Lula: Asistente social de UdeC, Militante del MIR

Ya han pasado casi 38 años y todavía tu recuerdo me acompaña. Siempre me hago la misma pregunta: ¿Qué será de Neskito?

La Lula”, como le decíamos cariñosamente, había logrado el Premio Universidad de Concepción de su promoción. Era toda orden, método, inteligencia. Donde hubiese caos, con su presencia, la tranquilidad se imponía; “El Nesko”, en cambio, era extrovertido, grandilocuente, de gran vozarrón, teatrero por excelencia: ambos simbolizaban humanamente el ying y el yang: complemento absoluto. En la época en que los conocí, abril de 1973, ya tenían a su pequeño hijo.

Y así fue transcurriendo mi vida universitaria, entre clases, huelgas, tomas, cordones industriales, conflictos políticos y marchas; pues estaba toda la efervescencia de la oposición al gobierno de Salvador Allende Gossens y así nos fuimos acercando, con pasos agigantados, al mes de septiembre, cuando estábamos en plena toma de la Universidad. Me acuerdo que dormíamos allí por turnos, porque estábamos exigiendo, un grupo de estudiantes de distintas carreras, que aumentaran los cupos de las becas alimenticias y la capacidad de alojamiento para algunos compañeros que no tenían casa, ni pensiones ni capacidad económica para sustentarlo …y Lula dio la orden, cual ángel de la guarda, que el casino siguiera funcionando, a pesar de la toma, y que se dieran las cuatro raciones diarias: desayuno, almuerzo, once y comida .Recuerdo perfectamente ,que fueron las comidas más ricas y contundentes que tuvimos en toda nuestra vida universitaria… hasta que llegó la mañana del 11 de septiembre.. tengo reminiscencia que estábamos durmiendo en los altos del casino, a un costado, en unas oficinas que habíamos tomado y transformado en dormitorios. Ahí teníamos una radio a tubos, que todavía funcionaba y la encendíamos para saber la hora. A mi hermana y a mí nos llamó la atención que sólo se escuchaban marchas militares. Nos cambiamos ropa para ir a clases y en ese intertanto nos avisaron que se había concretado el golpe militar, que tanto temíamos; que Allende estaba cercado; que habían bombardeado e incendiado la moneda y que se estaban acercando a la universidad tanquetas para cercarla y detener a estudiantes y funcionarios de izquierda. Desde ese momento empezó la desbandada…todos fuimos, con el corazón en la mano, recogiendo nuestras pertenencias y yéndonos a casas de familiares o amigos para llegar antes del toque de queda, que se había instaurado a las dos de la tarde…todo fue sobrevivir, andar escondiéndose, temerle hasta la sombra y no saber nada ni de nadie…empezaron los famosos bandos con listados de personas, que según el régimen imperante, eran criminales peligrosos, subversivos, vende patrias. Antofagasta se transformó en un lugar de delaciones: nadie confiaba en nadie.

Después del toque de queda empezaban los allanamientos a las distintas casas, y la nuestra, donde habíamos más de 11 estudiantes no fue la excepción .Una noche a mediados de septiembre, irrumpieron, abriendo a patadas la puerta, revisando y volcando todo, so pretexto de las armas que se suponía teníamos guardadas. Después de varias retenciones, en distintas instancias, nos dejaron, torturadas, vivas y en relativa paz…pero no pasó lo mismo con Lula y Nesko.

Escuchamos en la radio, con el infaltable bando castrense, que el 15 de septiembre de 1973, en el camino entre Antofagasta y la Base Aérea de Cerro Moreno “el vehículo donde eran trasportados Elizabeth del Carmen Cabrera Balarriz de 23 años, Asistente Social, Jefa del Departamento de Bienestar de la Universidad del Norte, militante del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR) , Nesko Nenad Teodorovic Sertic, 24 años, austríaco, estudiante de la Universidad del Norte, militante del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR) y Luis Muñoz Bravo, 28 años, estudiante de la Universidad del Norte, militante del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR). … sufrió una avería eléctrica, situación, que aprovecharon estos extremistas… amparados por la sombra de la noche… para tratar de escapar, obligando a los uniformados a disparar”. ..En palabras simples, la habían asesinado a mansalva, junto a su esposo y al otro compañero, pues estaban completamente indefensos, como se constató posteriormente, con el informe Retigg.

Después de mucho averiguar, supe que unos compañeros, los más cercanos, rescataron su cuerpo de la morgue…constataron huellas de fuertes torturas en todo su cuerpo y encontraron en su mano izquierda, fuertemente cerrada, una cadena con su crucifijo: Lula estaba embarazada de 4 meses…trato de imaginarme, inútilmente mientras me ruedan con abundancia las lágrimas: – ¿ qué pensó en esos instantes? Pienso que, por su forma de ser, su último pensamiento se lo dedicó a su pequeño Nesko, rogando por su integridad (eso lo confirma su mano, empuñando el pequeño crucifijo) ,que visionariamente dejó con Luisa, una vecina de confianza; para ir a comprar algunos artículos al Supermercado con su eterno compañero y enamorado. Unidos hasta el final : hasta la tortura ,hasta la muerte …hasta la eternidad.

RELATO DE: MARÍA ROSA RODRÍGUEZ ARAYA

Fuente: Red Charquicán, nov de 2013.

Estas leyendo

Lula: Asistente social de UdeC, Militante del MIR