Corte desestima solicitud de reapertura de investigación del caso Óscar Arros Yáñez.


Hoy lunes 7 de abril, la Corte de Apelaciones de Concepción desestimó la petición de la abogada del programa de DDHH del Ministerio del Interior Patricia Parra, de reabrir el sumario investigativo del caso Óscar Arros Yáñez, cerrado por el Ministro Carlos Aldana que concluyó con la imputación por homicidio simple del capitán de Fragata Arturo Calderón Passalacqua, dejando libres de cargos al resto de participantes en el hecho Luis Alberto Ríos Salamanca y Osvaldo Harnish Salazar, este último condenado por el asesinato de Rudy Cárcamo, militante del MIR de Talcahuano.

La intención de la abogada era que el homicidio fuera con la característica de calificado y no simple, como se estableció, pues fue ejecutado con alevosía, debido a que Óscar estaba completamente indefenso y desecho por los golpes y torturas. Por otra parte, se quería incluir la figura de secuestro en la causa, pues Óscar fue sacado de su lugar de trabajo por agentes civiles de la Dictadura.

Óscar Arros Yáñez fue un trabajador lotino de Enacar, de la maestranza del Pique El nuevo. Militante del MIR, y además estudiante de 3º año de Ingeniería Mecánica de la UTE. Arrendaba una casa junto a su familia en Lota, en la Avenida El Chiflón -actualmente población Villa Los Héroes, creada por la dictadura tras la erradicación del antiguo emplazamiento-, a metros del Chiflón del Diablo.

Óscar fue detenido el 26 de septiembre de 1976 en su lugar de trabajo. Fue trasladado al campo de detención El Morro donde fue sometido a interrogatorios y tortura. El 27 de septiembre fue llevado a Lota con la excusa de buscar armas y con la intención de que delatara a sus compañeros, más sin lograr quebrarlo. La bestialidad de los agentes de la dictadura incluyó el haberlo llevado a su hogar, obligando a su compañera Nery Neira a cambiar de ropa a Óscar, donde observó las múltiples heridas de su pareja -incluso le habían sacado las uñas de los pies- mientras los  cargaban en sus brazos a su hija de un año.

Fue trasladado por distintos lugares de Lota, hasta que finalmente fue ejecutado por Calderón Passalacqua. Lo inverosímil de la versión del imputado, es de la misma magnitud que la decisión de no incluir en el sumario la tortura y el secuestro: Arturo Calderón Passalacqua habría declarado, en conjunto con sus compañeros del CIRE (Centro de Inteligencia Regional), que Arros había intentado quitarle su arma de servicio, por lo que procedió a disparar. Lo cierto es que los informes de la época datan de un ser humano desecho por los golpes y la tortura, completamente indefenso.

Óscar fue arrojado en las afueras del Hospital de Lota, donde los funcionarios lo cargaron ya muerto. Por suerte y más allá de lo que plantea la justicia  de nuestros días- que viste de impunidad a muchos de los criminales de la dictadura- , realizaron la autopsia de rigor antes de que su cuerpo desapareciera, lo que permitió que su familia luchara por la verdad, y le siguiera las pistas a los criminales durante todos estos años.
Hoy Óscar, por este motivo, no es un detenido desaparecido y sus familiares y compañeros han logrado  tras duras trabas reponer en la memoria colectiva, su valiosa figura.

Relacionados:


Asesinato de Oscar Arros: La verdad irrumpió, ahora solo queda hacer justicia

Reconstituyen ejecución del mirista lotino Oscar Arros

Oscar Arros Yañez: La verdad irrumpe

ANCLA 2, a la cárcel

Condenas a criminales CNI

[Matanza de la Vega Monumental] Justicia sigue lerda y sorda

En Santiago, detienen a tres ex agentes de CNI

Asesinos de Rudy Cárcamo son notificados de su condena

Estas leyendo

Corte desestima solicitud de reapertura de investigación del caso Óscar Arros Yáñez.