Argentina: Radio La Colifata, 22 años “saltando el muro” del Hospital psiquiátrico Borda

La Colifata, la radio que se emite desde el Hospital Borda y constituye la primera experiencia mundial en transmitir desde un neuropsiquiátrico, festejó hoy los 22 años de un proyecto que, según su creador el psicólogo Alfredo Olivera, nació para “dar un salto al muro y poner en conexión realidades artificialmente divididas”.

La Colifata es una experiencia que permite que podamos pensar en el orden de la desmanicomialización sin necesidad de plantearlo en términos teóricos sino practicando una nueva manera de entender la salud mental”, aseguró a Télam Alfredo Olivera, el psicólogo mentor de la radio.

Olivera aseguró que el proyecto “se fue tejiendo, fue cobrando sentido en el hacer, y en ese hacer fue incorporando actores que antes estaban completamente afuera de eso que es el ámbito de la salud mental y posiblemente eso haya sido lo innovador, más allá de la radio como recurso”.

“El lugar del oyente fue central y también el lugar de los comunicadores que generaron una práctica inclusiva desde los orígenes”, afirmó el psicólogo al tiempo que destacó al locutor Lalo Mir como “el primero que le dio lugar a estas grabaciones, a estas cintas que tenían una calidad sonora muy rudimentaria pero una potencia comunicacional enorme”.

Olivera se acercó al Borda en 1990 al grupo Cooperanza, creado por el reconocido psicólogo social Alfredo Moffat, quien ya había desembarcado en el neuropsiquiátrico en la década del 60 y había provocado transformaciones profundas en el campo de la salud mental.
“Moffat se mete en una ronda de mateada y encuentra valor en concentrado en aquellos `desechados psíquicos sociales` expulsados a un territorio destinado para la locura y le produce valor. Yo lo que hice es conservar esto y meterle la radio”, describió.

Y continuó: “La radio fue una manera de dar un salto al muro y de poner en conexión realidades artificialmente divididas. Lo que el medio produce es una rueda que sale de sí y choca y entra en contacto con otras ruedas circulantes por fuera del psiquiátrico y por los intersticios sociales”.

“Lo más interesante es que esa rueda volvía enriquecida por palabras, mensajes y reflexiones de mucha gente que se encontraba en diálogo con un grupo invisibilizado de la sociedad y ese encuentro le producía cosas”, aseguró.

Y añadió que, en este sentido, “Colifata siempre fue una máquina de producir imprevistos y de canalizar eso que a la gente le pasaba al encontrarse con alguien catalogado como diferente”.

Cristian Ruggieri es paciente e integra la radio desde sus orígenes: “durante ocho años estuve afuera, donde aproveché para estudiar Periodismo de Investigación en la Universidad Popular de la Asociación de Madres de Plaza de Mayo”, contó.

Hoy realiza un panorama de medios y tiene una columna de opinión sobre actualidad: “Lo que encuentro en los diarios es un periodismo muy polarizado, yo intento presentar la información lo más objetivamente posible, aunque uno siempre tiene una mirada política de las cosas”, aseguró.

Para Cristian, “hacia afuera tanto el Frente del Artistas del Borda como desde la radio estamos haciendo un aporte, no sólo a la salud mental sino también a la cultura”.

Y en lo que respecta a su vivencia con el proyecto, el joven define a la radio como “un espacio terapéutico, totalmente libre. Nadie te dice qué tenés que decir, ni cómo. Ahí yo hablo de lo que me parece y nadie te dice si está bien o no”.

Desde aquellos primeros pasos con un radiotransmisor cedido por el dueño de una FM barrial, a la transmisión de 24 horas todos los días del año, Olivera hizo un repaso por las rupturas y continuidades, tanto dentro como fuera de los muros.

“Mucha de las personas que pasaron por la Colifata pudieron salir y sostener una vida afuera”, dijo sin ocultar su satisfacción porque, más allá del hecho artístico, el espacio es un proyecto terapéutico en el que se realiza un seguimiento de cada paciente.

Como parte central de lo que pasó “en el afuera”, el psicólogo mencionó la aprobación de la Ley de Salud Mental “que en la letra propone la apertura de dispositivos de atención y acompañamiento en la comunidad”.

“Un cambio que se produjo en la sociedad, quizás motivado por La Colifata, es que hoy no es una locura pensar una radio al servicio de personas internadas en psiquiátricos; de hecho la experiencia se replicó en muchos países y nosotros fuimos invitados a apoyar estos proyectos”, mencionó.

De cara al futuro, “los califatos” se proponen poder tener momentos de transmisión en vivo “desarrollados con criterios estéticamente interesantes y con equipos conformados por profesionales de la comunicación, con o sin experiencia, pero que se quieran sumar al proyecto”.

“Otro tema pendiente es que quienes trabajan en la radio puedan percibir un ingreso, entonces más allá del trabajo social y terapéutico sería una alternativa laboral”, concluyó.

Estas leyendo

Argentina: Radio La Colifata, 22 años “saltando el muro” del Hospital psiquiátrico Borda