Huachipato y el acontecer sindical. Segunda Parte: Elementos Coyunturales

El presente año 2013 en la empresa de Huachipato, existió una coyuntura que no dejo indiferente a ningún actor externo a la industria, a la vez genero una gran intranquilidad y sensación de inestabilidad laboral generalizada en los trabajadores contratados de CAP Acero. Los eventos que ocurrieron este año, serán el comienzo de una nuevo tipo de relación laboral para los trabajadores Contratados y a la vez forma parte de la transición de otro periodo para el mundo sindical de los Huachipatinos.

Despidos e inestabilidad laboral

La problemática de los despidos laborales para los trabajadores contratados de CAP Acero fue uno de los primeros hitos que marco el año en Huachipato. Durante el Mes de Abril, Roberto Andraca, presidente de la compañía CAP Acero, en una entrevista que le realizaron en el Diario Financiero, daría el primer anuncio no oficial sobre las readecuaciones que debería realizar Huachipato producto de la poca capacidad de competencia con el Acero Chino: “ las siderúrgicas no son capaces de competir con China. Y eso ha afectado a su fábrica de Huachipato. Ante ellos, señaló que aunque han tomado la decisión de mantenerla, están haciendo severos ajustes a sus procesos, ´en procura de alcanzar un nivel de costos que le permita enfrentar con éxito desafíos cuyo nivel de dificultad supera a las crisis anteriores”.

La causante de los despidos masivos en CAP Acero tendía a ser los reajustes económicos y productivos empresariales que originan la desvinculación de aquella mano de obra que se estimaría con mayor sueldo. Este fenómeno se dio el año 2009 con los exonerados de Huachipato y un proceso similar se gestó este año. En el caso de los despidos del 2009, a los trabajadores desvinculados se les ofreció una serie de beneficios sociales; si no los aceptaban, éstos serían despedidos con las manos vacías. A este mecanismo se le denominó como “renuncia voluntaria obligatoria”, donde los exonerados tomaron medidas legales para poder enfrentar su desvinculación. En dicho año habría alrededor de 230 desvinculados de la industria. En la actualidad, estos mecanismos de despidos siguen ejecutándose, producto de la crisis económica que vive Huachipato y por la negociación colectiva que está en curso. Ante esto, informo el diario “La Crónica”, que han existido 200 retiros voluntarios en los que la empresa les otorga un bono de 2.245 millones de pesos; pero los trabajadores, en conjunto a su Presidenta del sindicato, plantean que si ellos no aceptaban dicho bono, posteriormente no se les otorgaría y de todas maneras se les desvincularía. (La Crónica, 24 de Julio del 2013).

Según lo que plantea Mónica Aguilera, Presidenta del sindicato 1, existirían 100 personas despedidas y 215 personas que renunciaron obligadamente. El mecanismo de la renuncia que plantea la presidenta fue el mismo ejecutado el año 2009, donde a los trabajadores los incitaron a renunciar para obtener los beneficios que les ofrecían, ya que si no los aceptaban después iban a ser despedidos y sin beneficio alguno. Pedro Gutiérrez, presidente del sindicato 2, plantea que hubo 210 personas que renunciaron voluntariamente, con todos los años de servicio pagados, incluyéndose la desvinculación de 53 altos ejecutivos de CAP dentro de este proceso.

Causantes del problema económico de Huachipato

El problema económico que surge en la industria CAP Acero responde a diversas causas. Por un lado, si se analiza la política macro-económica que rige en este país, a partir de los tratados de libre Comercio que se impulsaron durante los gobiernos de la Concertación y que la derecha continuó, hay un problema con el mercado nacional. A partir de una serie de estudios desarrollados por la CEPAL durante la década de 2000, está institución plantea que desde el momento en que Chile empieza ampliar su mercado hacia diversas potencias económicas hegemónicas y las emergentes, se dará un proceso en que las instituciones privadas como públicas deberán aumentar su efectividad para poder ser más competitivas frente al nuevo escenario al que ingresarían. El informe de Alicia Gariazzo del año 2004 plantea que Chile al intentar integrase al mercado internacional debe ser un país competitivo, pero este se caracteriza por tener una escasa capacidad de innovar en la producción industrial, en las tecnologías con que cuenta y las empresas privadas tienden a no privilegiar estas áreas, lo que podría ser complejo en un futuro para ellas si no logran ser competitivas. Este hecho, se ve reflejado directamente en lo que ocurre en CAP Acero, donde los dirigentes de los dos sindicatos plantean que la industria está obsoleta en su desarrollo tecnológico. El problema de la capacidad competitiva, por otra parte, tiende a solucionarse en primera instancia con la precarización del trabajo y la flexibilización laboral. La globalización y el aumento de las importaciones de productos internacionales en el plano nacional, dificulta a Huachipato poder vender Acero dentro del mismo país por los bajos precios del producto importado. Ante esta situación, la primera acción de presión que tomaron los sindicatos con la empresa fue la protesta del 20 de Abril del 2002, cuando los trabajadores de Huachipato bloquearon los caminos aledaños a la industria y usaron el Acero Coreano de los camiones que transitaban por dichas rutas en forma de protesta por el problema del acero Coreano subsidiado que estaba copando el mercado nacional.

Ante este escenario, el Holding CAP estaría optando por privilegiar la producción del área minera en desmedro de la producción industrial del Acero. Es por ello que se dice que Huachipato opto por cerrar ciertos departamentos para reducir la variedad de productos procesados de Acero e incluso estaría comprando acero importado para venderlo bajo el logo de CAP como lo plantea el dirigente del sindicato 1 Luis Carrasco.

Proceso de Negociación colectiva.

El carácter de la negociación colectiva para los trabajadores contratados de CAP este año tuvo peculiaridades y fue una ruptura de la tradición que se llevaba en CAP desde la década de los noventa después de la última Huelga del año 1995. Esto se debe a que por un lado, los dos sindicatos negociaron de forma separada y los resultados de los convenios colectivos fueron totalmente diferentes.

El proceso de negoción colectiva se inició este año con la negociación anticipada, que ha tendido a darse desde mediados de los noventa en Huachipato. En este proceso participaron el sindicato 1 y el 2 en conjunto. Históricamente, por lo que narran los dirigentes del sindicato 1, este sindicato era el que tendía a tener preponderancia en la negociación colectiva y el sindicato 2 tendía a acatar el resultado final de la negociación.

Producto del proceso de inestabilidad sindical que tuvo el sindicato 1, la postura que asumió el sindicato 2 fue de continuar su proceso de negociación sin considerar al sindicato 1 que estaba en un proceso de readecuación. Ante esto el sindicato acepto el convenio y los bonos ofrecidos por la empresa, lo que condujo a modificaciones en las cláusulas de sus contratos laborales que incentivan la instauración de regímenes que facilitan la flexibilidad laboral. Estas modificaciones son el traslado de ciertas asignaciones económicas fijas hacia la implantación de bonos según desempeños laborales y de las metas anuales de la empresa, donde a esto se le incluye el traspaso de la indemnización de años de servicios totales (que era sistema excepcional que poseía Huachipato) hacia la indemnización legal que solo considera 11 años de trabajo en el caso de ciertos trabajadores, considerando que tendrán un reajuste de sueldo según la variación del IPC Anual, más un bono de termino de Conflicto de $1.650.000 pesos. Ante esta situación el presidente del sindicato Pedro Gutiérrez plantearía: “Fue una negociación súper exitosa, de acuerdo a los tiempos que tamos viviendo, una negociación futurista, en donde el desarrollo y la gestión de cada trabajador va a ser súper importante en un futuro”.

En el caso del sindicato 1, el proceso de negociación fue más inestable y sin las mismas resoluciones que el sindicato 2. Esto se debe a que el sindicato que dirige Mónica Aguilera, por el proceso de censura sindical, no siguió el proceso a la par del sindicato 2 y tampoco acepto las condiciones del convenio que estaba imponiendo la empresa. Ante esta situación, la fuga de miembros del sindicato 1 al 2 y por los despidos laborales, el gremio empezó a perder fuerza e influencia, lo que condujo a que este tuviera menos capacidad de incidencia en la negociación con la industria. Finalmente este sindicato buscaría la aplicación de un artículo del código del trabajo que permite aplazar la negociación colectiva para 18 meses más, sin reajuste de sueldos según IPC ni la obtención del bono por término de conflicto. Ante estos, la dirigente Mónica Aguilera y el dirigente Luis Carrasco consideran que el logro de su negociación fue la no implementación de las políticas que permiten el ingreso con mayor fuerza de regímenes laborales que flexibilizan más el trabajo, como ocurrió con las cláusulas que poseen los integrantes del sindicato 2 y el no traspaso de la indemnización total de los años de servicio que poseían los trabajadores de Huachipato a la indemnización legal.

El fundamento que dan los dirigentes sindicales de ambos sindicatos del por qué optaron por dichos caminos diferentes son los siguientes: Pedro Gutiérrez, quien se considera un dirigente gremialista, plantea que este es un proceso de readecuación de las relaciones necesario para la supervivencia de la empresa y que los trabajadores estarán dispuestos a la implementación de nuevas normas mientras la empresa pueda subsistir y lograr las metas económicas necesarias. En su opinión el logro del sindicato número uno se debe al asesoramiento externo que recibió dicho sindicato por agentes que buscan la inestabilidad de la industria lo cual es perjudicial para las buenas relaciones entre los trabajadores y la empresa. En el caso de Mónica Aguilera, plantea que la opción que tomo el sindicato dos se debe a que este acepta las imposiciones que realiza la empresa y las reformas que impulsa pues este es funcional a lo que estipula la industria.

Inestabilidad Sindicato 1 y desplazamiento de la burocracia sindical

El año 2012 se realizaron elecciones de dirigencia sindical que tendrían resultados significativos para el Sindicato 1. Esto se debe a que los trabajadores de CAP votarían por Mónica Aguilera, una candidata independiente que pretendía demostrar el descontento con las directivas tradicionales de CAP que tendían a ejercer un burocratismo en el sindicato y que pretendían sostener el orden social entablado por la empresa. En este escenario, Mónica Aguilera, siendo electa como presidenta, desplazo a los candidatos tradicionales como Medina, Cortez y Mora por nombrar algunos. Está irrupción que tuvo Mónica en su sindicato se debió al malestar que tenían los trabajadores producto de las negociaciones pasadas que realizaron las directivas anteriores que fueron perjudiciales para los trabajadores. Desde el momento en que la dirigente fue electa presidenta del Sindicato, las relaciones al interior de la directiva sindical desde el año 2012 estuvieron sujetas bajo grandes conflictos y su mayor momento de tensión se plasmó con la censura impuesta a su directiva Sindical.

Este hecho fue impulsado por las bases sindicales y aprobado por la dirigente del sindicato ante una serie de hechos que posibilitarían a la dirigencia sindical generar un desplazamiento total hacia aquellos sectores que serían más proclives a un sindicalismo pro-empresa. La censura fue por medio de una votación abierta de los socios, lo cual lo relata el diario el Sur: “La medida había sido impulsada por la propia Mónica Aguilera, a raíz de una serie de disputas internas que habían generado división entre sus integrantes. El conflicto se originó en las medidas de reestructuración que está llevando adelante la empresa y que significarían el despido de trabajadores. Hubo acusaciones cruzadas entre la presidenta del organismo sindical y los demás integrantes de la directiva, sobre todo luego de que estos últimos intercedieran en el retiro voluntario de trabajadores.” (El Sur, 24 de Julio del 2013; pp.8)

La explicación de dicho conflicto la dio a conocer un ex dirigente que prefiere mantener el anonimato, pero que posee un contacto con un miembro de dicha directiva sindical censurada, que le explicó su versión de los hechos. Esto habría ocurrido en el contexto de una reunión entre la gerencia de la empresa y la directiva del sindicato de Huachipato, donde la empresa habría explicado el contexto de crisis que vivía en ámbitos estructurales, económicos y productivos. Frente a estos planteamientos, un miembro de la mesa directiva propuso dos elementos para superar la crisis: 1) Que los trabajadores de 62 años tuviesen la posibilidad de que la empresa les otorgara los 3 años de jubilación que les faltaban para cumplir el ciclo de los 65 años 2) Desvincular a ciertas empresas contratistas de Huachipato. La respuesta de la empresa fue que: “podría conversarse”. Estas propuestas del dirigente sindical, no abarcaban directamente el hecho que se despidieran a los trabajadores, pero las propuestas darían paso a esa fase. Ante esto, la dirigente sindical denunció el hecho en una asamblea y se propuso que se censurara a la mesa, para que de esta forma se diera paso a una nueva elección de directiva, dada la situación de crisis interna del sindicato y de la empresa. Este proceso se dio en el mes de Julio, donde lo que se requería para dicha censura era una Mayoría absoluta, el resultado fue de 617 votos a favor de la censura y de 34 personas en contra. Esto daría paso a una nueva elección donde los dirigentes electos no serían de la tendencia sindicalismo pro-empresa como se daba tradicionalmente.

Preponderancia del sindicato 2 y arrinconamiento del sindicato 1

Este proceso de despidos y de negociación colectiva produjo una re-configuración numérica en ambos Sindicatos. El sindicato 1 el año 2012 poseía alrededor de 1300 asociados mientras que el sindicato 2 para el comienzo de la negociación poseía 215 socios. Para Noviembre del año 2013 el sindicato 1 reduciría su cantidad de asociados a 430 y el sindicato 2 aumentaría sus socios a 750. Este proceso ha sido un hito para Huachipato, pues el sindicato 1 tendió históricamente a ser el preponderante y el 2 era un sector minoritario. Lo que se puede observar con este proceso es que el sindicato numero 1 al momento en que entra en proceso de censura sindical, empezó un traslado de socios masivos hacia el sindicato número 2, proceso que sería ascendente hasta la actualidad.

La explicación de los dirigentes a esta situación la atribuyen a diversas causantes. En el caso de Pedro Gutiérrez, plantea que el resultado exitoso de la negoción colectiva, el bono de termino de conflicto y los problemas políticos que existían en el sindicato uno desmotivaron a los trabajadores el seguir siendo parte de una asociación que no había logrado satisfacer lo que sus socios requerían y que la política les había quitado la sensación de estabilidad laboral con la fraternidad que debería existir entre la empresa y los trabajadores.

Mónica Aguilera plantea que está emigración se debe a que, por un lado el bono de termino de conflicto fue una motivación económica para ciertos trabajadores a trasladarse, al otro lado la empresa ha impulsado una política de terror hacia los trabajadores del sindicato 1 planteando que si estos trabajadores no se cambiaban de sindicato podrían ser despedidos. Este traslado sería impulsado directamente por los supervisores de departamento debido a que estos ejecutarían y motivarían a los trabajadores a realizar dicho transferencia sindical. Esta acción demostraría que el pacto sindicato-empresa, que históricamente se desarrollaba entre el sindicato 1 (la directiva tradicional-burocrática) y la gerencia, sería trasladado hacia el sindicato 2 producto de su preponderancia sindical y por el surgimiento de otros liderazgos sociales en el sindicato 1 que no están dispuestos a seguir la tradición de ser voceros de la industria. Estos traslados bajo amenaza hicieron que la directiva sindical interpusiera un alegato en la dirección del trabajo por prácticas anti-sindicales lo que congelaría el traslado de socios del sindicato 1 al 2, agudizando la relación entre ambos sindicatos.

Consideraciones para el futuro del sindicalismo en Huachipato.

A partir de estos elementos podría afirmarse que el sindicato número 2, el cual fue fundado y tuvo origen en la Huelga de 1991, sería un aliado y un recurso de protección a futuro que utilizaría la empresa cuando las directivas del sindicato 1 pro-empresa fueran desplazas, se consideraría como una agrupación “comodín” para quitarle la fuerza y preponderancia al sindicato numero 1 cuando quisiera golpear la mesa.

Por otro lado, la pérdida de influencia del sindicato 1 en la industria debería impulsar en la dirigencia sindical acelerar el proceso de articulación social con los trabajadores sub-contratados, tarea que no ha sido elaborada todavía. Los trabajadores sub-contratados que se encuentran en condiciones laborales bastante precarias y al no tener una estabilidad laboral provocan que estos estén más estancados en sus agrupaciones debido a la dispersión sindical y a la poca capacidad de acción que poseen estos sectores. Estos trabajadores son trascendentales para Huachipato producto del rol que juegan dentro de las cadenas productivas y por la cantidad Numérica que significan. Se estima que el año 2012 sería alrededor de 3000 trabajadores de este tipo al interior de la industria.

Está alianza social que debería existir entre el sindicato1 de trabajadores contratados y sub-contratados de CAP debería fijarse una alianza de trabajo que se sustente en una colaboración de acciones en post de las demandas sindicales, para que de esta forma puedan utilizar el recurso de la movilización para presionar a la industria a mejore las condiciones laborales y que asegure una estabilidad laboral, así también, para que al Estado sea un interventor económico en la Industria frenando así las políticas macro-económicas de libre mercado que debilitan a la industria Nacional como está ocurriendo en la actualidad.

Foto: Camila Lassalle

Huachipato y la encrucijada sindical

La amenaza de Huachipato y la oportunidad de la Región

Sindicatos en lucha por el No a más despidos en Huachipato

Estas leyendo

Huachipato y el acontecer sindical. Segunda Parte: Elementos Coyunturales