La precarización laboral de Unimarc y el accionar de los trabajadores

Durante el mes de diciembre – en el escenario de las elecciones presidenciales de Chile-, en la región se gestaron movilizaciones interesantes. Por un lado, los pescadores de Talcahuano y Coronel se movilizaron por los bonos de mitigación de los efectos de la sobreexplotación pesquera, mientras que los trabajadores de Asmar sostuvieron una Huelga prolongada, en tanto que los trabajadores de Unimarc tuvieron que enfrentar una ola de despidos masivos por el cierre de locales. Estos trabajadores del Retail, siendo parte de una masa laboral bastante masiva y considerable a nivel nacional y regional, son uno de los sectores laborales que se encuentran en condiciones de trabajo muy precarias, además de  la inseguridad laboral bastante aguda en el transcurso de su trabajo.

Holding Saieh y Unimarc.

Alvaro Saieh es uno de uno de los empresarios Chilenos más influyentes en la economía nacional. Fue un estudiante de ingeniería comercial en la Universidad de Chile y realizó sus estudios de Doctorado en Economía en la Universidad de Chicago, llegando a ser Decano de la Facultad de economía de la Universidad de Chile y Prorrector de la casa de estudios en la época de la dictadura militar. En la década del 70 fue cercano a la Democracia Cristiana. Sin embargo, posteriormente, se asumió políticamente de derecha, llegando a militar en la UDI, pasando a ser parte de los círculos cercanos de Joaquin Lavin.
Saieh, empezó su carrera empresarial en la década de los ochenta ocupando directorios de empresas Estatales. De ésta manera, en el año 1986 sería parte del grupo de “Los Tucanes”, los que serían los asesores directos del régimen militar para impulsar las políticas de privatización en el país. Tras ello, sigue su carrera empresarial por medio del negocio de los Bancos con el Banco Osorno, para luego poder incorporarse a la empresa COPESA y AFP Provida.
Actualmente, este empresario es dueño de COPESA, del grupo Corpgroup encabezados por el Banco CorpBanca y Banco Condell en Chile y es dueño de SMU con las distintas cadenas de supermercados que posee, siendo accionista menor en una serie en empresas de distintos rubros.

La cadena de supermercados Unimarc como empresa surge en el año 1982 a partir de un cambio de propiedad que hubo de una cooperativa de la iglesia católica llamada Unicoop. Este cambio de propiedad sería el primer paso para que esta pequeña empresa empezara a expandirse en distintos zonas de Santiago. Pero, siempre con una pequeña presencia que sería fundamental para constituirse en una industria supermercadista, lográndose en una primera instancia en el año 1985 comprando la cadena MultiAhorro. Esta cadena de supermercados durante la década del 90 hasta el 2007 no lograría estar posicionada dentro de las grandes cadenas monopólicas que controlaban gran parte del mercado del retail alimenticio que eran D&S y CENCOSUD.
Este actor ingresaría dentro de los grupos monopólicos del retail cuando el año 2007 el grupo Saieh se hará propietario de la cadena de supermercados Deca, Bric y Unimarc, para de ésta manera, ya en el año 2008, instalar la compañía SMU que buscaría como objetivo insertarse dentro de estos grupos dominantes del mercado del retail con una estrategia de adquisición e integración de cadenas de supermercados menores o regionales-provinciales.

Ya para el año 2012, ésta cadena de supermercados sería participe del 24% de market share en supermercados de Chile, donde SMU tendría el formato de tienda de alimentos y mejoramiento del hogar y formando parte del retail multiformato poseyendo para el 2013 los supermercados Unimarc, los supermercados-mayoristas DIPAC, ALVI y Mayorista 10, los minimercados de OK MARKET con la mayorista Construmart.

Condiciones laborales y el Retail en Unimarc

En la actualidad, el sector del Retail tiene un porcentaje relevante en lo que es la población laboralmente activa. Según datos de INE, en noviembre del 2013 la fuerza de trabajo Chilena contaría 7.831.000 con puestos de trabajo, de donde los trabajadores de 1.607.000 trabajarían en el sector del comercio al por mayor y al por menor (retail). El promedio del ingreso que reciben los trabajadores del Retail en las capitales regionales según un estudio realizado por la misma institución, sería $248.000 mensuales.

Los trabajadores de Unimarc en la octava región se encuentran sujetos a condiciones de trabajo bastante precarias producto del ingreso económico que tienen, los tratos recibidos y por la flexibilización de su trabajo.  El sistema de su sueldo establecido a partir de la ultima negociación colectiva de diciembre del 2013 consiste en que los trabajadores de Unimarc poseen un ingreso fijo que es el equivalente al sueldo mínimo establecido por el Estado, acompañado de un bono de presentismo de $14.500 pesos más, un bono de transporte de $21.500 para los trabajadores full time. El ingreso variable de los trabajadores, que es aparte del fijo, son los bonos por asignación de pérdida de caja, bono de inventario general, bono de reemplazo y las horas extraordinarias. Esto vendría acompañado de una serie de beneficios sociales que entregaría la empresa acompañada de otros establecidos por la ley; los bonos por hijo, becas de hijos estudiantes, asignaciones por matrimonio o nacimiento, etc.

Si se considera solamente el ingreso fijo que tienen los trabajadores full time de Unimarc, su ingreso sería solamente de $246.000 mensuales.  Estos sueldos serían establecidos por RRHH de la institución. Este sistema de sueldo sería parejo para todos los trabajadores de Unimarc, a excepción de los administradores de los locales. Si se comparan estos sueldos con los que reciben los ejecutivos de está compañía, la diferencia y las desigualdades socioeconómicas son sumamente descriteriadas, donde el sueldo de 11 ejecutivos de SMU ascendía a M$ 1.922.509.

La relación que tienen los trabajadores de Unimarc Concepción es bastante conflictiva con la empresa según lo que plantean los trabajadores; producto de que la empresa tiene una política laboral donde dan facilidades y no restricciones a los administrativos-supervisores de los locales para tener malos tratos con los trabajadores o sujetarlos bajo condiciones de sobre-explotación. Bertylda Lara, dirigenta del Unimarc Concepción, sostiene que los administradores de los locales tienden a sostener relaciones negativas con las dirigencias sindicales y con el personal de la empresa debido a que, por un lado, tratar de anular los espacios de dialogo entre estos con los dirigentes y porque a los trabajadores les sobrecargan de trabajo y realizan malos tratos. A la vez, la empresa frente a los reclamos sindicales o de los trabajadores que realizaban sobre el desenvolvimiento de los roles y el actuar de los administrativos, la empresa tiende a no generar modificaciones sobre los supervisores debido a que estos al observar la productividad de los locales, lo consideran como un cumplido. Esos supervisores que evalúan y organizan el trabajo, al existir poco personal, sobreexplotan a los trabajadores exigiéndoles más productividad al momento de trabajar y extienden los horarios de trabajo debido a la política de la empresa de utilizar poco personal.

Este año, se cumplía el plazo del anterior contrato colectivo que tenían los trabajadores con la empresa en el caso de los sindicatos Gómez Carreño, Concepción y Hualpén,  lo que implicaba que 552 personas tuvieran la posibilidad de aumentar sus ingresos. El 4 de noviembre, cuando el sindicato presentó su proyecto de contrato colectivo, la empresa ofreció solamente un aumento de sueldo de $12.000 pesos y que el sindicato debía establecer en que cláusula se establecería ese dinero. Para el 23 de diciembre, cuando se firmaría el contrato colectivo, la empresa firma otro acuerdo con los sindicatos que afirmaba la misma oferta que se había establecido el 4 de noviembre más el reajuste de los meses de junio y diciembre de los sueldos bases, más los bonos y asignaciones según la variación del 100% del IPC. Los sindicatos, en este escenario, se vieron imposibilitados de utilizar la huelga como mecanismo de presión debido a la posibilidad real de los cierres de locales que ya se ejecutaban.

Problema de los despidos y cierre de Locales

La problemática de los despidos tiende a estar presente en el sindicalismo de esta empresa del Retail desde el año 2012. Dicho año comenzarían los cierres de locales y se concentrarían principalmente en la cadena Bigger. A la vez, este año se realizaron distintos despidos en variados locales debido a que se buscaban el ingreso de trabajadores que pudieran trabajar part time.

Bernado Neira, dirigente del Movimiento No + AFP y asesor de los sindicatos Unimarc del gran Concepción, considera que esto se debió a que “la empresa planteó que era que la Superintendencia de Valores y Seguros había resuelto que era necesario cerrar un número de alrededor de 70 locales en el país para no afectar el equilibrio y participación en el mercado de otras cadenas como CENCOSUD y LIDER… El grupo Saieh busca regularizar la situación de pago con sus proveedores, volviendo sus relaciones comerciales a una completa normalidad luego de la adquisición de Supermercados del Sur que produjo una serie de equivocaciones de la propia administración que hicieron caer las ventas y los resultados operacionales.”

Esta reestructuración económica de la empresa SMU, puede apreciarse en distintos archivos de prensa, así como de la misma empresa durante el año 2013, en donde figuran problemas económicos que afectarían su estabilidad.
El 23 de septiembre en un articulo de El Mostrador se plantearía una perdida de patrimonio de SMU en el segundo trimestre que fue de 468 millones de dólares.  Justamente, de forma previa a éste archivo, la empresa el día 27 de agosto en la presentación de junta de tenedores bonos de SMU, se plantearía que ante el problema de proyectar al largo plazo económicamente la empresa, está debía incentivar un plan de competitividad y de mejora de la información al mercado. Ante esto, la  misma empresa plantearía que se cerrarían 70 locales debido a las bajas proyecciones económicas que tenían y otros 20, porque el tribunal de defensa de la libre competencia por problemas de monopolio en ciertas comunas.

Estos cierres de Locales -70 a nivel nacional-, para el mes de diciembre dejaron alrededor de 7 mil personas sin empleo. En el caso de la región, cerraron 6 locales de las 69 existentes el 6 de diciembre. El proceso de los despidos generó algunas complicaciones para los sindicatos para enfrentar está arbitrariedad que impuso la industria, debido a que en el caso de los sindicatos que estaban en proceso de negociación colectiva, a los trabajadores se les despidió. Sin embargo, se les siguió pagando los sueldos hasta el 23 de enero debido al fuero que poseían, lo cual imposibilitó que se pudiera acoger la problemática planteada por los dirigentes. Ante esto, la empresa tampoco accedió a trasladar a dicho personal a otros locales, debido a que se seguía teniendo la lógica de abaratar costos y de aumentar la productividad de los trabajadores aunque existiera la escasez de personal.

Organización sindical y sus proyecciones

En la actualidad en el gran Concepción hay alrededor de 30 sindicatos Unimarc que están agrupados bajo una organización de Hecho llamada “Agrupación de sindicatos Rendic Unimarc 8° región”. Está organización surge el año 2011 y luego de una fallida experiencia de participación en una Federación de supermercados Bigger, 2 sindicatos de Concepción y Talcahuano comienzan un trabajo con dirigentes de al menos otros 4 sindicatos de Chiguayante y Coronel para constituir la Agrupación de Sindicatos Bigger-Unimarc. Está organización de hecho se articula según Bernardo Neira “para abordar problemáticas comunes de los trabajadores de la cadena como la estabilidad laboral de los Full-time, pago de beneficios a los part-time, seguridad en el trabajo, y en el 2012 enfrentar los despidos masivos que SMU realiza en conjunto con los cierres de locales.” Ésta organización de hecho, funciona de una forma bastante horizontal  en la toma de decisiones plantea Bertilda Lara, lo cual ha traído el beneficio de que no existan tantas atribuciones en la toma de decisión para los voceros de la organización. Anteriormente,  cuando ciertos sindicatos se agrupaban bajo federaciones generaba que la relación fuera más piramidal, lo que a la larga dificultaba las relaciones en relación a la toma de decisiones.

Lo interesante de ésta agrupación sindical, es que muchos de sus dirigentes son parte de una nueva generación de dirigentes que están por la conformación de un sindicalismo de nuevo tipo, que opta por abandonar los vicios del burocratismo, el autoritarismo, la corrupción y el egoísmo con otros sindicatos o movimientos sociales. Es por ello, que ésta agrupación y ciertos sindicatos como el de Concepción o de Hualpén desde el año 2012 iniciaron un proceso de formación sindical para poder mejorar su conocimiento relacionado a las problemáticas laborales por medio de una capacitación con la colaboración de Bernardo Neira y otros profesionales para los dirigentes y sus socios sobre los derechos laborales, problemáticas de las AFP, conformación del grupo económico de Saieh, entre otros. Por otro lado, una fortaleza que tiene ésta agrupación, es que logra ser cohesionada entre los dirigentes al momento de impulsar movilizaciones o acciones al momento en que estos se ven afectados por diversos problemas. En cuanto a la debilidad de la agrupación, es que el cumplimiento de las responsabilidades, no es pareja entre los sindicatos, por tanto no se toman como obligación y beneficio colectivo debido a que se privilegian los sindicatos propios, asegura Bernado Neira. Por otro lado, Bertilda Lara asegura que falta más compromiso de la agrupación como tal de participar de movimientos más amplios de los trabajadores debido a que se toma como prioridad la agrupación, pero no la participación de otros movimientos.

Ésta agrupación está en proceso de definición debido a que se entró en un proceso de discusión sobre como se podría conformar ésta en una organización de derecho. Ésta agrupación podría ser una una federación sindical o un sindicato inter-empresa. A pesar de que no existe una definición clara ante ésto, se tiene la perspectiva de institucionalizar más la agrupación pero, con bastantes temores por las experiencias fallidas que se han tenido.

Lo que se puede concluir, es que en la actualidad hay distintas agrupaciones sindicales de variados rubros que han optado por agruparse bajo organizaciones no reconocidas por el Código del Trabajo, debido a que se prevalece el generar organizaciones que no se sujeten al derecho y que prevalezcan una mayor horizontalidad en la toma de decisiones. Lo anterior, es para que no exista el problema de que ciertos dirigentes se tomen atribuciones que no responden a los intereses colectivos. Estos casos se pueden ver en lo que es la “Unión Portuaria del Bio Bio” con la “Unión Portuaria de Chile”, el “Consejo Nacional de Defensa del Patrimonio Pesquero Artesanal” en un comienzo y en este caso la “Agrupación de sindicatos Rendic Unimarc 8° región”.

Estas leyendo

La precarización laboral de Unimarc y el accionar de los trabajadores