El Éter
En Salud

El Éter

Su nombre científico es Artemisa abrotanum, pariente del ajenjo, es originaria de Europa. Puede crecer sobre el metro de altura. Es común encontrarla en jardines,  cerros, incluso en la vía pública.

Para remedio se usan sus hojas, tallos y flores. Tiene un fuerte olor, semejante al limón.  Sus ramas son usadas para teñir lana de color amarillo.

Es principalmente utilizada y conocida por aliviar dolencias estomacales,  es digestiva y  es útil en caso de inapetencia ya que estimula el apetito.  Aumenta la producción y eliminación de bilis lo que es  favorable en casos de afecciones al Hígado.

Es antiséptico para el estómago, popularmente se ha utilizado para combatir y eliminar los parásitos intestinales.

Es emanagogo, es decir, regula y favorece la menstruación.

También se registra su uso como diaforético -baja la fiebre-, ya que estimula la sudoración.

Para estos usos tomar tres tazas de infusión al día. Una cucharadita de hoja seca para una taza de agua hervida.

Externamente se utiliza para aliviar llagas y heridas,  caspa y afecciones a la piel en general.

Sirve para combatir los espasmos o “tomaduras” ya que provoca la relajación del músculo liso. Para estos usos se utiliza la decocción de con un puñadito de planta seca para un litro de agua. Se hacen lavados con esta agua una vez que esté tibia.

El éter calma la ansiedad y la angustia, ya que es relajante y calma los nervios, puede ser usado con Tilo, Toronjil, Albahaca y Tomillo, agregando al baño la decocción de un puñado de hojas en un litro de agua.

También se usan matitas de esta planta entre la ropa y en los bolsillos, ya que el perfume de sus hojas repele insectos como las polillas y mosquitos.

Como generalmente se recomienda en el uso de tratamiento con hierbas, no debe usarse ni consumirse durante el embarazo ni en periodo de lactancia.

+ Hierbas

Diente de león

El Toronjil (o Melissa)

El Chilco

El Poleo

Pata de Vaca

La Borraja

El Apio

El Tilo

La Ruda

El Llague

El Llantén

El Maqui

El Matico

El Romero

El Hinojo

La Manzanilla

Estas leyendo

El Éter