Hambre y sed de justicia en la Universidad jesuita Alberto Hurtado

Elecciones estudiantiles en única universidad jesuita de Chile. Entrevista con Benjamín Coopman, cabeza de lista Abajo y a la izquierda.

“Y el universitario debe llegar a adquirir la mística de que en el campo propio de su profesión no es sólo un técnico, sino el obrero intelectual de un mundo mejor.”

Sacerdote Alberto Hurtado

 

“Después de la Revolución los cristianos tendremos la conciencia de que establecimos un sistema que está orientado por el amor al prójimo.

La lucha es larga, comencemos ya…”

Sacerdote Camilo Torres Restrepo       

 

La Universidad Alberto Hurtado -16 años de existencia- es una creación de la congregación católica jesuita (Compañía de Jesús) que, al menos en Chile, históricamente se ha caracterizado por combinar la obediencia a la iglesia con la promoción de la enseñanza de excelencia y el conocimiento. Fe y razón. Sincretismo, reflexión, tensiones sociales, acción. Del Colegio San Ignacio de Santiago de Chile han salido altos dirigentes de la ultra derecha (como Agustín Edward, dueño de El Mercurio y Pablo Longueira, de la pinochetista Unión Demócrata Independiente), de la Democracia Cristiana (Gabriel Valdés, Mariano Fernández, Pablo Lorenzini, etc.), y de la izquierda revolucionaria (Guillermo Ossandón, fundador de la organización político-militar MAPU-Lautaro, y una buena camada de rebeldes y revolucionarios anticapitalistas).

La universidad, cuya misión es contribuir  “al desarrollo de la persona y a la promoción de una sociedad más justa, en Chile y América Latina, por medio de una investigación, docencia y extensión de calidad” lleva el nombre de Alberto Hurtado, sacerdote jesuita, convertido en “santo” el 2005 por el Papa Benedicto XVI, y llamado por la iglesia “el patrono de los trabajadores”. Ante el avance vertiginoso de la izquierda chilena a mediados del siglo XX, y producto de su anticomunismo declarado, Hurtado publicó  “El orden social cristiano en los documentos de la jerarquía católica y Sindicalismo, historia, teoría, práctica” en 1950, seis años después de fundar la institución caritativa “Hogar de Cristo”, donde el diario  El Mercurio jugó un rol estratégico (http://www.youtube.com/watch?v=pObhGu4N5b0).

Los estudiantes de la UAH tienen elecciones de federación los próximos 4, 5 y 6 de de noviembre para el período 2014. Su participación en las luchas juveniles por terminar con una educación superior de mercado ha sido relevante y, consecutivamente, reprimida fuera y dentro de la institución (http://www.rebelion.org/noticia.php?id=156222).

Benjamín Coopman –que cursa la última fase de la carrera de Ciencia Política y Relaciones Internacionales- encabeza la lista estudiantil Abajo y a la Izquierda. Aquí viene a explicar algunas cosas.

-¿En qué se diferencian con las otras listas que también postulan, (Frente Amplio de Izquierda que es la Concertación + PC; y Genera Opción Universitaria, amiga de los intereses de la rectoría de la casa de estudios)?

“En que somos anticapitalistas. Las otras opciones sólo proponen correcciones al modelo neoliberal. La última directiva de la Federación fue sustantivamente cortoplacista, y las marchas a las que convocó fueron reactivas, sin un diseño de movilizaciones razonable y con estrategia. Funcionó al “mañana vemos qué pasa”.  Tras nuestra lista hay un activo cuyas determinaciones son la independencia respecto de la universidad-empresa, del Estado y de los partidos políticos tradicionales. Las otras están formadas por militantes de partidos que apenas pretenden maquillar la realidad actual y acomodarse en la institucionalidad de los poderosos a toda escala. Es decir, están en contra de los intereses de las grandes mayorías del país, y por tanto, son parte del problema para los estudiantes de la UAH. Ambas listas son dos caras de la misma moneda. Y es peor aun: en el caso Frente Amplio de Izquierda, ellos buscan ganar la federación para ponerla al servicio del eventual gobierno de Michelle Bachelet. Su papel consistiría en intentar controlar y frenar la movilización estudiantil. Y la lista Genera Opción Universitaria es una simple extensión de la universidad-empresa Alberto Hurtado.”

-¿Y sobre qué está fundado el programa de ustedes?

“Crear organización para generar mayores capacidades e iniciativas desde los propios estudiantes. Le llamamos “equipos de trabajo permanentes y transitorios” y se articularían en torno a grupos de labores específicas, como la fundación de un centro de estudios críticos que se ocupe de elaborar en el campo de la lucha a nivel nacional; equipos de propaganda e información constante. Esto es importante para evitar las improvisaciones, que la contingencia no nos sorprenda atrasados, y para mantener un debate fluido de la comunidad universitaria. El objetivo central al respecto es llevar adelante un proceso de acumulación de fuerzas y promover sujetos plenamente concientes en el momento concreto de la acción colectiva. Por otra parte, es un dolor genuino los que nos conduce a terminar con la expulsión de los estudiantes por no poder pagar las mensualidades. Si al finalizar el año no están todas las cuotas pagas, entonces simplemente la persona no puede seguir cursando su carrera al año siguiente. Y hablamos del pago de USD 6.270 anuales. Parafraseando a Charly García, “los compañeros de curso pueden desaparecer” por falta de dinero, sin apelación posible. Ahora bien, a pesar de recibir recursos del Estado y de donaciones, la universidad es una empresa. Por tanto, su dinámica es la ganancia. Entonces estamos planificando la creación de trabajos comunitarios remunerados que, sobre criterios solidarios, logren paliar los costos de la enseñanza como medida de resistencia. El objetivo estratégico continúa siendo la gratuidad de la enseñanza superior.”

-¿Y sobre el costo de los aranceles o el precio de la mercancía-enseñanza?

“Proyectamos el congelamiento (omitiendo la inflación) hasta que logremos acordar una política de financiamiento con la universidad. Pretendemos conseguir frenar la división elitista de las carreras; eliminar los incentivos a la competencia interna de las carreras; generar mejores condiciones de negociación colectiva para la baja de aranceles; regular una distribución igualitaria de los recursos considerando la diversidad que requiere su educación. Por otro lado, a medida que se realiza una efectiva democratización en la distribución de los recursos, queremos demandar en conjunto con las autoridades de nuestra universidad un mayor financiamiento de parte del Estado.”

UNIDAD RIMA CON IGUALDAD

-¿Qué pasa con la organización política general de la UAH?

“Todos los miembros de la comunidad universitaria deben tener la misma validación, de igual a igual, de trabajador a estudiante, de profesor a coordinador, de religioso a laico, de estudiante a estudiante. Nuestra democracia es un grito a la abolición de la lógica patrón-empleado, de la relación capital-trabajo, de la dinámica profesor-receptor, construyendo desde el yo al tú, como del nosotros al ustedes, un gran nosotros digno, sincero y respetuoso. Superando la clásica política de manipulación y mentiras por una realidad donde cotidianamente nos hagamos libres.”

-Las metas son ambiciosas…

“Para lograr nuestros objetivos tenemos que fortalecer las capacidades del movimiento estudiantil desde lo local, como en lo general. Para ello proponemos una inmediata organización territorial (la UAH está en el centro de Santiago de Chile), articulando tanto a secundarios como a universitarios, institutos profesionales y centros de formación técnica; respaldar activamente la reproducción del Movimiento de Educación Privada de Chile, MESUP (http://www.rebelion.org/noticia.php?id=163358); e instalar en la Confederación de Federaciones de Estudiantes de Chile (CONFECH) que no hay universidades públicas, sino que todo el sistema educativo ha sido privatizado.”

UNO SOLO CON LOS TRABAJADORES

-¿Qué ocurre con los trabajadores de la universidad?

“Son víctimas del subcontrato. Creemos que el camino correcto es la solución definitiva de esta injusticia. No se “avanza” con mejoras en las condiciones laborales, ni con cambios de supervisores, sino que con la erradicación total de la empresa que externaliza el trabajo de las funcionarias de aseo.”

-¿Y cómo pueden terminar con el subcontrato?

“Apoyando activamente la construcción de una cooperativa de trabajadores subcontratados que dispute la licitación en contra de las actuales empresas contratistas “Eulen” y “Klin”, evadiendo el tapón que ponen las autoridades hoy con presión estudiantil. Entendemos que la lucha por las condiciones laborales de los trabajadores debe ser llevada a cabo por ellos, y sólo ellos podrán empujar sus demandas realmente. Pero no podemos desconocer que el rol del estudiantado debe, para con el resto de los estamentos, ser solidario, más aun con los trabajadores que se encuentran más abandonados.”

MENOS PAPISTAS QUE EL PAPA

-El Papa argentino Francisco I, el primer sacerdote jesuita en asumir ese cargo, se ha manifestado a favor de los derechos humanos, sociales, de la justicia, la solidaridad, la austeridad, etc., como aspectos prioritarios de la iglesia católica del siglo XXI, y además viene de un país donde todavía las universidades estatales son gratuitas, e incluso las privadas son mucho más baratas que en Chile…

“Me parece que lo que dice responde al discurso tradicional de los jesuitas, que en su relato hasta son capaces de rescatar aspectos de la Teología de la Liberación, pero en la práctica son funcionales a los poderosos, y en nuestro caso, a las lógicas capitalistas del empresariado.”

POR QUÉ METERSE EN COSAS DE ESTE MUNDO

-Hechos los diagnósticos y la propuesta, ¿Qué principios y convicciones esenciales reúnen a los jóvenes de la lista Abajo y a la Izquierda?

“Un financiamiento directamente estatal, comprendiendo que la “gratuidad” no es tal sino que es una forma en que el Estado y sus dueños  devuelven parte de los recursos que los trabajadores han producido. Y la educación como una práctica para la libertad, donde todos se eduquen a todos, sin intermediarios. O sea, una educación con autodeterminación en los contenidos.”

Estas leyendo

Hambre y sed de justicia en la Universidad jesuita Alberto Hurtado