Declaración Pública FUR UdeC ante segunda vuelta en las elecciones FEC 2014

A los estudiantes de la Universidad de Concepción, y a la comunidad universitaria en general:

El presente proceso de elecciones para Federación de Estudiantes UdeC, ha permitido a los integrantes de la Lista D “Todxs Caminando” el paso a segunda vuelta con la cifra de 1421 votos, contra los 1736 votos del gremialismo. Ante dicho resultado felicitamos a nuestros pares de la Lista D, que desde una construcción política revolucionaria y de izquierda accederán a segunda vuelta; para ellos vaya nuestro más fraterno y rebelde saludo, y desde ya  les deseamos el mejor de los éxitos en el desarrollo de lo que resta de campaña y en las próximas votaciones, en que esperamos se alcen como ganadores.

En ese sentido, sin mayores rodeos, declaramos nuestra adhesión en segunda vuelta por el proyecto federativo de “Todxs Caminando”, llamando públicamente a nuestros compañeros y compañeras de la universidad a votar por dicha Lista los días 14 y 15 de abril, en el entendido de que como futura Mesa FEC garantizarán la continuidad de la construcción y conducción del ideario y propuestas del Movimiento Estudiantil, la permanente agitación y defensa del programa mínimo de reivindicaciones del estudiantado chileno (Educación Gratuita, Democrática y de Calidad) así como también de los intereses y necesidades inmediatas de estos, y lo más importante, seguir dotando de contenido político emancipatorio las luchas estudiantiles a la vez que servir de  fuerza auxiliar de las demandas del Pueblo, principalmente en la VIII Región.

Este apoyo lo clarificamos en los mismos términos de nuestra declaración con fecha 7 de abril: dentro de la Federación como fuera de ella, y tanto en espacios locales (carreras y facultades) como extrauniversitarios.

Nuestro apoyo se enmarca en dos sentidos: en primer lugar, desde el diseño organizacional de nuestra herramienta política, concebida hacia el despolitizado y el desorganizado, lo que nos ha proporcionado  la construcción de alianzas políticas en el seno de un no despreciable espectro de la izquierda, independiente de las diferencias ideológicas, permitiéndonos anteponer lo político-social antes que lo orgánico, lógica desde la cual hemos sido actores junto a otras organización de izquierda de importantes procesos de democratización, politización y disputa del conocimiento en liceos y universidades, óptica bajo la cual consideramos como compañeros tanto a quienes integran el proyecto federativo encarnado en la Lista D como en la Lista E. Por ello, en tanto organización clasista y de intención revolucionaria, denunciamos y consideramos como nuestra única contraparte histórica y antagónica al gremialismo, la derecha, el conservadurismo y la Nueva Mayoría, que bajo diversas caretas, sea liberal y pinochetista, sea falsamente benefactora y progresista, buscan detener el flujo de procesos radicales de cambio social. En este tema no vacilamos, ni nos prestamos para segundas interpretaciones.

A su vez, insistimos nuevamente en el necesario debate ideológico de las convergencias y diferencias, que hoy nos exige luchar con unidad en este prometedor rearme del campo popular, donde será no solo la suma del esfuerzo de cada organización la que disputará la táctica adecuada, sino el Pueblo mismo que haciendo síntesis de su realidad concreta respaldará los medios y objetivos que le permitan su emancipación o al menos avanzar sustancialmente a ella. Sólo con el objetivo de aportar desde ya al debate fraterno, expresamos muy brevemente el compromiso político y las orientaciones táctico-estratégicas forjadas desde nuestro acervo teórico y práctico al calor de las luchas de los últimos años, y que desde la Fuerza Universitaria Rebelde ponemos a disposición de la militancia de izquierda y los estudiantes en su conjunto:

–          La necesidad de la multisectorialidad de la lucha estudiantil, que multiplique nuestras posibilidades de acción política, que hoy han topado techo. El trabajo conjunto entre estudiantes, docentes y trabajadores no docentes seguirá siendo un desafío para la izquierda y la comunidad universitaria en general. Este carácter que enunciamos de la movilización, también ha sido replicado a escala nacional con sectores estratégicos de la producción (portuarios, mineros, etc), amplificando discursos y alianzas.

–          La construcción de espacios de “nueva institucionalidad” (aquella creada por las clases y sectores subalternos) al interior de las casas de estudio, que permitan fortalecer nuestro petitorio, así como nuestras acciones transformadoras. Necesitamos levantar a laComunidad Educativa como espacio de empoderamiento de nuevos sujetos, en perspectiva clasista y democrática

–          Avanzar en la democratización y participación de los sectores excluidos de las tomas de decisiones, elección de autoridades y gestión educativa. Es imprescindible conquistar mayores espacios intermedios para avanzar en posiciones contra el poder de los grupos económicos controladores de liceos y universidades. Esta lucha debe ir más allá de la exigencia de la derogación de aquellas leyes que prohíben el ejercicio democrático, disputando tanto en lo institucional (consejos de carrera, claustros, etc) como en lo autónomo (asambleas, comunidad educativa, etc), generando los más amplios espacios de encuentro entre académicos, trabajadores no docentes y estudiantes.

–          Denunciar ante nuestro Pueblo el gatopardismo de la Nueva Mayoría que busca contrarrestar las movilizaciones del mundo social en general, y someter nuestro programa mínimo bajo lógicas de mercado. Recalcar que becas o vouchers no son gratuidad universal; el fin al endeudamiento; la necesidad de financiar la oferta y no la demanda educativa; que la calidad responda a criterios de interés social y no de gestión empresarial; el cierre de liceos públicos; el mantenimiento del lucro y robo descarado de corporaciones y empresas; la implementación de convenios de desempeño, etc

–          La disputa del conocimiento, entendiendo a la universidad como medio de producción. No basta con esgrimir el programa mínimo, hoy urge disputar política educativa, contra hegemonía en el seno de la educación. Poner la investigación, la extensión y los currículums al servicio del Pueblo no será una concesión graciosa de la burguesía, será una lucha del Pueblo mismo. Asimismo, urge pugnar por una comprensión de la educación al servicio de necesidades colectivas, en contraposición con la idea de una educación de consumo en pos de la mentada “movilidad social”, a la vez que se hace necesario redefinir el concepto, rol, trasfondo y finalidades de la “Educación Pública”.

–          La relevancia del control comunitario del proceso educativo. La importancia de esta política que pre-anuncia instancias de poder popular, plantea la satisfacción de necesidades colectivas antes que la acumulación de capitales. No más estatismo, sino control del medio productivo.

–          Politización de lo social: puede que coyunturalmente se resuelva la política en el campo de la dominación (estado e instituciones), pero para que sea clave levantar política contra hegemónica en lo educativo, es menester resolver lo político en lo social, construyendo soberanía.

Esperando avanzar en procesos concretos de Unidad programática y política,  reiteramos nuevamente nuestro apoyo a “Todxs Caminando” y nuestra decisión de contribuir al fortalecimiento de la izquierda, de los espacios de organización social de los estudiantes y del Pueblo, y en esta coyuntura particular, de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Concepción, herramienta de lucha, que esperamos no vuelva a caer en manos de aquellos que durante años la secuestraron para matar los cuerpos y las ideas de los que se atrevieron a crear, soñar y luchar.

FUERZA UNIVERSITARIA REBELDE – UdeC, ABRIL 2014

Estas leyendo

Declaración Pública FUR UdeC ante segunda vuelta en las elecciones FEC 2014