Eduardo Galeano: A Juan Gelman

Hace poquitos días, hablando del gordo [Osvaldo] Soriano y del negro [Roberto] Fontanarrosa, dije, o más bien comprobé:

alt–A veces, la muerte miente.

Y ahora, lo repito: miente la muerte cuando dice que Juan Gelman ya no está.

El sigue vivo en todos los que lo quisimos, en todos los que lo leímos, en todos los que en su voz hemos escuchado nuestros más profundos adentros.

Nunca encontraremos palabras que expresen nuestra gratitud al hombre que fue muchos, al que fue nosotros y nosotros seguirá siendo en las palabras que nos dejó.

Página 12

Estas leyendo

Eduardo Galeano: A Juan Gelman