La justicia argentina condenó en 2013 a 130 ex militares y policías represores

También fue el año en que se investigó a más empresarios por complicidad con la dictadura

Al finalizar el año, el Ministerio de Justicia informó que en 2013 fueron condenados en los juicios realizados en diversos puntos del país 130 ex militares y policías por delitos de lesa humanidad cometidos durante la pasada dictadura militar (1976-1983).

Este resultó ser el año con mayor número de condenas desde que en 2003 fueron defintivamente anuladas las leyes de Obediencia Debida y Punto Final, votadas en 1986 y 1987, que permitieron la impunidad en todo el país.

De esta manera son 515 los sentenciados a partir de esta anulación de las leyes del perdón, que dejaron sin efecto las condenas de decenas de responsables de crímenes de lesa humanidad que estaban siendo procesados en el histórico Juicio a las Juntas, que ordenó el primer presidente surgido de la votación popular a fines de 1983, Raúl Alfonsín, de la centenaria Unión Cívica Radical.

Sólo quedaron en prisión los ex miembros de las juntas militares de la dictadura, que luego serían indultados con el gobierno del ex presidente Carlos Saúl Menem en 1989 y 1990.

Los juicios se reactivaron con la llegada del entonces presidente Néstor Kirchner, pero aún faltaba la anulación definitiva de las leyes de impunidad que se discutían en el Congreso y cuyo proyecto como una urgente necesidad envió este mandatario, logrando al final la anulación definitiva por ley, refrendada por la Suprema Corte de Justicia.

Ya no hubo posibilidad de continuar avalando la impunidad que había dejado sin castigo a los responsables de miles de asesinatos, 30 mil desapariciones forzadas y el robo sistemático de unos 500 niños nacidos en cautiverio o secuestrados con sus padres, que fueron desaparecidos.

Más de cien niños han sido recuperados por las Abuelas de Plaza de Mayo, cuya búsqueda continúa.

Lo que marca el Ministerio de Justicia es que desde la reactivación de los juicios, 2013 fue el año en que hubo más represores llevados a prisión por primera vez, con 130 condenados, aunque muchos ya estaban a la sombra por condenas anteriores.

Entre estos 515 sentenciados desde que comenzaron los juicios hay 30 mujeres, de las cuales 19 fueron encontradas responsables del robo de bebés de detenidas en centros clandestinos de detención, quienes fueron desaparecidas luego de dar a luz.

Causó impacto que finalmente fuera sentenciado la semana pasada el ex jefe de policía y de inteligencia de la provincia de Santiago del Estero, Antonio Musa Azar, a quien se imputó el asesinato de una empleada doméstica y torturas a 31 detenidos. Pero no son los únicos crímenes de Azar, sobre el que recaen otros graves delitos, por los que se le juzgará en otras causas.

Lo importante también es que son varios los juicios iniciados este año. El más fuerte, que se continuará con la segunda fase, es el que juzga a los responsables de crímenes y desapariciones cometidas en el contexto de la Operación Cóndor, acción criminal de contrainsurgencia que unió a las dictaduras del cono sur desde noviembre de 1975 hasta finales de los 80. Pero allí se juzgan también los llamados crímenes del pre Cóndor, que fue el ensayo realizado entre los años 1973 y 1975.

En Mendoza se juzgará en 2014 a los 41 imputados por el asesinato de 207 jóvenes. Pero lo nuevo en este caso es que hay cinco ex jueces que por primera vez serán juzgados, como Otilio Romano, quien huyó a Chile, donde pidió refugio, pero finalmente fue extraditado este año.

También debe constar que este fue el año en que más investigaciones de empresarios se han realizado, como Pedro Blaquier, dueño del Ingenio Ledesma de Jujuy, y otros incluso de medios de prensa, y sobre los que habrá de decidir la justicia en los grandes juicios de 2014, por su complicidad y hasta participación en los crímenes de lesa humanidad y en la permanencia de la última dictadura militar que asoló al país.

Fuente original: http://www.jornada.unam.mx/2013/12/30/mundo/026n1mun

Estas leyendo

La justicia argentina condenó en 2013 a 130 ex militares y policías represores