Crónica de Ruperto Concha: Mentiras fáciles

Audio 1

Audio 2

Seguramente Ud también recuerda ese tiempo de la infancia, cuando la abuela nos contaba historias y nos enseñaba cosas especiales. Por ejemplo, aquellos versitos que decían… “La verdad, aunque severa, ¡es amiga verdadera!”

Y por supuesto uno entendía el sentido de eso. Que más vale una mala noticia a tiempo, que una buena noticia falsa. Y, por cierto, que la verdad es una amiga que no traiciona, mientras que, si uno empieza con mentiras, termina enredado, sintiéndose tonto y con la autoestima por los suelos.

O sea, aun siendo niños nos damos cuenta de que no conviene andar con mentiras. Cuando más, alguna mentirilla de emergencia si la situación es desesperada, pero no más que eso.

Y sin embargo, si miramos hacia el mundo, nos parece que la mayoría de los gobernantes nunca tuvieron una abuela y jamás aprendieron que la verdad es una buena amiga.

De hecho, en Nueva York, ayer hubo una patética protesta callejera frente al lujoso edificio de la empresa Fox, de televisión, noticias y entretenimiento.

Ahí, un puñado de personas denunciaba con gritos y carteles que la prensa occidental está mintiéndole a la gente y empujando al mundo hacia una guerra.

Mientras tanto, en Doha, la capital operacional de los gordos monarcas árabes, el más gordo de todos, el rey de Arabia Saudita, le exigió al emir de Catar que cierre y desmantele la agencia noticiosa y los canales satelitales de Al Jazeera, el primero y más heroico de los medios informativos del mundo árabe, que llegó a ganarse el respeto e incluso la admiración de todo el periodismo mundial.

Y el enojo de la obesa majestad saudita no se debe a que Al Jazeera no diga la verdad. Todo lo contrario. Su majestad dice que hay que silenciar a esos periodistas porque están revelando muchas noticias inconvenientes, y, además, le tienen simpatías a la Hermandad Musulmana.

Oiga, y, según el rey saudita, esos periodistas son tan perversos y deslenguados, que, fíjese, han obligado a que el ultra-democrático aunque un poquito golpista general Sissi, de Egipto, a pesar de su sincera vocación libertaria, haya clausurado los canales de televisión de Al Jazeera, y haya metido a los periodistas en las mazmorras militares.

Pero, en fin, nadie se asombra mucho de las extravagancias de aquellos monarcas petroleros, que incluso creen que aprender a manejar un auto vuelve prostitutas a las mujeres.

En cambio sí ha causado asombro que el presidente de Estados Unidos, Barak Obama, haya prohibido a los periodistas rusos la entrada a la conferencia de prensa que ofreció con conjunto con el presidente designado de Kiev, Ucrania.

Pero, ¿cómo?… ¿Acaso Estados Unidos no dice ser defensor de la libertad de prensa, y acusa a medio mundo de no respetar esa libertad?… Es todo un enigma, que al parecer fue contestado por el canciller ruso Sergei Lavrov, quien dijo: Parece que al presidente Obama y a su invitado ucraniano les dio demasiado miedo el paquete de preguntas que los periodistas rusos iban a formularles.

Así, finalmente, aquella conferencia de prensa terminó siendo sólo una nueva lectura del guión de propaganda contra Crimea, contra Rusia, y, principalmente, contra el presidente de Rusia Wladimir Putin, a quien ya están satanizando a extremos realmente conventilleros.

Fíjese Ud. que, nada menos que la revista Foreign Policy, de Washington, principal publicación sobre diplomacia y relaciones internacionales, ayer publicó un enorme titular en que califica al presidente Putin de “matón de cantina, borracho de poder”. ¿Qué tal diplomacia? Bueno le hace el juego al “fuck la Unión Europea”, de la diplomática Victoria Nuland.

Y este asuntito de decir la verdad, le cayó directamente encima al mismísimo Barak Obama, por haber afirmado que el presidente de Ucrania, Víctor Yanukovich, había sido depuesto por no cumplir los términos del acuerdo suscrito el 21 de febrero con los líderes de la oposición y en presencia de los altos representantes de Alemania, Francia, Polonia y Rusia.

Bueno, mostrando mejor educación que aquella gente de Washington, el canciller ruso Lavrov no quiso decir que Obama había mentido. Sólo dijo que Obama se había equivocado al mencionar aquel documento del 21 de febrero, en el cual se establece claramente, y de partida, que el Presidente dispondrá de 48 horas para comenzar a aplicar los acuerdos comprometidos.

Y, bueno, al presidente Yanukovich lo destituyeron apenas 7 horas después de firmado el documento, y lo destituyeron sin someterlo a juicio político y, por supuesto, sin darle ni la menor posibilidad de defenderse.

Lo que resulta verdaderamente abrumador ante la opinión pública mundial es la afirmación de Estados Unidos y la Unión Europea, de que Rusia haya “invadido” a Crimea, y que el plebiscito que en estos momentos está concluyendo en Crimea, sería una violación gravísima al derecho internacional.

¿Querría decir esto que también Estados Unidos y la Unión Europea cometieron violaciones gravísimas al derecho internacional?… Pues ocurre que esas potencias reconocieron como legítimos los plebiscitos que declararon la independencia de Kosovo, en 2008, y la Independencia de Sudán del Sur, en 2011, sin que les importara despedazar territorialmente a Serbia, a la que le quitaron su único acceso al mar, y a Sudán, al que despojaron de la zona donde estaban los yacimientos petrolíferos.

O sea, plebiscito libertario y rompiendo la territorialidad, está bien para Kosovo y Sudán, pero no para Crimea.

Y el asunto va más lejos. Ocurre que dentro de la misma Unión Europea, se ha aceptado como legítima la realización de plebiscitos sobre autonomía o independencia plena que se realizarán en Escocia el próximo 18 de septiembre, y en Cataluña el 9 de noviembre. En ambos casos, los electores decidirán sobre independizarse. Escocia de Gran Bretaña, y Cataluña de España.

Aunque chillando, llorando, amenazando y suplicando, Gran Bretaña ya aceptó la legitimidad de aquel plebiscito. España, en cambio, niega que el plebiscito sea legítimo, y ha pedido insistentemente apoyo a la Unión Europea para declararlo nulo. Sin embargo, la Unión Europea se ha negado a responder.

Por otra parte, Estados Unidos ha denunciado como “invasión injustificada” la presencia de tropas rusas en Crimea, y rechaza como algo inaceptable que Rusia pueda intervenir en defensa de la población rusa o pro-rusa.

Bueno, pues, en 1983, Estados Unidos invadió la pequeña república de Grenada, en el Caribe, aduciendo que debía hacerlo para proteger a los jóvenes estudiantes estadounidenses que se encontraban en la isla.

En realidad, se trataba de algo más de 500 estudiantes que estaban en Grenada, y que no habían sufrido ninguna clase de agresión de parte de los habitantes de la isla.

Estados Unidos envió un batallón de infantes de marina dispuestos a barrer con la resistencia del gobierno izquierdista y pro cubano. Pero los defensores, en su mayoría trabajadores voluntarios, se habían atrincherado y abrieron fuego contra los infantes de marina, que se sintieron desanimados y pidieron refuerzos urgentes.

Entonces Estados Unidos envió otros dos batallones más, junto con un buque para darles apoyo de artillería, y numerosos helicópteros de ataque.

Buen, claro está que ahí sí que ganaron, derrocaron al gobierno izquierdista, y dejaron un saldo de 45 defensores muertos.

¿Fue legítimo que Estados Unidos invadiera Grenada a sangre y fuego, con la figura de defender a un grupo de estadounidenses, pero no es legítimo que Rusia aumente su presencia en Crimea para defender a dos millones de habitantes rusos o pro-rusos?

Y más aún, Rusia tiene derecho, por el tratado de su base naval de Sebastopol, de mantener hasta 25 mil hombres de su ejército en Crimea. Normalmente tiene alrededor de 11 mil y ahora el número aumentó a 16 mil.

Y no han matado a nadie.

El plebiscito de hoy en Crimea podrá decidir su independencia como república, y a partir de eso, las opciones son, una, incorporarse como república federada, a la Federación Rusa. O, dos, mantenerse independiente, vinculada a Ucrania, pero con un nivel de autonomía total. En la práctica, sólo asociada a Ucrania pero soberana en todo lo demás.

En medio de las vociferaciones que incitan a una guerra, en realidad Estados Unidos y Europa ya saben bien claro que Rusia ganó Crimea. Que ya es un hecho consumado y que hagan lo que hagan no tienen cómo alterar ese resultado. Por lo pronto, según informó el Wall Street Journal, ya para el miércoles pasado los inversionistas rusos habían retirado de Nueva York más de 105 mil millones de dólares y al parecer siguen sacando sus inversiones de Estados Unidos y Europa, a fin de disponer libremente de ellas fuera del alcance de las sanciones económicas que puedan aplicar contra Rusia.

Europa es mucho más vulnerable, pues Rusia representa un mercado que el año pasado compró productos industriales, sobre todo de Alemania, por más de 170 mil millones de dólares.

En cuanto al abastecimiento de gas, por supuesto sería doloroso para Rusia perder ese cliente tan importante. Pero para Europa, suspender la compra de gas ruso obligaría a adquirir gas desde puntos mucho más alejados y con mayor costo de transporte, lo que produciría un aumento del orden del 15% en todos los costos de combustible.

Es decir, se cumpliría lo anunciado por Rusia. Sean cuales fueren las anunciadas sanciones, siempre tendrán efecto de boomerang. Harán daño a Rusia, pero harán más daño a Europa y Estados Unidos.

China tiene eso bien claro, y en tono de lástima ha llamado a los gobiernos occidentales a que bajen el tono contra Rusia, y que busquen de veras una manera ventajosa para administrar la nueva situación de Ucrania.

Si no lo consiguen se producirán efectos desastrosos para la economía del mundo entero. De hecho, la inmensa locomotora china ya no podrá seguir llevando a la rastra la economía de los países en crisis, particularmente Europa, Estados Unidos y Japón.

Este año, por primera vez en 5 lustros, el comercio internacional de China fue deficitario. China importó bienes por un valor mayor que sus exportaciones. Y ello se debe principalmente a aumento del poder adquisitivo de la gente china, que ya está siendo un mercado en algunos aspectos mayor que el mercado internacional.

Pero la disminución de las exportaciones trae consigo una disminución de la compra de materias primas. De hecho, China sola compra el 40% de toda la producción mundial de cobre. La disminución de sus compras de cobre ya provocó instantáneamente una caída del valor del metal rojo a menos de 30 centavos de dólar la libra.

Esa es una tétrica noticia para Chile, y pone a la presidenta Bachelet en una situación de mucha desventaja, comparada con la que le tocó a Sebastián Piñera, que gozó de un precio del cobre superior a los 40 centavos de dólar.

Está claro que vienen tiempos de adversidad económica, y que los desatinos geopolíticos de Estados Unidos y Europa sólo agravarán las cosas.

Para Rusia, su alianza con China le asegura este año, entre otras cosas, la venta de centenares de motores y aparatos de alta tecnología para abastecer la construcción de la nueva fuerza aérea china, con aviones equivalentes a los F-35 de Estados Unidos, aunque superiores por no presentar las fallas de los aparatos estadounidenses.

Esas ventas le representan a Rusia un valor lejos mayor que sus exportaciones a Europa, con o sin sanciones.

En su tono tranquilo y quitadito de bulla, China mantiene a Estados Unidos con los pelos de punta. Buques de guerra chinos han expulsado ya varias veces a los buques de guerra filipinos que llevaban abastecimientos para un grupo de uniformados instalados en islotes en disputa. Filipinas ahora tiene que limitarse a lanzarles abastecimientos en paracaídas, con un alto costo y grandes pérdidas.

Estados Unidos, obligado por tratado militar, tendría que intervenir a favor de Filipinas, pero hasta ahora sólo se ha limitado a protestar.

Las opiniones de los economistas con cada vez más sombrías. Incluso en multimillonario transnacional George Soros, gran financista de guerras civiles y derrocamientos, ahora declaró, en Londres, que Europa ya perdió su oportunidad y parece ir rumbo a la ruina y la desintegración.

Y a juicio de un sector importante de la oposición estadounidense, Estados Unidos parece cada vez más cerca del colapso de su economía en un vórtice de hiper-inflación.

Y para ese mismo sector, resulta posible que un fracasado gobierno demócrata pueda buscar la salvación en una guerra generalizada, donde las deudas de Estados Unidos podrían derrumbarse, hacerse humo, en el fragor de las batallas.

Por lo pronto, todas las nuevas potencias están preparándose para una guerra que, al menos, no será este año. Las inversiones en armamento y tecnología de guerra están consumiendo más dinero que nunca. De hecho, hay indicios de que el desaparecido avión malayo, en realidad pueda haber sido escamoteado utilizando recursos de guerra electrónica que hacen “desaparecer” aviones, buques y, por supuesto, misiles atómicos, que se vuelven indetectables a los radares y otros instrumentos.

De hecho, se confirmó que en el avión desaparecido viajaban 12 malayos y 8 chinos, del equipo de ingeniería avanzada de la empresa norteamericana Fresscale, que es contratista del Pentágono precisamente en esa tecnología de desaparición y ocultamiento.

Ya se sabe que el avión no cayó al mar sino que fue desviado, sin que los instrumentos satelitales pudieran detectar sus movimientos.

Quizás el avión aparezca de repente en algún lado. O quizás sus secretos serán escamoteados fuera del alcance de la opinión pública mundial.

Y a propósito de Opinión Pública. En Australia, el gobierno del estado de Victoria aprobó esta semana un proyecto de ley que prohibirá cualquier tipo de protesta pública, aunque se trate de actos completamente pacíficos. Cada persona que participe en una protesta podrá ser condenada a pagar una multa de 750 dólares o dos años de cárcel por el delito de protestar.

¿Qué tal libertad?

No es agradable tener que contar estas cosas. Pero en fin, quizás la culpa la tenga mi abuelita que me convenció con eso de que… “la verdad, aunque severa, es amiga verdadera”.

La Vergüenza

Ucrania y Venezuela

Ucrania

Océanos en quiebra

Destino US post Snowden

Planeta agonizante

Belicismo

“Demografía”

Decadencia de los Imperios

“Lo que dice la ciencia”

“Terrorismo”

“El Dinero”

“Corea”

“Dinero y Guerra”

EEUU: Hacia Un Estado Policial

“Papa Francisco I”

Hugo Chávez caudillo más allá de lo imposible

“Reordenamiento”

“Malas Señales”

Ajedrez Mundial

Estas leyendo

Crónica de Ruperto Concha: Mentiras fáciles