Campesinos de Filipinas arrancaron las plantas de un cultivo experimental de Arroz Dorado

Diario Remate, Filipinas, 8 de agosto.- Más de 400 productores de la región de Bicol devastaron los campos de prueba de Arroz Dorado (transgénico) de la Unidad Regional de Campo Nº5  del Departamento de Agricultura en Pili, Camarines sur. Los productores arrancaron el arroz transgénico para detener la anunciada comercialización del Arroz Dorado.

 

“Los productores agrícolas han decidido actuar contra los campos de experimentación de Arroz Dorado. El Arroz Dorado no es la respuesta para los problemas de hambre y desnutrición de nuestro país”, dijo Bert Autor, un productor y vocero de SIKWAL-GMO,  una alianza que incluye a pequeños productores rurales, miembros de diferentes religiones, estudiantes, académicos y consumidores de Bicol que están contra los transgénicos y contra el control de la agricultura ejercido por las transnacionales productoras de agrotóxicos y transgénicos.

 

El Arroz Dorado ha sido manipulado genéticamente a través de la inserción de genes de una bacteria y del maíz, para producir betacaroteno. Los proponentes dijeron que el Arroz Dorado se usará para enfrentar la deficiencia de vitamina A (VAD). El proyecto lo está desarrollando el Instituto de Investigación del Arroz (Philrice) con campos experimentales en Ilocos Norte, Isabela, Nueva Ecija y Camarines Sur. Sin embargo la presencia de casos de personas con Deficiencia de Vitamina A ya está disminuyendo en el país, según estadísticas de DOST-FNRI.

 

Bert Autor enfatizó que las transnacionales agroquímicas y Estados Unidos respaldan la presión para la adopción de Arroz Dorado y de otros transgénicos. Las exportaciones a Filipinas  de productos norteamericanos derivados de la tecnología agrícola moderna aumentaron en más del 265 por ciento desde U$ 142 millones en 2003 a US$527 millones el año 2011. Los productos que contienen soya constituyen la mayoría de las exportaciones (un 67%)  seguida por alimentos y forraje (17 por ciento). En una entrevista, Philip Shull, asesor agrícola de la embajada norteamericana en Manila dijo que Filipinas es un mercado gigante que está creciendo cada año y que el gobierno de Estados Unidos está preocupado por los malentendidos respecto de los cultivos y productos transgénicos. La patente del Arroz Dorado  es del gigante agroquímico Syngenta.

 

“Las transnacionales agroquímicas, que están protegidas y encubiertas por el gobierno de Estados Unidos, obtienen millones de ganancias por los transgénicos a costa de la salud y el sustento de los productores agrícolas filipinos y los consumidores. A ellos no les preocupa que no sea seguro, siempre que ellos obtengan ganancias.  Ese es el destino de los productores de maíz transgénico. Los productores que se cambiaron al maíz transgénico son los que más han sufrido, ya que el precio de las semillas transgénicas y de otros insumos se fue a los cielos. Los productores ahora están endeudados, la mayor parte de ellos perdió sus tierras en manos de los comercializadores de maíz porque ellos no podían pagarles. Las transnacionales agroquímicas han estado esperando esta oportunidad para tomar el control total de la industria de semilla de arroz. Esto les daría mucho más lucro, ya que el arroz es un alimento tradicional de los Filipinos y de la gente de Asia”, agregó Autor.

 

Los productores agrícolas entraron rápidamente al campo de experimentación, arrancaron el arroz transgénico y lo enterraron en el mismo campo. Autor dijo que los campos experimentales  solo estaban poniendo en peligro la salud y el ambiente de los filipinos. Los experimentos de Arroz Dorado también ponen en riesgo de contaminación las variedades tradicionales de arroz y las variedades nativas.

 

Más adelante Autor agregó  que “en febrero pasado, tuvimos un diálogo con funcionarios del Departamento de Agricultura. Después de escuchar nuestras preocupaciones, nos prometieron que ellos no iban a llevar adelante ningún ensayo de Arroz Transgénico.  Estamos muy preocupados ya que hay noticias que indican que este año comenzarán las pruebas con alimentos y que la cosecha se utilizará para hacer experimentos con alimentos. En China, la gente ha protestado contra los experimentos con niños alimentados con el arroz transgénico, planteando a los proponentes que deberían compensar a las familias afectadas. Nosotros no deseamos que nuestra gente, y muy especialmente los niños, sean usados en estos experimentos”.

 

En mayo pasado, la Corte de Apelaciones emitió un fallo contra el campo de experimentos de otro cultivo transgénico, la berenjena Bt, diciendo que el campo experimental viola los derechos constitucionales de los filipinos a la salud y a tener un ecosistema saludable y equilibrado. La berenjena bt transgénica fue manipulada genéticamente para producir toxinas contra un insecto que ataca el fruto. La Corte de Apelaciones sostuvo que no hay evidencia científica completa que responda por la seguridad del producto y que no hay ninguna ley que regule el estudio, la introducción y el uso de transgénicos. La Corte ordenó el cierre permanente de los campos de prueba de berenjena Bt así como  la protección, rehabilitación y restauración del ambiente.

 

“Esto debería servir como una firma advertencia para aquellos que tienen planeado desarrollar campos experimentales de transgénicos en Bicol. Lo que nosotros necesitamos es una solución abarcadora y de largo plazo para enfrentar el hambre y la desnutrición. El arroz transgénico y los transgénicos en general, solo van a hacer más grave la condición de los pequeños productores agrícolas, que son de escasos recursos. Hacemos un llamado al Ministerio de Agricultura a detener inmediatamente todos los cultivos experimentales de Arroz Dorado y otros transgénicos. No queremos Arroz Dorado”, afirmó Autor.

Fuente: http://www.remate.ph/2013/08/bicolano-farmers-uproot-golden-rice/#.Ugl6Vn-gSZn

Traducción

Lucía Sepúlveda para RAP Chile y campaña Yo No Quiero Transgénicos en Chile

Nota nuestra:

El Arroz Dorado es un truco para poder mostrar un transgénico que haga de “relacionador público” de la industria, por su supuesto objetivo benéfico. La realidad es que los millones de dólares que se han gastado en décadas de investigación sólo se entienden en ese marco. Porque la deficiencia de vitamina A puede y debe enfrentarse como un problema de salud pública, apoyando el consumo de los alimentos que la contienen, en lugar de introducir un cultivo riesgoso y caro. El arroz es a los asiáticos algo similar a lo que es el maíz para los mexicanos y centroamericanos. Forzar un cambio de este tipo en la alimentación de un pueblo es un gravísimo atentado a la soberanía alimentaria.

Estas leyendo

Campesinos de Filipinas arrancaron las plantas de un cultivo experimental de Arroz Dorado