Organizaciones de Curanilahue continúan movilizaciones ante negativa al diálogo del Municipio.

El viernes 7 de marzo en la comuna de Curanilahue se inauguró el nuevo edificio de la Municipalidad. El evento no estuvo exento de polémica pues un grupo de personas se manifestó frente al Municipio y autoridades regionales por unas serie de demandas no resueltas.

Tras el terremoto del 27/f hubo varias de organizaciones de damnificados que denunciaron, año tras año, que había más de 500 familias damnificadas no reconocidas como tales por el gobierno. Una parte de estas familias también era de Curanilahue quienes formaron un nuevo comité de vivienda de damnificados no reconocidos. Es decir, son vecinos que decidieron organizarse pues, a pesar de se damnificados, no tienen solución a su problema habitacional.

Hay también, una serie de familias que tienen problemas con la regularización de los títulos de dominio en la Población Rayen Antu. A lo que se suma el ya histórico problema de precariedad laboral.

En la manifestación fue detenido nuevamente Alex Aburto, dirigente del movimiento social de Curanilahue. Esta vez también fue detenida su esposa Lorena.  Según señala un comunicado de los vecinos sobre la detención “para detenerlo argumentaron desacato, pero según la orden judicial que prohíbe el acercamiento (la que por cierto, se encontraba a 2 días de su vencimiento) contempla que “para que se considere un desacato, debe haber intención manifiesta de acercarse a la autoridad o su lugar de trabajo”

La situación del Alex Aburto es compleja, pues en los últimos meses se le ha menoscabado en su trabajo a través del despojo de su cargo de capataz, la disminución de sueldo, el confinamiento a trabajar aislado de sus compañeros y por supuesto, las detenciones.

Según señala a Resumen Cristián Novoa, de la Agrupación El Semillero, se ha establecido una verdadera barrera al diálogo con el municipio, pues cuando los vecinos organizados finalmente lograron una reunión con el Alcalde, la autoridad edilicia decidió salir de vacaciones. Y por otra parte, las acciones contra Aburto indicarían que se prefiere judicializar la manifestación, antes que atender las razones de los movilizados. “Esta ocurre [la judicialización], entre otras cosas, cuando las autoridades no se abren al diálogo, prefiriendo utilizar los medios a disposición para enjuiciar a quienes protestan, se manifiestan, o simplemente reclaman.” enfatizan.

Muestra de esta actitud indican, es lo que sucedió con el comentario que realizó sobre el Alcalde un vecino en Facebook. “El concejal UDI Cristian Gengnagel, quien en un foro (Facebook Curanilahue de Corazon) en el que un comentarista hace imputaciones al alcalde, no duda en contestar que los abogados de la municipalidad fueron notificados para estudiar acciones legales, es decir, para estudiar la judicialización del reclamo. “ El Concejal es hijo del Alcalde Gengnagel. Si bien dicen no compartir las palabras del mensaje, si les parece cuestionable la actitud del edil frente a un comentario.


La personalización y judicialización de las problemáticas de las organizaciones movilizadas parece ser la estrategia desde el municipio para unos vecinos largamente postergados. Una actitud matonezca, señalan, pues las demandas de los curanilahuinos no son antojadizas, y fundamentalmente se relacionan con el problema de la vivienda y los empleos.

“Son intentos por ocultar tras la figura de un dirigente, importantes demandas de los vecinos de Curanilahue.” indica Cristián Novoa, tras mencionar que las vacaciones del Alcalde se concatenan con una serie de reuniones negadas. Entre ellas la negativa del alcalde de sentarse a conversar por encontrarse Alex Aburto en ella.

Desde el día 30 de Diciembre, cuando las organizaciones sociales se movilizaron, a la actualidad, aún no hay asomo de posibles soluciones. Por ello anuncian nuevas movilizaciones en el corto plazo.

Relacionados:

Organizaciones acusan hostigamiento por parte de la municipalidad

Curanilahue se moviliza para solucionar sus problemáticas

Estas leyendo

Organizaciones de Curanilahue continúan movilizaciones ante negativa al diálogo del Municipio.