En Arauco

El impacto de la industria en Laraquete.

Fuente: Revista Ragko (Arauco)

Edición 26

Septiembre 2013

Laraquete es la entrada a la comuna de Arauco, es un pequeño pueblo y un muy lindo lugar. Lamentablemente la codicia de algunos pueden arruinar y contaminar este lugar. Primero fue la termoeléctrica Pirquenes, la cual no fue aprobada por la presión social ejercida por los vecinos y ahora la ampliación de celulosa, la ruta 160 y otras industrias más que buscan solo el beneficio económico en desmedro del desarrollo sustentable de las comunidades. Laraquete y todo el golfo de Arauco está en riesgo de continuar con una contaminación que solo trae daño a nuestro bello ecosistema. De todo esto y más nos narra una pobladora de El Pinar, dirigenta vecinal y activa luchadora social por la defensa de nuestros derechos ambientales. He aquí sus reflexiones y análisis.

Durante la última semana hemos tenido movimiento en Laraquete, y es que se nos vienen muchos cambios en todo orden. Por una parte la “ampliación” de celulosa, que no es sino construir una tercera planta, que duplica la producción de celulosa en nuestra tierra, y ojo, si hablamos de duplicar, también significa el doble de árboles en nuestros suelos, el doble de tráfico de camiones en la carretera y el doble de residuos industriales al mar y al suelo, aparte una planta de biomasa para autoabastecerse de electricidad y vender todo el excedente al SIC (Sistema Interconectado Central), invernaderos y viveros para todo gusto, todo ello con una oferta de trabajo que nos hace guardar silencio en muchos ámbitos.

Siempre me he preguntado ¿Cuál es la necesidad de generar tanto?, es decir, si te mueres mañana solo te llevarás lo puesto, entonces ¿Para qué tanto? No sería mejor respetar un poco la tierra y empezar a preocuparnos de los demás. Es decir si ya contaminaron Laraquete por 40 años, no es acaso tiempo de retribuir el daño. Por otra parte está la ruta 160, con tres peajes en la provincia, todos a menos de 200 Kilómetros uno del otro, una obra a mi juicio planificada desde las cuatro paredes de una oficina, ya que acá no se veló por ninguna comunidad, ni pueblo, ni localidad ni villorrio. ¿Qué es esto? Si acá solo había que cerrar un proyecto contra el tiempo, sin participación ciudadana más allá de lo que convenía, con ello se empieza a levantar un viaducto sobre la entrada norte de la Provincia, y recalco la Entrada, expropiaciones, abusos, atropellos, cero responsabilidad social, ya hemos tenido inundaciones, deslizamiento de suelo, barro por doquier y el peligro latente de una vertiente a la que se le interviene su curso natural, y ¿Todo esto para qué? ¿Para mejorar la conectividad?

Yo diría que ahí hay un tremendo error. Sin ser un genio puedo deducir que el mayor beneficiario es la planta de celulosa, claramente la empresa se saca la lotería otra vez, “casualmente”, la ruta le permite una salida y una entrada directa a sus instalaciones, no así a las localidades que siempre han estado en su camino, Horcones, Ramadillas, Carampangue, Laraquete por mencionar las de nuestra comuna, Laraquete pierde su salida, o más bien usará un trébol para poder salir, un viaducto en “altura” pasará sobre nosotros en un buen tramo, o sea, ni pensar en un terremoto, un alud, o una inundación, pues gran parte del pueblo desaparecería, el cajón como vía de escape debe servir para que los cerca de 5.000 habitantes puedan escapar a los cerros, que por cierto están cerrados con trancas metálicas para evitar el robo de leña.

Como si ya no fuera complejo el panorama, se instala una planta de asfalto al lado de El Pinar, con una pequeña manga de filtro recibimos el polvo en suspensión y material particulado día y noche en nuestros hogares, total, dicen ellos cumplen con la normativa vigente, para nada importa los trabajos de noche, los ruidos y el paso siniestro de sus vehículos a toda velocidad por el sector, responsabilidad social cero, simple y claro, pareciera que ninguna autoridad tiene peso para fiscalizar.

No me olvido del otro proyecto, Harting Aromas que se ampliará, ya se presentó su estudio de impacto y tuvimos los primeros foros de participación ciudadana, que hago notar solo fueron” informativos”, pues el estudio no tiene ningún tipo de mitigación y/o compensación a los vecinos de Horcones que han recibido la contaminación directa de sus aguas y suelos.

Y también me acordé de cuando iba a Horcones a buscar camarones, sector famoso por sus vendedores a orilla de carretera. Ahora eso es imposible, con suerte se encuentra algún camarón en este tiempo, y ni hablar de sembrados, huertas o usar el agua, el sabor es un asco, sin embargo el Estudio de Impacto Ambiental dice que a través de laboratorio se comprobó que no existe contaminación en el sector y que el agua es utilizable para “regadío”, o sea una vez más los seres humanos no importan. Como vecina del sector El Pinar intento no ser pesimista y me detengo a imaginar a mi población con pavimento en sus calles, alcantarillado que me permita olvidar el bendito camión limpia fosa, árboles nativos en las áreas verdes y una empresa que aunque contamine se preocupe de las comunidades que los tenemos de vecinos acercando a los médicos especialistas en las verdaderas enfermedades que acá aquejan a casi toda la gente, hipertensión, cáncer, deficiencia tiroidea y afecciones bronquiales y delos trastornos mentales, mejor ni hablar.

Laraquete con sus palomitas blancas, sus tortillas y sus piedras de cruces necesita un poco de conciencia de las autoridades, eliminación del pago de peajes para su gente y la gente de la provincia, si es que es de verdad inmoral cobrarte por el uso de caminos cuando le pagas impuestos al estado desde que te levantas hasta cuando colocas la cabeza en la almohada por la noche. Leo en las calles las propuestas de todos, y me pregunto si alguna vez supieron de la real situación que afecta a este pueblo. Así y todo lo cierto es que amo este lugar, y siento que aún podemos recuperar nuestra dignidad alzando la voz para decir que NO a tanto abuso…

Estas leyendo

El impacto de la industria en Laraquete.