Profesor lotino denuncia irregularidades

DECLARACIÓN PÚBLICA A LOS TRABAJADORES Y TRABAJADORAS DE LA EDUCACIÓN EN CHILE

*Guido Andrés Durán Godoy, Profesor de Historia y Ciencias Sociales, Profesor de Educación Especial Diferencial, Magíster en Dirección y Liderazgo para la Gestión Escolar.

Mediante la presente declaración, quisiera dar a conocer frente a la opinión pública de los trabajadores y trabajadoras de nuestra comuna, región y país, algunos hechos acontecidos durante éste último mes, que afectan mi integridad laboral como profesor y afectan gravemente mi dignidad como trabajdor. Actualmente me encuentro trabajando en calidad de docente a “Contrata” para el Departamento de Educación Municipal de la Municipalidad de Lota. A principios del año escolar, específicamente el día 12 de marzo del año 2013, se me designó Cargo Directivo mediante una Orden Interna Nº 201 por Necesidades del Servicio para cumplir la función de Director de la Unidad Educativa “Bello Horizonte” E-693 con una jornada ordinaria de trabajo de 44 horas cronológicas semanales, hasta “El Nombramiento del Nuevo Titular (Concurso Público Director).

Tal designación, se llevó a cabo luego de que mi contratación para el presente año estuviera en cuestionamiento, debido a que me encontraba trabajando para el Proyecto de Integración Escolar de la Escuela Básica “Carabinero Isaías Guevara Soto G-692” de la misma comuna desde el 02 de mayo de 2012, hasta el 28 febrero de 2013 como Profesor de Integración para el Decreto 170, con autorización docente debido a que estaba finalizando mis estudios como Docente de la especialidad; y para éste año y según palabras de la Sra. Ximena Velásquez, Coordinadora Comunal de Integración (quien asumió funciones en el mes de febrero de 2013), “existían órdenes dictadas por el nuevo Alcalde”de la Comuna, el Sr. Patricio Marchant Ulloa de que “No se solicitarían autorizaciones” para desempeñar la función docente para el presente año y “sólo se contratarían profesoras/es titulados” (algo extraño, considerando que según éste argumento los/as profesores/as de religión, inglés, de enseñanza media que imparten clases en educación básica y de integración con postítulos, no podrían ejercer funciones). Ante ello, el antiguo Director de la Escuela en la que me desempeñaba el año 2012, el Sr. Héctor Barriga Poblete “en un acto de buena fe” intercedió por mí para ser destinado a otras funciones mientras me “llegara” el título de Profesor en Educación Especial Diferencial, para ser contratado como tal, luego de desempeñar funciones docentes en otro establecimiento; para lo cual la Sra. Ninoska Gómez Rojas que al mes de marzo de 2013 cumplía funciones de Coordinadora Comunal Técnico Pedagógica del Ciclo Básico, avaló mis competencias y experiencia profesional para dirigir tal establecimiento, siendo presentado por la misma en mi calidad de Director, en la Escuela Bello Horizonte.

En ese momento se me designó a las funciones mencionadas, la cual tenía férreos detractores en la Escuela citada y en el mismo Departamento de Educación Municipal, sin tener mayores argumentos para ello. Todo se desarrolló normalmente hasta que el día lunes 08 de abril de 2013 durante la jornada de la mañana (10:30 aproximadamente) me citan al Departamento de Educación la “Nueva” Coordinadora Comunal Técnico Pedagógica de Enseñanza Básica y Media, Sra. Mireya Aguilera (quien hasta ese entonces sólo era Coordinadora de E. Media) y el Jefe de Finanzas Sr. Orlando Salazar; para entregar la Carga Horaria definitiva de la planta

docente de mi establecimiento y ser visada para hacer los pagos de sueldos. En esa reunión se cuestionó la designación de la Carga Horaria de los y las profesores/as del establecimiento argumentando que “estaban inflados” los horarios; ante lo cual yo respondí que eso estaba definido al momento de llegar a la Escuela en mi calidad de Director, por el Sr. Sergio Guerrero Naranjo, quien desempeñaba funciones de Director Subrogante desde el año 2012, pero que se encontraba como titular de la Unidad Técnica Pedagógica.

Por otra parte, y en forma bastante irregular y pasando a llevar mi calidad de Director, la Sra. Mireya Aguilera cuestionó duramente algunas decisiones que yo estaba tomando en el establecimiento, que en nada tenían relación con su función Técnico Pedagógica, señalando con burlas y tono altanero que yo estaba equivocado y que ella iría inclusive con el Jefe de Mantención del DEM y el Jefe de Finanzas del mismo, a mi establecimiento al día siguiente, para “decir” lo que “había que hacer” en materias de otra índole, ante lo cual yo respondí con una negativa, argumentando mis decisiones con criterios técnicos y apegados absolutamente a la reglamentación legal vigente, y cuestione además su actitud amenazadora y fuera de toda normativa ética, para el cargo que estaba desempeñando, creyendo que “yo tendría miedo y me arrepentiría de lo que estaba haciendo” terminado la discusión con un “ya vamos a ver”.

Durante el mismo día, pero en la jornada de la tarde, la señora Mireya Aguilera convocó una reunión con otros/as directivos del Departamento de Educación, sumando además la presencia del Alcalde, para analizar “la cagada” que estaba en la Escuela Bello Horizonte E-693, bajo mi administración. En dicha reunión la Sra. Mireya Aguilera denostó mi calidad de Director, argumentando falsamente que yo “no tenía las competencias para el cargo”, ya que estaba tomando decisiones erróneas; todo lo cual “NO” tiene ningún sustento legal, ya que jamás existió una evaluación de mi gestión y menos válida era su intervención en decisiones de otra índole, que nada tenían relación con sus funciones de Coordinadora Técnico Pedagógica, a decir por ejemplo “la distribución del espacio dentro del establecimiento o arreglos de carácter físico del mismo”.

Al término de dicha reunión el Sr. Patricio Marchant Ulloa, influenciado negativamente sobre mi persona, tomó como decisión designar a una nueva Directora para el establecimiento, la Sra. Ninoska Gómez Rojas, quien hasta el día viernes 05 de abril de 2013, se desempeñaba como Coordinadora Técnico Pedagógica de Enseñanza Básica, y quien habría “salido de su cargo” a petición del Alcalde. Al día siguiente, martes 09 de abril, se me avisa de manera “informal” que sería retirada mi designación como Director de la Escuela Bello Horizonte, por las causas ya mencionadas. Ante esta situación, quedé muy afectado psicológicamente, ya que estaba en cuestionamiento mi calidad profesional y mi continuidad laboral, sobre lo cual debí tramitar Licencia Médica Psiquiátrica por 30 días desde el día miércoles 10 de abril hasta el día jueves 09 de mayo de 2013.

Durante éste mes de Licencia Médica he debido enfrentar duras situaciones, he asistido incansablemente a entrevistas al Departamento de Educación Municipal, buscando alguna respuesta a mi situación laboral, ya que a la fecha nadie me ha dado una respuesta oficial sobre mi “nueva designación docente”, con respuestas evasivas, por parte de la Sra. Ingrid Burgos Jefa Subrogante del Departamento de Educación, el Sr. Dalton Campos Abogado del mismo Departamento y la Srta. Macarena Paredes Aguilera Jefa de Personal. Nadie ha respetado mi designación mediante la Orden Interna entregada durante el mes de marzo, no existe tampoco el Decreto de

Nombramiento para mi designación, lo cual se encuentra fuera de lo legalmente establecido. Inclusive, el Sr. Dalton Campos me solicitó de manera “absolutamente voluntaria” mi renuncia a dicha designación directiva, la cual sería tomada como “un gesto de buena voluntad” por los directivos del Departamento, para realizar una nueva designación docente, lo cual es por lo menos, una falta a la ética profesional. Inclusive, mencionó la posibilidad de hacer un “Sumario Administrativo” y que yo sería el principal perjudicado al estar 5 años sin ejercer la función docente, ya que mi “llegada” como Director a la Escuela E-693, era irregular;, ante lo cual contesté sin bacilar, que “yo no tenía miedo de un sumario, y que si él no lo instruía, lo solicitaria yo con un abogado ante el Director del Departamento”.

Frente a todos estos hechos acaecidos durante éste último mes, es que he decidido hacer una denuncia pública de esta situación, que por muy particular que sea, afectan el normal desarrollo de nuestro sistema educativo en general. Lamentablemente y con pesar, queda claro de que en nuestra comuna existen personas que actúan como verdaderas “patronas” o “patrones” de fundo, que toman decisiones sin mayores argumentos y que pasan a llevar no sólo la legalidad de nuestros derechos laborales como trabajadores y trabajadoras, sino que peor aún, dañan la integridad psicológica, la ética y los valores del ser humano/a, perjudican nuestra dignidad, y mancillan la confianza y solidaridad que debe existir entre los/as trabajadores en general, y en particular de aquellos/as que desempeñamos un rol fundamental para el desarrollo de nuestra sociedad, los profesores y profesoras de nuestro país.

Queda al descubierto, una vez más, la precariedad laboral de nuestra clase trabajadora, la cual ha sido avalada por un sistema jurídico-legal empresarial, diseñado a merced de algunos pocos poderosos que toman el campo de la educación como “un nicho del cual obtener beneficios y privilegios personales”, lo cual sólo debilita nuestra condición humana y nuestros derechos más intrínsecos, en nuestra calidad de trabajadores/as. La condición viciada, injusta y desigual que tenemos los/as profesores/as a “Contrata” dentro del sistema educativo chileno, sólo empeora aún más el futuro de la educación de excelencia que requieren los/as niños/as, jóvenes y adultos de nuestro país, sobre todo de aquellos/as que viven en condiciones más injustas y marginales. Este sistema de “rotativa docente” sin ninguna evaluación seria, que año tras año, se ha encarnado en el sistema municipal, empeora la continuidad de un proyecto educativo equitativo, que entregue respuestas reales a las demandas de mayor justicia social y verdadero progreso material, social y cultural para los más postergados/as de nuestra comuna y país.

Quiero hacer un llamado a nuestros/as colegas y a los/as demás trabajadores/as, para tener presente que debemos “dejar el miedo atrás, debemos dignificar nuestro trabajo, tenemos la obligación moral de luchar contra ésta y otras expresiones de injusticia y maltrato laboral”, no sólo por mí; sino que por todos/as los/as trabajadores que guardan silencio y que no tienen la oportunidad de alzar la voz. No me queda más que agradecer a aquellas personas que han apoyado esta causa de denuncia, a aquellos/as que estimen pertinente reproducir este comunicado, a aquellos/as que continúan día tras día, por la vereda de la verdad, la justicia y la mayor equidad de la educación pública.

Lota, 09 mayo de 2013.

Estas leyendo

Profesor lotino denuncia irregularidades