Trágico incendio en Valparaíso

Desde las 16:30 horas de ayer sábado un gigantesco y voraz incendio afecta gran parte de los cerros del sureste de Valparaíso.

A raíz de la magnitud del desastre el gobierno dispuso declarar Zona de Catástrofe la comuna de Valparaíso de manera de poder disponer y organizar los recursos y las ayudas para enfrentar en mejor forma la emergencia. Al mismo tiempo de habilitaron varios albergues y refugios para brindar socorro a las personas afectadas por la catástrofe y aquellos que han sido evacuados.

El siniestro se inició como incendio forestal en el camino de La Pólvora que circunda por el sur la zona poblada del principal puerto del país. Desde las zonas elevadas de la cordillera de la costa comenzó a bajar por las quebradas hacia las zonas pobladas y habitadas del Cerro La Cruz, Cerro El Litre, Cerro Ramaditas y otros cerros densamente poblados. La propagación del fuego se produjo con una inusitada violencia, pasando a afectar una enorme cantidad de viviendas. En su voraz y feroz avance el incendio ha producido ya 12 víctimas fatales, más de 2000 viviendas arrasadas por las llamas, y alrededor de 8 mil personas afectadas que perdieron todos o la mayor parte de sus bienes, y otros tantos miles de evacuados preventivamente. La evacuación ha sido necesaria para miles de familias pues el incendio no solo se ha propagado con inusitada violencia sino que cambia imprevistamente de dirección según la dirección de los vientos, los que a su vez se convierten en volátiles a raíz del efecto climático que provoca el propio incendio. Las llamas se habían extendido hasta la tarde del domingo en unas 850 has., pero el fuego continuaba propagándose inexorable por los cerros en dirección suroeste y las patrullas forestales, bomberos y una flota de aviones cisternas y helicópteros hacían inmensos esfuerzos por controlar su avance. Sin embargo, todas estas cifras podrían variar negativamente en las próximas horas debido a que varios focos se reavivaron en los lugares que ya habián sido arrasados produciendo nuevos focos y extendiéndose hacia zonas que no habían sido afectadas.

La rapidez de la propagación, sumada a la lentitud para generar un oportuno y eficaz combate del fuego, hizo que el incendio forestal se convirtiera en un siniestro de enormes proporciones y que ha causado un inmenso y lamentable daño humano y material. La lentitud de la capacidad de reacción se debe, principalmente, a la inexistencia de un efectivo plan de contingencia que permita enfrentar estas emergencias en lugares de accidentada conformación, como Valparaíso o el propio Talcahuano, la inexistencia de limites para la expansión de las plantaciones forestales, la carencia de cortafuegos adecuados, la limitación y carencia de medios técnicos apropiados para que bomberos y patrullas forestales puedan efectuar una eficaz y pronta labor. En otras palabras, la desidia y ligereza con que se toman las políticas preventivas de catástrofes en nuestro país es una de las cuestiones que está en la raíz de la magnitud que adquieren ciertas catástrofes; cuestión que se traduce en neglicencia de las autoridades y clase política, precisamente porque somos un país que se debate de una catástrofe en otra, de un lugar del territorio a otro, en medio de la ineficacia de planes definidos en Santiago, y en medio de la desgracia de la población que sufre las emergencias y sus consecuencias. El 2011, el mismo Valparaíso, pero centrado en la zona del Cerro Los Placeres y Agua Santa, sufrió los efectos de un inmenso incendio forestal que causó enormes daños y víctimas fatales; se dijo y prometió por parte de las autoridades un sinnúmero de medidas y planes para prevenir nuevas tragedias o al menos minimizar los efectos de los desastres. Esta nueva desgracia es una cruel constatación de que nada se ha hecho al respecto.

Vendrá, seguramente, un duro proceso de reconstrucción para las más de dos mil personas damnificadas; proceso que es de esperar no se prolongue por más de cuatro años (como ha ocurrido con la reconstrucción post terremoto del 2010). Lo mismo es válido señalarlo para los afectados por el reciente terremoto del norte. Pero primero debe terminar el combate y extinción del fuego cuestión que, dadas las carácterísticas con que se ha propagado y la aparición de nuevos incendios en la misma zona, tomará por lo menos dos semanas más. Entretanto, las familias afectadas deberán habituarse al duro trance de vivir en refugios y albergues para iniciar el periplo por rehacer sus vidas.

Foto: radioplaceres.cl/

Resumen de Centros de Acopio del Gran Concepción para Ayudar a Valparaiso

Mancora Restobar (San Pedro de la Paz)
2da Compañía de Bomberos (San Pedro de la Paz)
Casa Humanista Ohiggins 1524 (Concepción)
Ilustre Municipalidad de Concepción (Concepción)
Colegio de Profesores Sede Regional – Tucapel 240 (Concepción)
Gimnasio B de la Casa del Deporte de la Universidad de Concepción.(Concepción)
Sede de Junta de Vecinos Población Los Copihues – Cerros de Talcahuano (Talcahuano)
Segunda Compañía de Bomberos de Talcahuano, Av. Desiderio Garcia 567.(Talcahuano)

Desde mañana lunes (De preferencia útiles escolares):
– Municipalidad de Concepción. O’Higgins, entre Caupolicán y Rengo.
– Liceo de Niñas. Rengo con Cochrane.
– Delegación Municipal Barrio Norte
– Vega Monumental, local 66
– CPC Lorenzo Arenas
Balmaceda Concepcion, Colocolo #1855, desde mañana Lunes a las 10 am.
– Gimnasio Gabriela Mistral en Lzo. Arenas, calles sotomayor con Briceño pegado al cementerio general de conce. Mañana a partir de las 15:00 hrs!
(Si tienen más datos favor postearlos para actualizar):

Se necesita:
– Botellas de Agua
– Alimentos no perecibles
– Utiles de Aseo
– Pañales para niños y adultos
– Ropa en buen estado

Estas leyendo

Trágico incendio en Valparaíso