En Tomé

Pescadores de caleta Quichuito de Tomé defienden su espacio de vida y de sustento económico

Inquietud existe en los 120 habitantes de la histórica caleta Quichiuto, de Tomé, ante la existencia de un proyecto inmobiliario en la zona costera donde viven, que significaría eliminar sus casas y construir un edificio de departamentos.

Los representantes de la caleta se reunieron con dirigentes de la Federación Regional de Pescadores de la Región del Bío Bío, Ferepa para comentarles de la situación que enfrentan. Caleta Quichiuto, que data de 1940,  está reconocida dentro de las 73 caletas que existen en la región del Bío Bío y así desean permanecer.

“Nos quieren cambiar a vida”, se lamentan Yerko Maureira, Julio Veas, David Concha, Raquel Silva y Carlos Acevedo, dirigentes de la caleta, quienes indican que han recurrido a distintas instancias administrativas, pero cada día ven, con tristeza y preocupación, que su caleta está quedando reducida a un espacio cada vez más pequeño, mientras a su lado avanzan las obras viales que están cambiando el rostro de Tomé. Aclaran que no se oponen a eso, pero también quisieran que se respetara su espacio de vida y trabajo.

Tanto desde el Municipio de Tomé como de Obras Públicas y el Serviu les han planteado dejar sus casas para construir edificios, otorgándoles  la seguridad que ellos serían los primeros beneficiados con departamentos.

Pero la sola idea los  inquieta. “¿Cómo vamos a vivir en un edificio?“, se preguntan. “¿Dónde van a quedar las redes, las botas, la ropa de buzo, y todos los implementos necesarios para nuestra actividad. Lo que nosotros necesitamos en que nos construyan casas, con sitio. Somos 31 familia y queremos vivienda como las construidas en Dichato y seguir al lado de nuestro trabajo de toda la vida”, coinciden en señalar.

Los dirigentes comentan que en algún momento les plantearon el proyecto de construir una caleta modelo, sin embargo, sostienen que eso solo se quedó en una promesa.

Dicen también que no han tenido apoyo en esta legitima aspiración y reclaman porque en las decisiones que se adoptan, sus deseos y demandas no son consideradas. “¿Donde se ha visto a los pescadores  viviendo en departamentos si toda la vida hemos vivido a orillas de la playa. ¿Por qué se oponen   a lo que aspiramos, cuando no se trata de  una gigantesca inversión ya que solo se trata de 31 viviendas?”, no dejan de preguntartse.

En Caleta Quichiuto  viven 120 personas. Los adultos trabajan en  lanchas,  botes a remo y también son buzos mariscadores que extraen jaibas, almejas y machas. Han desarrollado  el turismo  en el borde costero, ofreciendo viajes en una lancha muy bien dotada y segura para que los veraneantes aprecien las bellas playas  de la comuna de Tome.

Estas leyendo

Pescadores de caleta Quichuito de Tomé defienden su espacio de vida y de sustento económico