Estado de Chile es obligado por la solidaridad nacional e internacional a tratar médicamente a héroe de la Resistencia contra Pinochet

-Caso de Guillermo Rodríguez, ‘El Ronco’, revela que los pocos criminales de la tiranía encerrados viven en cárceles cinco estrellas, mientras miles de víctimas reciben trato de indigentes.

El 31 de julio, cerca del mediodía, un Comando de Apoyo acompañó al reconocido militante de la Resistencia contra la tiranía pinochetista, Guillermo Rodríguez Morales, ‘El Ronco’, a una reunión en el Ministerio de Salud con la responsable nacional del Programa de Reparación y Atención Integral en Salud y Derechos Humanos, PRAIS (creado en 1991), Paula Godoy, para conocer su respuesta ante la gravedad sanitaria que atraviesa el ex prisionero político ( http://www.rebelion.org/noticia.php?id=17194).

La cartera de Salud está ubicada en el centro de Santiago de Chile. Apenas dos días antes se había echado a correr por las redes sociales la carta de Guillermo Rodríguez, y ya la solidaridad nacional e internacional tapizó con protestas al Ministerio y con propuestas sanitarias extra nacionales al propio Ronco. Es cierto que en el país de origen de quien escribe atropelladamente este texto, casi siempre es invierno desde hace cuatro décadas. Pero la soledad, el egoísmo y el miedo destruidos por la convocatoria decorosa de tantos, cambió el orden y los signos de ese miércoles. Entonces el gris amargo de julio sonrió por una vez. 

La solución inmediata y los problemas estructurales 

“Soy un ex prisionero político de la dictadura contemplado en la ley Valech ( http://fundacionallende.blogspot.com/ ), como tantos otros” comienza la cita ‘El Ronco’ con la encargada nacional del PRAIS, Paula Godoy, y sustancia que   “Requiero urgentemente una operación a la vesícula en un contexto donde ya tengo intervenciones anteriores de cáncer, intoxicación y envenenamiento en las cárceles de la dictadura. Fue penoso estar más de seis meses corriendo de un lado para otro porque simplemente soy usuario del PRAIS. Una sencilla traba administrativa significó un semestre de postergación de mi operación de cáncer.  Todo, claro, en un marco de salud de mercado, porque los señores del Hospital Salvador (teóricamente, ‘público’) no operan porque ‘no hay plata’.” 

Guillermo Rodríguez respira con dificultad, pero con claridad señala que  “Fue necesario constituir un Comité de Apoyo, enviar un sinnúmero de cartas de denuncia de Chile y el exterior, para poder llegar a esta instancia. Esto, naturalmente, tiene que ver con un proceso global en Chile. Hace un momento, en la entrada del Ministerio de Salud nos topamos con dos personas gritando porque sus derechos son violados. Por eso, en todos los espacios sociales, si uno no presiona y no se moviliza, sencillamente los derechos de las personas no son reconocidos. Ahora necesito saber cuál será la solución para mi problema. Me acompañan otros ex prisioneros políticos que han padecido conflictos con el PRAIS en el momento del servicio sanitario.” 

Paula Godoy reconoce que “la ley de reparación es bastante menos que lo que se indicó en los discursos políticos” y que para ‘El Ronco’ es posible una respuesta extra-sistema. La responsable del PRAIS explica que “se hará una compra directa de servicio de salud mediante una cotización ya en curso, entre las clínicas privadas. En menos de dos semanas serás atendido en una de ellas.” 

El cronista piensa cuánta lucha popular hubo y también piensa en toda la que falta, en cuánta fuerza será preciso reunir para derrumbar las relaciones de poder y clase dominantes, e ir saliendo de la condición de animales simbólicos hasta ingresar a la de seres humanos. 

‘El Ronco’, paradigma de la Resistencia anti-dictatorial, expresa que “El Estado se ha encargado sólo de uno de los aspectos de la ley de reparación: la atención de algunos temas de salud. Pero la reparación, según los acuerdos internacionales, tiene que ver con una Reparación Integral. Muchos de nosotros no podemos trabajar porque ‘tenemos los papeles manchados’  para algunos. No existe la reinserción social, ni la atención pronta, ni un largo etcétera para muchos de nosotros. Se está acumulando mucha tensión entre los usuarios”, y agrega que  “Estamos frente a una cuestión de Estado. Independientemente del gobierno de turno, el PRAIS debe contar con más presupuesto para lograr sus objetivos. Para la sociedad, la reparación es igual a la indigencia, y producto de acuerdos politiqueros. Entre 10 a 15 familias a través de una negociación política, obtuvieron onerosas reparaciones, mientras que la mayoría recibimos una suerte de pensión de $ 153 mil pesos mensuales (USD300).” 

Ya en la calle, con un compromiso estatal para tratar rápidamente la grave situación de salud  de Guillermo Rodríguez que este mismo artículo documenta, el Comité de Apoyo improvisa un círculo en la vereda, a los pies del Ministerio de Salud, justo frente a una comisaría policial. 

Que las leyes son letra muerta, que si no existe lucha –en cualquiera de sus formas- no hay conquistas para los de abajo; que la solución personal no resuelve las maldiciones del capitalismo cuartelario chileno; que las reparaciones para quienes sufrieron la tortura y el espanto de las violaciones de los DDHH valen menos que poco y su límite llega a 1991, en tanto las víctimas de los gobiernos civiles reciben hoy mismo el castigo más feroz. Que la movilización social es históricamente necesaria, y también es históricamente criminalizada por el Estado de los que mandan. 

Mientras se separan, como átomos de una guerra antigua y permanentemente actualizada, el articulista chileno que está de paso y reside en un país vecino, se encamina hacia la Alameda helada, le da vueltas a los casi 40 años desde el golpe de Estado, al capitalismo de vanguardia que sufre su gente y que ya se extendió como mancha de petróleo por el mundo. Piensa en la unidad de los pueblos y los trabajadores, en los estudiantes secundarios, los mapuche, los trabajadores empobrecidos y sin techo que luchan, en la HipHopLogía rebelde, en la juventud que arde para allegar el porvenir, en las comunidades de provincia que se levantan paulatinamente para enfrentar la miseria y la desigualdad. Quien suscribe, piensa en la reunión popular, acaricia un cigarrillo argentino y se hunde en una estación del Metro de Santiago en invierno.

Chile y la hora de la solidaridad: Carta del Compañero Guillermo Rodríguez (Ronco), revolucionario histórico

Guillermo Rodríguez: “hay gérmenes de poder popular en varios sectores”

A 39 años del golpe en Chile: La crítica de un revolucionario insobornable

Mantener el ímpetu de las movilizaciones populares para agudizar la crisis de los poderosos

Entrevista con Guillermo Rodríguez: La autodefensa del Cordón Industrial Cerrillos (1972-1973)

Hugo Marchant rompe 19 años de destierro: Quiero volver a mi país para luchar

Destierro político en democracia: La historia del chileno Hugo Marchant

Fragmento del capítulo 12 del reciente libro de Guillermo Rodriguez “Destacamento Miliciano José Bordaz”

Estas leyendo

Estado de Chile es obligado por la solidaridad nacional e internacional a tratar médicamente a héroe de la Resistencia contra Pinochet