Gisel Sparza, Directora de La lira negra del Chiflón: La obra teatral tiene que aportar para generar cambios

Gisel Sparza pertenece al colectivo teatral La Obra. El año pasado decidieron volver a Coronel, tras estar en el extranjero por motivos artísticos. “Volvimos con la intención de hacer un trabajo artístico fuerte, al otro lado del río”

Tras su vuelta a Coronel el año pasado, prepararon la obra “La lira negra del Chiflón”, basada en la Huelga larga de 1960 y cuya estética se basa en las xilografías de la Lira Popular, lo que se refleja también en el vestuario. Sus textos están, asimismo, escritos en décimas  y se crearon en base al guitarrón chileno acompañado por el rabel, utilizando el canto a lo humano y a lo divino.

 

¿De qué se trata la Lira Negra del Chiflón?

 

Es un proyecto que nos ganamos en el FONDART el año pasado, y que presentaremos este año. El proyecto en si, es un proyecto de producción y creación que habla de la huelga larga que realizaron los mineros del carbón el año 1960.

Hubo poca información para poder realizar el proyecto. El año pasado salió un proyecto financiado por el fondo del libro, un librito que se llama “La huelga larga ” que la escribió un ex dirigente sindical lotino, con la ayuda de un periodista de la zona, Álvaro Muñoz. Es el único que encontramos que habla de la Huelga, y de hecho fue lo que motivo que realizáramos la obra. Fue el chispazo necesario que nos motivó a revisar más y ahí nos dimos cuenta que tenía muchos ingredientes dramáticos que son esenciales para el teatro: la huelga en si, la caminata desde Lota a Concepción, el invierno, el terremoto, los niños adoptados por obreros de sindicatos del norte.

 

¿Cuál fue la motivación por la que realizaron este proyecto?

 

Según nuestra visión del teatro, pensamos que la obra tiene que aportar a una construcción social y política que genere cambios. En ese sentido, es importante para nosotros tomar temas que tengan que ver directamente con nuestra identidad de la zona del carbón, para recuperarlos. Para abordarlos, no de una manera tan trágica, a pesar de que la historia en si tiene bastantes elementos de esa índole, porque también tiene harto de humor, lo que la obra también refleja.

Es importante para nosotros tener un teatro que tenga contenido social y político que nos invite a divertirnos, pero también a reflexionar.

 

¿Por qué crees tu que la identidad de la cuenca del carbón sigue estando presente, a pesar de que la estructura económica de la zona ya no se basa en eso?

 

Yo creo que afortunadamente la historia no se borra de un pincelazo. Pero si hemos descubierto que se produce una desconexión natural entre las generaciones, respecto a lo que es la historia del carbón. El año pasado, por ejemplo, realizamos el Primer Festival Escénico Grisú, en el cual quisimos autoconvocar a todas las organizaciones artísticas de índole escénica que están trabajando al otro lado del río [Bío Bío]. Tuvimos la idea de invitar a un amigo de Santiago que trabaja en Teatro Mendicantes para hacer una intervención callejera y el decidió trabajar el tema del carbón. Cuando realizó su intervención en la calle era increíble ver a los niños que se paraban a ver y observaban las vestimentas a la usanza del minero y la verdad es que no entendían mucho. Pero la gente mayor les comenzaba a explicar lo que estaban viendo… Por ejemplo, preguntaban ¿viste subterra? y les decían, ya po…

 

A pesar de que es una historia que todavía está presente, se está produciendo una ignorancia de las nuevas generaciones al respecto.

 

¿Cuál es la relación que ven ustedes entre la cultura y el cambio social?

 

Para nosotros tiene que ver con el tomar conciencia de que el cambio parte por nosotros. Y la cultura, entendida como todo lo que hacemos, no solamente con las expresiones artísticas, nos une para darnos cuenta de que en definitiva tenemos los mismos problemas, las mismas inquietudes. Y si tenemos los mismos problemas e inquietudes, quien mejor que nosotros para ponernos manos a la obra y solucionarlos, y no necesariamente con una rayita cada 4 o 6 años. sino que vía una acción directa y participativa. Creemos que a través de instancias como estas- el encontrarse a través de una obra de teatro- que hablen de una problemática que fue, pero que en el fondo tiene mucho que ver con nuestros días, sobretodo en el aspecto de la lucha sindical, donde los sindicatos están muy venidos a menos, puede provocar la discusión en el momento entre los asistentes, o al menos te vas con algo a la casa pensando respecto a lo que vi y a lo que puede ser.

 

¿Cuáles fueron las fuentes con las que investigaron para realizar el proyecto?

 

La dictadura procuró borrar cualquier rastro de organización, sindical sobretodo, y más aún si era de la zona del carbón que era considerada una zona roja. Ante esa realidad, nosotros echamos mano a los testimonios de las personas que afortunadamente aún viven y que vivieron el momento – ex dirigentes sindicales, mujeres que participaron, niños que fueron adoptados temporalmente por familias del norte- y muchas de esas entrevistas que nos compartieron están reflejadas en el texto de la obra.

 

En esta búsqueda también dimos con un documental que se llama La marcha del carbón, de Sergio Bravo. Buscamos por todos lados el documental y al final no lo encontramos, entonces nos comunicamos con él directamente y nos hizo saber que en dictadura todo su material se había destruido, desapareció. Pero él, gentilmente nos hizo envío del guión documental.

 

Y en tercer lugar nos basamos en una revisión de la prensa de la época, a través de la Biblioteca nacional, quienes nos enviaron los diarios de la época escaneados.

 

Obviamente la obra también tiene algo de ficción, pues no nos interesaba seguir al pie de la letra la historia.

 

¿Cuando estrenan la obra?

 

La obra será estrenada el día 2 de junio y será en Pabellón 83. Después tenemos una serie de funciones que son las que nos pide el FONDART, vamos a estar en Lota, Coronel, Balmaceda Arte Joven, Hualpén y Penco, por ahora. Después esperamos que nos vaya bien y poder presentar la obra en varios lados, pues habla de una historia que es muy nuestra y necesaria de saber. Ojala contribuir a  reapropiarse de la zona del carbón de nuestros días.

 

 

Las condiciones del teatro local

 

¿Cómo son las condiciones en que realizan su actividad? ¿Hay espacios y financiamiento suficientes para realizarla?

 

No es fácil, pero, si uno hubiese querido el camino fácil no hubiera seguido esto. Tienes que saber que al momento que tu optas por esto, vas cuesta arriba. Pero siempre se puede.

 

En cuanto a financiamiento, no es la panacea, pero hay posibilidades, existen. Yo diría que el principal problema está en los espacios. Por ejemplo, espacios de ensayo. Si bien hoy día existen Casas de la Cultura y espacios nuevos que se han ido generando, atienden en un horario muy convencional. Atienden de las 9 de la mañana hasta las 5 de la tarde y nosotros que vivimos del arte, por lo general tenemos otro trabajo y tu desocupas tarde, después de las 6 de la tarde y ahí están cerrados. Entonces terminas ensayando en alguna casa de un familiar que está sola, o de algún amigo…

En ese sentido yo planteo que hay falta de espacios y los que hay no se ajustan a las necesidades que se tienen

 

Estas leyendo

Gisel Sparza, Directora de La lira negra del Chiflón: La obra teatral tiene que aportar para generar cambios