. ¿Qué hizo Miguel Bejide, el interventor? Dijo que quería los informes académicos y programas de notas para ‘reubicarnos’, que esa era la solución que planteaba el Mineduc. Ahí nosotros comenzamos a proponer que se estatice la universidad. Recibimos en la puerta al interventor, no lo dejamos entrar, iniciamos la toma, le pusimos una queja disciplinaria y no pudo trabajar más acá. Él es un ex Chicago boy, y participó en la privatización de la educación en nuestro país, está ligado a la UDI, es un ex Dinacos y asesor de La Polar. Después llegó Nuria Pedrals, quien dijo que iba a encabezar el proceso de ‘reubicación’. Tenía que vincular los convenios que estaba firmando el Mineduc con la realidad de cada sede y proponerles a los estudiantes ‘posibilidades’. Por ejemplo, si en tu región hay seis universidades, tú tienes que ir con tus papeles y ver en cuál te castigan menos. Eso nos hizo preguntarnos: ¿Cuál es el rol que está cumpliendo Mineduc? Nos decían ‘váyanse y vean dónde los cagan menos’. Repudiamos públicamente a Pedrals. Para nosotros la reubicación no es solución pues precariza aún más a los afectados y le da la espalda a los otros estamentos. ¿Dónde está el Ministerio del Trabajo velando por la estabilidad laboral de los trabajadores de la UDM? ¿Qué va a pasar con los 5 mil trabajadores, funcionarios, docentes y profesores de planta? Hasta ahora no hay respuestas satisfactorias”, agrega

LUCRO: ORIGEN DEL MAL

Mineduc envió a Contraloría el decreto que cancela la personalidad jurídica de la Universidad del Mar, que dejará de existir progresivamente hasta su cierre definitivo en febrero de 2015. Según el CNED “la labor de la UDM se desarrolló únicamente con miras al beneficio de los intereses propios de los socios fundadores y sus entidades relacionadas”. A diciembre de 2011, del total de gastos de arriendo de inmuebles e infraestructura, un 75% corresponde a pagos a empresas formadas por los propios socios fundadores de la UDM. El CNED destaca la inmobiliaria Doña Teresa Ltda., propiedad de los socios fundadores Héctor Zúñiga y Raúl Baeza. El mismo día que la inmobiliaria arrendó el edificio donde funcionaría la sede de Iquique, lo subarrendó a la UDM por un monto mayor. Esa era una de las 85 empresas de papel ligadas a los dueños de UDM. Otra de las irregularidades detectadas eran contrataciones y pagos sin justificación que beneficiaron a los socios fundadores, perjudicando a la universidad. Zúñiga, tras dejar el cargo de rector, recibió un finiquito por 141 millones y una pensión por 342 UF mensuales. Villaseñor, en 2006 contratado como vicepresidente ejecutivo, recibía un sueldo mensual de más de 6 millones más gastos de representación por 200 UF sin rendición de cuentas. Su cargo ni siquiera existía en los estatutos de la UDM. Otro tanto fue lo sucedido con las irregularidades en las carreras del área de salud: insuficiencia de campus clínicos, recursos docentes, laboratorios, bibliografía básicas, además de magros resultados de la prueba INICIA para egresados de Pedagogía y el Examen único Nacional de Conocimientos de Medicina (EUNACOM), en los que UDM obtuvo los peores resultados. Según el Mineduc y el CNED la UDM “infringió la prohibición de lucro, incumplimiento de normas laborales y previsionales, e incumplimiento de los contratos de prestación de servicios con los estudiantes debido a la falta de recursos para la docencia”. También se concluye que es posible que hayan incurrido en ilícitos penales y tributarios.

“El problema es el rol del mercado en la educación y el afán de lucro. El estado no cumple su rol… Sacamos a Bejide, a Pedrals. Ojalá podamos botar al ministro Harald Beyer. Ahora el objetivo es botar al síndico de quiebras. Que no se pida ninguna quiebra más en nuestra universidad, no por defenderle el negocio a los controladores; ellos deben ir presos. El proyecto de los estudiantes es de que la UDM continúe, pero que sea pública, refundada y recuperada para los sectores más pobres de la población. Falta ahora la voluntad de las autoridades. Estamos en un modelo económico que ve la educación como un bien de consumo y a las universidades como empresas”, dice Raúl Soto.

Según el CNED la Universidad del Mar “vulneró sus estatutos y abandonó su proyecto universitario”. Durante la última década la UDM creció en todo Chile, primero gracias a la “autonomía”, y luego a la “acreditación”. Entre 1990 y 1995 la institución no logró tener más de 1.900 alumnos matriculados por año. En 2002 no tenía más de 3.900 alumnos y era una pequeña universidad regional. Pero en 2007 tenía 22.388 matriculados. En 2004 abrió su sede de Quillota; dos años después en San Fernando; y el 2007 inauguró Reñaca, su Casa Central, con capacidad para 1.500 alumnos. Luego abrió sedes en Arica, La Serena, Temuco y Punta Arenas. Edificios de alto estándar, muy parecidos a los mall. Según el ex rector Urrutia, “los pagarés impagos que acumula la UDM superan los 50 mil millones”. El fraude consiste en que los dueños y controladores y sus 85 empresas ligadas ya estrujaron todo lo que podían, apropiándose de millones y millones de pesos. Hoy los estudiantes estafados deberán pagar todo lo que deben si quieren que se les reconozca los años de estudio. Según el Centro de Investigación e Información Periodística (CIPER) la UDM debe cerca de 5.500 millones a los bancos BCI y Scotiabank. CIPER logró identificar a 85 sociedades creadas en torno a la UDM por los cuatro socios fundadores: Baeza, Vera, Villaseñor y Zúñiga. CIPER descubrió “arriendos abultados, pago de cuantiosos honorarios a los dueños de la universidad y a sus familiares”. El 2011la UDM recibió 3.300 millones de dinero fiscal “para educar a jóvenes de escasos recursos”, dinero que terminó en su mayoría en el pago de honorarios y arriendos. Los costos de docencia de toda la UDM -entre contratos, honorarios reales y honorarios inflados- ascendían a 1.600 millones mensuales. Más del 80% de los profesores trabajaba menos de 20 horas semanales, es decir, eran “profesores taxi”. La UDM fracasó en su intento de acreditarse en 2005 y 2007. Al quedarse sin el CAE se volcaron en dar créditos ellos mismos. Los pagarés no cobrados son hoy el gran negocio de quienes los vendieron por dinero fresco.

Otra de las denuncias reseñadas por CIPER es la del doctor Francisco Acevedo, que en 2003 fue encargado de crear una Facultad de Medicina en la sede de Viña del Mar. En 2007, renunció a su cargo y envío cartas a las autoridades de Salud y Educación acusando que la formación de Medicina que impartía la UDM no cumplía estándares mínimos. “La culpa –dijo-, era el desvío de fondos”. Hoy la UDM es controlada por las empresas Estudios y Proyectos Académicos S.A.; Educadis Ltda.; Centro de Estudios de Negocios y Comercio Exterior S.A.; Menzu Inversiones e Inmobiliaria Ltda.; Centro Integral de Desarrollo Profesional S.A.; Sociedad de Inversiones B y B S.A.; Financier’s Systems S.A.; Inversiones Doña Eliana S.A.; e Inmobiliaria e Inversiones Vera S.A.

ESTATIZACIÓN Y TRIESTAMENTALIDAD

Los estudiantes de la UDM exigen a las autoridades de gobierno la “estatización”. Cuando iniciaron las movilizaciones intentaron saber quiénes eran los 18.018 estudiantes, “poner una cara delante de las cifras”, dice Raúl Soto. Hicieron una encuesta nacional, que respondieron 4.500 estudiantes de manera parcial y 2.100 de manera completa. Eso arrojó que un 36% se endeudó con el crédito que dio la misma Universidad. Un 26% se endeudó con el CAE y de ellos el 72% tiene el 100%. “Tenemos un 47% de estudiantes-trabajadores y muchos estudian, trabajan y se endeudan para poder financiar sus estudios. En algunas sedes, un 78% de estudiantes son padres de familia o madres solteras. Casi un 50% estudia en vespertino. Así, analizamos los datos y nos dimos cuenta que los tres quintiles más pobres son los que estudian en la UDM. Empezamos ahondar qué queríamos como movimiento estudiantil, y cuando teníamos los datos, empezamos a analizar cómo se desenvuelven en la vida los estudiantes de la UDM. Nos dimos cuenta que es la misma gente que le cuesta ser atendido en un consultorio porque le dan hora para muchos meses después, que no tiene acceso a una vivienda digna, que no tiene un buen trabajo y gana el sueldo mínimo… Entonces, a ellos queremos enfocarnos con nuestro proyecto. Por eso decimos que la UDM debe estatizarse”, dice Raúl Soto.

Según los estudiantes el Estado nunca fiscalizó ni se hizo parte del proyecto. En el gobierno de Michelle Bachelet cuando la universidad saltó de 3 mil a 22 mil estudiantes nadie cuestionó nada, ni si las carreras decían relación con algún proyecto país, o si se sustentaba el campo laboral. Carreras como Perito criminalista, que terminaron siendo un fraude y los estudiantes tuvieron que demandar a las instituciones -UTEM, Universidad La República-, fueron “acogidos” por la UDM, y hoy son estudiantes doblemente estafados, que están pasando por su segundo proceso de cierre de sus universidades antes de terminar una carrera. ¿Qué hacen las autoridades?

“Por eso, queremos que se estatice la Universidad del Mar, porque queremos refundar su proyecto educativo y vincularlo con el rol social y público que necesitan quienes estudiamos acá: Que la formación profesional se enfoque en el potenciamiento del sector público, que se mejore la calidad de vida de las personas más pobres de este país que están totalmente abandonadas compitiendo por tener un puesto en el mercado cuando no existe… Todos esos antecedentes que recabamos nos hacen hoy generar un proyecto de retribución a la sociedad, que parte con la estatización de esta Universidad. Sabemos que es un camino difícil”, dice Soto.

El Confech discutirá si apoya la estatización a nivel nacional. Se viene un conflicto estudiantil, y sobre todo de las privadas que están siendo investigadas. Las autoridades de gobierno dicen que la solución es reubicar a todos los alumnos. Según Raúl Soto, “cobra mucho más sentido nuestra idea utópica de la estatización, y hace mucho más sentido también que se atomice la responsabilidad de los privados y el Estado entregue las herramientas para que se puedan desarrollar los procesos educativos en nuestro país, no necesariamente con el control, sino que potenciar también lo que se está levantando en los colegios, como el control comunitario, el control triestamental, para sacar a los parásitos de la educación que son las juntas directivas, los controladores que se enriquecen y hacen usufructo del arancel y el sacrificio personal y de las familias de los estudiantes”, concluye.

En Reñaca y Viña del Mar

CIERRE ORQUESTADO

Verónica Rodríguez es directora de la carrera de Técnico Universitario en Enfermería, de la UDM. Es, además, representante de los funcionarios y miembro de la directiva de la Asociación Gremial de Académicos: “Desde mayo del año pasado estamos viviendo la peor pesadilla. No entendíamos qué pasaba. Se destaparon las irregularidades, financieras especialmente, y eso nos dejó en una fase de estupor, pena, y ahora de mucha rabia. Todas las autoridades nos han dejado abandonados. Acudimos al Mineduc para que tomara cartas en el asunto, investigara y, si había necesidad, que interviniera, y no lo hicieron. Fuimos donde la Ministra del Trabajo y nos dijo que era un problema entre privados. Los diputados y senadores le dijeron al ministro que qué necesita para que la UDM siguiera funcionando. Beyer decía que no tenían atribuciones para intervenir. Le dijeron que estaban dispuestos a legislar. La verdad es que al parecer siempre estuvo en su mente cerrarla y reubicar a los estudiantes. Hay una especie de orquestación para cerrar la Universidad. A los funcionarios contratados hace prácticamente un año que no se les pagan cotizaciones previsionales, a los honorarios les deben el 40% del segundo semestre de 2012. Cuando se instaló el síndico de quiebras todas las platas quedaron paradas. Académicos y funcionarios queremos que los dueños paguen en la justicia lo que hicieron. No consideramos que un síndico de quiebras tenga que estar en una Universidad. Creemos que el Mineduc se tiene que hacer cargo. Sobre la estatización, yo estoy de acuerdo. La educación es un derecho. No debiera haber ninguna institución de educación que no fuera administrada por el Estado. Eso es lo que creo”.

La batalla de los alumnos de la U. del Mar para salvar los documentos que prueban cómo se montó el fraude

Estas leyendo

Universidad del Mar: El fraude de la educación