En Salud

Chiguayante y San Pedro: La necesidad de 2 comunas peleando por la precaria salud pública.

Uno de los 20 hospitales prometidos por el presente gobierno de Michelle Bachelet, sería construido en la Región del Bio Bio. La ubicación del recinto asistencial ha provocado asperezas entre las dos comunas postulantes: Chiguayante y San Pedro de la Paz.

 

Ambas comunas tienen aspiraciones igualmente legítimas. Es incluso necesario construir un hospital tanto en Chiguayante, como San Pedro. Para Adolfo Bécar, presidente de la FENATS del Hospital Regional, incluso con la construcción de 2 hospitales aún faltarían camas y especialistas para cubrir la demanda de la población. Chile cuenta con un índice de 2,3 camas por mil habitantes, y está lejos de lo que exige la  OCDE: 4,7 camas por mil habitantes.

 

El problema no es donde se construirá infraestructura pública, sino más bien, donde serán destinados los recursos públicos, porque a pesar de haber recintos de este carácter, sus funcionarios han denunciado que la prestación de servicios cometidas por entes privados, ha transformado los complejos servicios hospitalarios, a simples unidades de salud, con el correspondiente deterioro de la atención, reducción de especialistas y hacinamiento. SE han trasvasijado el servicio público a las prestaciones del sistema privado: se han externalizado servicios.

 

Esas realidades se manifiestan también en datos aportados por el MINSAL: la deuda hospitalaria ha alcanzado los 115 mil millones de pesos. De esa deuda hay 20 mil millones que fueron compras de días cama en clínicas privadas, entre ellas Clínica Las Condes donde un día cama para pacientes críticos alcanza el valor de 1.200.000 pesos mientras que en el servicio público el costo promedio es de 380 mil pesos.

 

En otras palabras, hay una relación directa entre desfinanciamiento del sector público y despilfarro en compras a privados. Las utilidades de la empresa privada en salud, se relacionan con el no financiamiento de las necesidades de los recintos hospitalarios. Por cada peso que va a salud pública, 3 van a la salud privada mediante 3 opciones: la modalidad libre elección de Fonasa (MLE), las compras de prestaciones y servicios que realizan tanto Fonasa como los servicios de salud, y el bono AUGE.

 

El problema radica entonces, en la mercantilización de la salud. Idéntico problema al que identificaron los estudiantes: la empresa privada lucra con los recursos públicos debido al modelo de subsidios que tiene el Estado hacia las empresas. Por su propia naturaleza la industria de la salud privada busca generar utilidades, su estímulo es el lucro y la atención en salud es de orden secundario. Con la inversión exclusiva en recintos públicos, es decir, con el fin al subsidio a la empresa privada, Chile podría construir un Sistema Público de Salud de primer nivel.

 

Es decir, se ha creado un conflicto artificial entre las comunas.

 

El fin al lucro con los recursos de la salud y su utilización exclusiva en recintos públicos, no solo solucionaría el conflicto entre las dos comunas, sino también el del hospital acuático de Lota, la urgencia del Hospital Regional y otros muchos que hacen falta.

Relacionados:

Trabajadores de la salud pública: Desde la resistencia hacia la salud que queremos

Crisis del Hospital Regional: El AUGE de los privados

Inician en Lota campaña de recolección de firmas para construcción de nuevo hospital

Profesionales de la salud se oponen a proyecto de exclusividad universitaria

Integración vertical: la caja negra de las Isapres que está en la mira de las autoridades

Universidad no acreditada realizará 300 pasantías anuales en CECOSF de Talcahuano

La agonía de la salud pública

Negocio con listas de espera: La Salud, enferma…

Mesa Regional por la salud y Asamblea social de salud de Padre las Casas comparten experiencias del año 2013

Estas leyendo

Chiguayante y San Pedro: La necesidad de 2 comunas peleando por la precaria salud pública.