Expansión urbana, caos vial y transporte público en el “Gran” Concepción

El caótico, criminal y segregador desarrollo urbano, generado con el único fin: el lucro de las grandes empresas inmobiliarias, tiene en el trasporte público una de sus peores formas de maltrato cotidiano sobre las condiciones de vida de la población. Si por desgracia habitas en San Pedro Sur, Coronel o Lota el maltrato cobra forma de violencia y tortura diaria.

Un poco de historia

La Conurbación de Concepción y Talcahuano comenzó a gestarse con el desarrollo industrial de la Región de Concepción por allá por la década del 50, la migración campo ciudad llevó al desarrollo de múltiples barrios obreros ligados a estas grandes industrias y también de decenas de campamentos o tomas de terreno, este proceso continuó hasta el fin del proceso industrializador que llega tras el golpe militar de 1973.

Tras el golpe el desarrollo urbano de Concepción continuó, eso sí, ahora marcado por una dictadura al servicio de los grandes grupos económicos; comienza la expulsión de los pobres desde el centro a la periferia, los campamentos ubicados en Concepción, comienzan a ser erradicados violentamente, con la utilización de efectivos militares, hacia sectores periféricos o marginales: La Boca Sur del río Bío-Bío, Los Cerros de Tumbes en Talcahuano, el oriente de Chiguayante, proceso que continuará durante la Concertación hacia el norte en Lirquén con la Población la Huasca, en Chiguayante a la Leonera se le sumará Villa Futuro a orillas del Bío-Bío; los barrios populares en San Pedro se extenderán por la costa hacia el sur y la península de Tumbes se llenará de nuevos barrios marginales, todos ellos con pésima infraestructura, sin servicios sociales mínimos y con pésimo transporte público.

A partir del cierre de ENACAR, dos comunas: Coronel y Lota se incorporarán a esta periferia marginal, de esto que algunos llaman equivocadamente el Gran Concepción, desastre urbano donde mal viven ya cerca de un millón de personas. Esta gran urbe que consume la vida de quienes la habitan, con malos trabajos, bajos salarios y un sistema de trasporte público que maltrata a sus habitantes, frente al cual el Transantiago es un verdadero lujo.

La Realidad Actual.

El negocio inmobiliario, que como los otros grandes negocios en este país no paga impuesto y recibe subsidios estatales, ocupó terrenos por la fuerza en dictadura, pero, durante la transición continuó con su política de lucrar a toda costa gracias a la corrupción de los políticos, que hicieron y deshicieron a su antojo. Se pasó por arriba de sitios patrimoniales, hallazgos arqueológicos, reservas naturales, áreas protegidas; zonas donde no se debía construir por el riesgo que implicaba: áreas de inundación, marismas, sobre fallas geológicas, todo ello avalado por las instituciones estatales y municipales. Ciudades enteras se expandieron en la más total anarquía como San Pedro, que ya con cerca de 150 mil habitantes aún no cuenta con un hospital ni cementerio público, a pesar que cada uno de los cruces ferroviarios de su comuna acumula decenas de muertos solo en la última década. Ni hablar de todos los muertos de la ruta 160, cuyos responsables políticos permanecen en la más absoluta impunidad.

La particular situación del trasporte en las comunas de Lota y Coronel.

Por décadas los habitantes de Lota y Coronel se han trasladado masivamente a Concepción y Talcahuano, por diferentes razones y en busca de diversos servicios, salud, educación, también por trabajo, cuestión que se acrecienta con el cierre de las minas de carbón.

El transporte público hacia dichas comunas, y aun peor que el de los barrios marginales de Concepción, Talcahuano, Hualpén, Chiguayante, Hualqui, San Pedro o Penco, ha sufrido la tiranía de las líneas de trasporte al imponer sus propias leyes, que ninguna autoridad ha podido doblegar y de la cual los principales afectados son los pasajeros, especialmente los estudiantes.

Se han impuesto normas como que ningún bus lleva más de 5 estudiantes; los que logran subir son sometidos a diversos tipos de abusos; los buses habitualmente generan tacos y aglomeraciones en calles céntricas de Concepción (Carrera con Tucapel, Prat con Cruz, 21 de Mayo a la altura de la Vega Monumental) y tras mucho tiempo perdido en estos puntos de aglomeración, el taco de San Pedro, la carrera despavorida en la ruta 160 con el saldo de accidentes y muertes, sin que autoridad alguna ponga freno.

La respuesta de los vecinos de Coronel

Resultaba una cuestión habitual tras cada protesta estudiantil en la Avenida Collao, frente a la Universidad del Bío-Bío en Concepción, que los encapuchados se ensañaran con algún bus del recorrido Lota-Coronel, esto que pasó con las protestas estudiantiles en los 80, en los 90 y hoy también tras el 2011, era un signo claro del odio parido de los jóvenes de la zona del carbón con el transporte público de sus comunas, sin embargo era una expresión inorgánica de ira y de rabia, no por ello ilegítima, que no pasaba más allá, en diversas ocasiones se constituyeron coordinadoras de estudiantes de la zona del carbón que exigieron a través de sus federaciones estudiantiles entrevistas con sucesivos Seremis de Transporte para dar solución a sus problemas, cuestión que nunca aconteció.

Este año surgió una cuestión bastante particular, en Coronel se constituyó la “Asamblea Ciudadana por un Transporte Digno” la cual a partir del 17 de octubre ha convocado a diversas manifestaciones en la cual han confluido estudiantes, trabajadores, hombres y mujeres, de diversos sectores de Coronel, para reclamar por transporte digno, no más alza de pasajes, mejor trato a los estudiantes y regularizar el transporte de pasajeros entre la ex-zona carbonífera y Concepción.

El corredor de transporte urbano, principalmente en el Prevetren, ha servido de punto de encuentro y recorrido de las diversas marchas realizadas que animada por batucada dan un carácter de festividad al movimiento. Afianzada por la práctica de las asambleas y encuentros de denuncia, la Asamblea Ciudadana por un Transporte Digno, entró en una nueva fase de discutir las bases programáticas que marquen el sentido de las acciones próxima futuras, sin abandonar las jornadas de protestas. De igual forma una Asamblea similar se está desarrollando en Lota y también han protagonizado acciones demandantes y mantienen la dinámica organizativa.

Es tal lo desastroso del servicio de transporte que la imagen fantasmal del Biotren, un tren urbano de baja calidad en comparación al Metro de Santiago o el Merval de Valparaíso, promesa incumplida de sucesivos gobiernos, aparece hoy como un sueño, una fantasía para los habitantes de estas comunas. La novedad está en la forma asamblearia que se han dotado lo vecinos para luchar por un derecho social, que incide cotidianamente en sus condiciones de vida.

Valga decir que, la comuna de Coronel, también experimenta indiscriminadamente la expansión poblacional; cercana a los 120 mil habitantes y, al igual que las comunas del norte, queda sin espacio para instalación de parques públicos, infraestructura comunitaria, sin dar respuesta a las necesidades de ampliar servicios de atención de salud y mantiene una pésima planificación vial, agravada por la construcción del corredor de transporte público produciendo una segregación entre los habitantes del oriente y el poniente, que en caso de ocurrencia de maremoto sería un completo caos. El único beneficiado, en todo este desastre, es el Terminal Portuario de Coronel, emplazado en lo que fue antaño Playas negras, porque toda ruta lleva necesariamente a sus instalaciones. 

Así las cosas, no queda más que organizarse y hacer valer los derechos y la soberanía ciudadanas, tan majaderamente solicitadas en estos tiempos de elecciones, para proponer soluciones, ya no desde las instituciones, que definitivamente no funcionan, sino, desde esos miles de pobladores y pobladoras que diariamente deben lidiar con las problemáticas de comunas empobrecidas y más encima con los choferes, auxiliares, empresarios y autoridades de Transporte Público, totalmente insensibles frente al clamor por mejorar en algo la vida.-

Fotos: Vecinos del sector Escuadrón de Coronel se movilizan para conseguir una pasarela y condiciones de mayor seguridad en una intersección que ya ha cobrado 11 muertes por atropellos. Enero de 2014.

Escuadrón: Tras 11 muertes por atropellos vecinos han dicho basta

Otra vez: atropello por falta de semáforo.

Violenta represión contra vecinos de Villa Cardenal Silva Henríquez

Muertes en la Ruta 160

Denuncian a Inmobiliaria Los Pioneros

San Pedro de la Paz: Crecimiento sin Desarrollo

AL OTRO LADO DEL RIO.

Proyectos viales en San Pedro: No a los proyectos que atenten contra nuestros vecinos

Crecen manifestaciones por transporte digno en Lota y Coronel

Coronel: Vecinos resisten al voraz progreso

Anuncian tacos por traslado de contenedores en Ruta 160

Vecinos de San Pedro exigen biotrén

Organizaciones agrupadas en la Asamblea Popular Pencopolitana presentaron sus demandas

Vecinos se toman las dependencias del MOP: “exigimos una ruta costera pública”

Problemas de conectividad en una comuna mal diseñada

Asamblea Ciudadana: La organización vecinal para mejorar la calidad de vida de los sampedrinos

Paro comunal en repudio a la privatización de la Ruta 160

Reconstrucción e infraestructura vial: Inaudito TAG en Ruta 160

Vecinos se unen contra los cobros abusivos

Estas leyendo

Expansión urbana, caos vial y transporte público en el “Gran” Concepción