Nuevo Reglamento de SMA permite la incorporación de privados a fiscalización y certificación ambiental.

Este 18 de marzo, la Superintendencia del Medio Ambiente promulgó un nuevo reglamento de “Entidades Técnicas de Fiscalización y Certificación de Conformidad Ambiental”, lo que como se indica en su propio comunicado “inicia el proceso de autorización de “terceros acreditados”, como por ejemplo los laboratorios, que podrán realizar funciones de Fiscalización y Certificación Ambiental.”

Según indica la SMA, “Esto permitirá ampliar la capacidad fiscalizadora de la SMA, así como también la calidad de la información generada para el seguimiento de proyectos”.

Lo cierto es que el nuevo reglamento sigue con la lógica de externalizar servicios, en el sistema público. En vez de invertir a largo plazo en el crecimiento de la infraestructura y la mejora de la fiscalización ambiental en la Superintendencia, se entrega esta tarea a entes privados.

A esto cabe agregar que hay bastantes antecedentes para dudar de la credibilidad de las instituciones privadas, sobretodo en el aspecto ambiental, pues muchas de las mismas empresas contaminantes están relacionadas o derechamente financian instituciones “ambientales”, académicas o laboratorios.

Lo que suena como una gran iniciativa para la incorporación de terceros en fiscalización, esconde en el fondo el ingreso de empresas contratistas a labores delicadísimas, que debieran estar en la estructura del ministerio y bajo el seguimiento de la comunidad.

A ello se le suma también, la dudosa calidad de los empleos que proporcionan las empresas contratistas. La entrada de transnacionales contratistas que en ocasiones ni siquiera pagan los salarios – como ocurre con los trabajadores de las obras en la Ruta 160- ha sido gracias a este tipo de concesiones.

Pero este tipo de “descuidos” parecen ser parte íntegra de la “Nueva Mayoría”. Pues, además de contribuir a la pérdida de credibilidad en la fiscalización ambiental con el ingreso de privados, también el nombramiento de autoridades ambientales lobistas de empresas contaminantes sepulta las “buenas intenciones”. Al Subsecretario del Medioambiente Marcelo Mena, asesor de Australis Power -encargado del proyecto Octopus- se le sumó el nombramiento de Cristián Franz como Superintendente del Medioambiente -asesor de Barrick Gold, Agrosuper y las mineras de los Luksic.

Estas leyendo

Nuevo Reglamento de SMA permite la incorporación de privados a fiscalización y certificación ambiental.