La Nueva Mayoría y El Agua

Hace un par de semanas pudimos conocer y cuestionar las propuestas en torno a la gestión del agua de diversas candidaturas presidenciales, en un debate organizado por el Comité Chileno para el Programa Hidrológico Internacional de UNESCO. Sin embargo a este espacio no concurrieron ni la candidatura de Evelyn Matthei ni de Michelle Bachelet. Este fin de semana conocimos el programa de la Nueva Mayoría (Bachelet) y sus propuestas en torno al agua. Nuestra primera reacción como comunidades y organizaciones que estamos luchando por la defensa y recuperación de las aguas es de DECEPCIÓN PROFUNDA, más allá de que en realidad no esperábamos algo distinto ya que entre los principales defensores del modelo actual de gestión de las aguas están prominentes figuras de los partidos que la conforman.

Hace varios días venimos escuchando a un famoso actor hablar de recuperar el agua y que por eso apoya a un candidato a senador y a Bachelet, sin embargo, conocido el programa de la denominada Nueva Mayoría, es evidente que en un eventual gobierno de ellos, el agua continuará siendo objeto de lucro y usura, ya que sus medidas apuntan a mantener la institucionalidad hídrica con “algunas modificaciones”, sin ninguna reflexión profunda acerca de los estructurales problemas de acceso al agua que hoy tienen las mayorías sencillas del país.

El programa en cuestión habla del “mercado” de aguas como un aporte pero que requiere una nueva institucionalidad que le permita cumplir sus fines. Sostiene que el conflicto de las aguas tiene sólo que ver con escasez, para lo que propone un “Delegado Presidencial” para el tema, es decir no hay postura concreta, si nomás bien un “investigaremos” como si no existiera desde hace mucho un diagnostico claro, lo que nos suena muy parecido a las comisiones que en su anterior gobierno hizo con los temas de educación, y similar a la forma en que el gobierno de Piñera abordó la crisis del agua, nos referimos a su delegado para la sequía, Rodrigo Ubilla.  

Las propuestas de Bachelet en materia de aguas son un insulto a las comunidades y los territorios que luchan por su recuperación. La visión de su programa pasa exclusivamente, por modificaciones normativas que permitan administrarlos con menor conflictividad, de esta forma, el agua Derecho humano fundamental, Bien Común al servicio de la vida como sostenemos las comunidades, queda reducida a “recurso hídrico”, el que se podrá priorizar para fines sociales y cuidar para que no genere efectos adversos en el medioambiente. Sin embargo,  si al hacer la lectura de esta propuesta leemos también las propuestas en torno a minería y agricultura, se hace más claro que lo que propone la Nueva Mayoría, es profundizar el modelo que ha enajenado y depredado este bien común.

El 22 de abril del 2013, y por primera vez, miles de personas, hombres y mujeres, marcharon por la recuperación y defensa del agua, el trabajo previo fue fruto del compromiso con la vida de más de 120 organizaciones sociales y ambientales de todo el país, que en conjunto logramos concordar un documento común que fue entregado en el corazón financiero y político del país, las demandas son claras y de sentido común: Fin al lucro con el agua, propiedad colectiva, gestión comunitaria, derogación de los instrumentos privatizadores de las aguas, preservación de las reservas estratégicas de agua dulce, es decir, glaciares, deconstrucción de toda la institucionalidad hídrica y fin a la criminalización y persecución de que son objeto las organizaciones, movimientos y dirigentes sociales que luchan por el agua.

Lo señalamos al inicio, es decepcionante el programa de la Nueva Mayoría en materia de agua, decepcionante porque es evidente que se intenta una vez más invisibilizar la lucha por recuperar el agua, y aún así algunos de sus candidatos intentan sacar réditos políticos de ella; decepcionante porque el programa defiende y reafirma una vez más la propiedad privada del agua que es una de las causas principales de los conflictos; decepcionante también, porque una vez más se pone del lado de los poderosos y no de las comunidades.

En materia de agua no se necesitan nuevos diagnósticos, en materia de agua es fundamental que las mismas retornen a las comunidades, a los territorios, porque como hemos sostenido mil veces, no es posible que los intereses económicos de los políticos y empresarios que lucran con el agua, sean más importantes que la vida, porque de eso hablamos: cuando se privatizan las aguas, cuando se convierten en un negocio, se compromete la vida de las mayorías.

César Correa Valenzuela
Coalición Ecuménica por el cuidado de la creación

Rodrigo Mundaca Cabrera
Modatima

Notas relacionadas

* Consolidar el modelo de lucro y usura con el agua, la propuesta de la Nueva Mayoría por Rodrigo Mundaca

Comunicaciones G80 / MODATIMA

Foto: El Ciudadano.

Estas leyendo

La Nueva Mayoría y El Agua