En Salud

Piñera chutea Ley Monsanto devolviéndola a Bachelet

El gobierno de Piñera y el senado lograron el  4 de marzo de 2014 devolver la Ley Monsanto a Bachelet, cambiando  el orden de la tabla a minutos del inicio de la sesión. Por ello, la nueva consigna del movimiento por la defensa de la semilla es exigir al gobierno de Michelle Bachelet el retiro de este proyecto, cuya revisión anunció en su campaña. La Ley Monsanto ya no será discutida por este Senado que en su penúltimo día se abocó a temas como la Ley de TV digital y la discusión de la situación política en Venezuela y mañana tampoco lo tiene contemplado.

Los ciudadanos que nos manifestábamos en el exterior del Congreso y nos aprontábamos a ingresar a la sesión, nos enteramos por celular, que la Ley Monsanto (Obtentores Vegetales) no se discutiría ni ese día ni el miércoles, fecha en que cesa en funciones el actual Senado. Otras eran las urgencias e intereses al interior del Senado, donde todo se cocinaba y negociaba en los pasillos, mientras que en la sala de sesiones era difícil que hubiera quorum para sesionar y/o votar. El cambio de la tabla  es una práctica habitual, nos dicen, pero ello da cuenta también del desinterés de los senadores en general, respecto del tema que nos preocupa.
El gobierno y los legisladores partidarios de regalar el patrimonio genético del país, lograron su objetivo: que la Ley Monsanto no fuera rechazado durante la administración de Piñera,  pasando la pelota al nuevo gobierno, cuya Presidenta en rigor es la autora de una iniciativa cuestionada ampliamente  incluso por los senadores de su coalición. Esta forma de gobernar y de hacer las leyes “por secretaría”, sin claridad de cómo continúa el proceso, genera repudio en las organizaciones sociales movilizadas que sin embargo están decididas a impedir el triunfo de esta estrategia distractiva de quienes manejan las leyes del país. La web oficial del senado anuncia ahora que el nuevo senado iniciará su trabajo discutiendo la Ley de Alcoholes. Por otra parte, ya se iniciaron en la cámara alta las conversaciones para dar viabilidad a las 50 medidas y sus respectivos proyectos de ley prometidos por Bachelet como debut de su gobierno.

Desconfianza ciudadana

La lógica indicaría que el proyecto deberá ser retirado, pues otras serían las urgencias de Bachelet,  pero la desconfianza ciudadana es tal que muchos sospechan que habrá nuevas maniobras para recolocar el proyecto en momentos que la atención pública esté volcada a un partido de fútbol, por ejemplo. Luego de la Presidenta Bachelet, será  la senadora Isabel Allende, nueva Presidenta del Senado,  quien deba tomar decisiones al respecto bajo la mirada vigilante  del amplio movimiento de defensa de la semilla que se ha ido conformando desde que saltó a la luz pública la aprobación por el Senado, del convenio UPOV 91. James Anaya, relator especial de Pueblos Indígenas para Naciones Unidas  conocerá por otra parte la denuncia presentada por organizaciones indígenas contra el Congreso de Chile por no haber sido consultadas en la discusión de un proyecto que vulnera sus derechos, haciendo caso omiso del compromiso contraído por el Estado de Chile al firmar el Convenio 169 sobre derechos de los pueblos indígenas.

Hasta Valparaíso llegaron nuevamente en la tarde del martes 4, integrantes de la campaña Yo No Quiero Transgénicos en Chile,  dirigentas de ANAMURI, la Asociación Nacional de Mujeres Rurales e Indígenas, la Agrupación Ecologista de Aconcagua, RAP-AL, Tierra Nueva, la Revolución de la Cuchara, la organización estudiantil UNE, Ranquil, la Red de Semillas Libres, Nutrition on Line,  Proyecto Dedos Verdes, el Partido Ecologista de Valparaíso, Colectivo Ecológico,  y diversos defensores de las semillas libres de patentes, transgénicos y plaguicidas. Las organizaciones expresaron su firme voluntad de continuar en la lucha por la defensa de la semilla. “Este senado fue el que aprobó el convenio internacional UPOV 91 que privatiza la semilla campesina y cuya promulgación logramos detener  al difundir y alertar sobre sus consecuencias, impidiendo hasta ahora la aprobaciòn de la ley Monsanto ligada al convenio.

Así fue como el UPOV 91 quedó sin promulgarse.  Ahora la Presidenta Bachelet tendrá que retirar el proyecto que envió en su anterior mandato, es lo que exigiremos, porque además en su campaña se comprometió a velar por la soberanía alimentaria y defender la semilla campesina”, expresaron en sus intervenciones voceros de la campaña Yo No Quiero Transgénicos.  “Michelle, Michelle, retira la ley!” fue uno de los cantos en la jornada. Una columna de manifestantes detuvo el tráfico frente a la plaza O’Higgins explicando a los transeúntes  la  lucha en defensa de la semilla campesina, amenazada por transnacionales como Monsanto y Dupont Pioneer, entre otras  semilleras que producen en Chile semillas híbridas y transgénicas y serían beneficiadas al lograr el monopolio de la venta y comercialización de estas. 
En Valparaíso, los pasos peatonales de Pedro Montt con Uruguay fueron ocupados con tambores, cánticos, pancartas, carteles, recibiendo aplausos y bocinas de los vehículos confirmando que  esta lucha es transversal, y pertenece a [email protected] En Valdivia y otras ciudades y localidades se realizaban también actividades de rechazo a la Ley Monsanto, enviando un claro mensaje a los legisladores y el gobierno  entrante.

Chile: Resistir la “Ley Monsanto” es decir No a los transgénicos

Unas cuantas verdades sobre la “Ley Monsanto”

¡Murieron las semillas suicidas! …por el momento

Marcha: “Fuera Monsanto, fuera el veneno de nuestra comida”

Estas leyendo

Piñera chutea Ley Monsanto devolviéndola a Bachelet