En Lota

Hospital de Lota, entre la deuda y el fiado

En Lota el llamado a Paro Social por la Salud, convocado por la FENATS, tuvo su máxima expresión en una marcha por las calles de la comuna y una paralización de la Ruta 160, durante el mediodía del Jueves 22 de Agosto. Más de 150 personas, entre trabajadores y apoyo ciudadano, se dieron cita para expresar el malestar frente a las problemáticas que aquejan a este sector y del cual son víctimas los pacientes y la ciudadanía necesitada de salud.

Para el dirigente Octavio Salgado, ha sido importante esta manifestación para “plasmar en la opinión pública que la salud está enferma, porque tenemos falta de infraestructura, especialistas y ya la gente que va a los hospitales no tiene la cantidad de médicos, la cantidad de recursos que se necesitan poder para atender  a los pacientes”, esto en el ámbito nacional.

Pero la realidad de la comuna de Lota no es diferente a lo que sucede  a nivel país, ¿cuáles son sus necesidades?, “en estos momentos nosotros tenemos que pedir fiado para poder seguir funcionando, le debemos a mediomundo, a todo los proveedores les estamos debiendo entre 120 a 180 días la facturas. Muchas veces no tenemos los elementos básicos como el cloro; tenemos insumos de muy mala calidad, que esto afecta a los pacientes; y además, con falta de especialistas los cuales fueron prometidos con el complejo hospitalario Coronel;  ahora la gente viene a pedir hora, como por ejemplo con ginecólogo, y pasan 5 o 6 meses y la gente no tiene eso, porque tenemos un solo especialista en cuanto a esa patología”. Esto concuerda con las opiniones que a menudo expresan los pacientes usuarios de los establecimientos de salud.

A pesar de lo que se anuncia a menudo por los canales oficiales, una de las causas de estas deficiencias tienen lugar en la falta de profesionales, la razón, “es porque estos se van a la parte privada, en donde claramente ganan más, y es que los profesionales médicos perdieron ese valor que tenían los antiguos médicos, de venir a trabajar junto con la comunidad”.

Respecto a la falta de financiamiento de los Hospitales ¿dónde está la dificultad?, expresa el dirigente: “este Gobierno, estos últimos tres años, ha enviado la mitad de los presupuestos, que se debieran enviar para cada uno de los Hospitales, y eso se plasma en que nosotros gastamos cinco mil millones de pesos para funcionar en un año,  y este gobierno solo ha enviado cuatro mil, tenemos un déficit de mil millones y además una deuda hospitalaria de quinientos millones de pesos, por eso, lo que yo siempre digo que estamos pidiendo fiado para poder trabajar; tenemos que, a las empresas, pedirle que nos entreguen materiales y pagarles a 120 o 180 días con suerte”.

Las Políticas Administrativas de Salud, que el Gobierno Central impulsa, no favorecen lo público, nos dice el dirigente: “son políticas neoliberales que trae un gobierno de derecha y piensan que estos hospitales pueden generar dinero, pero el 98%  de la población lotina se atiende acá y 72 % de esa población es tramo A y tramo B, que no paga. Nunca se va a poder sustentar, los Hospitales Públicos tienen que ser inyectados con dineros que provengan del nivel central”.

Una de las propuestas que se platean como organización es influir en la opinión pública y en los candidatos presidenciales para que en sus programas de Gobierno esté considerada una Reforma a la Salud, pública y gratuita. En el ámbito local se propone ser parte de la Provincia de Arauco, como zona extrema, y obtener recursos y traer profesionales. “Si la gente votara por quien hay que votar, por los que están con el pueblo y no con los poderosos ni patrones se podría cambiar”, expresa Salgado.

En los próximos días se estaría planteando la conformación de una Mesa Ciudadana por la Salud, a las cuales se invitará a todas las organizaciones sociales, centro de alumnos, autoridades comunales y otras fuerzas de la comuna. Para el próximo Jueves 29 de Agosto, a las 17:30 horas en dependencias del Hospital de Lota.

foto2: Twiter Ma Angelica Levancin

Estas leyendo

Hospital de Lota, entre la deuda y el fiado