Se tomarán muestras de sangre a vecinos para probar si estos han sido afectados por la central Bocamina

Se tomarán muestras de sangre a vecinos para probar si estos han sido afectados por la central Bocamina

Un nuevo avance de la comunidad coronelina contra Endesa: la autoridad sanitaria accedió a realizar una vigilancia epistemológica a quienes viven colindantes a la termoeléctrica Bocamina. El objetivo de esto es dilucidar si los habitantes presentan enfermedades relacionadas con el establecimiento de la planta de Endesa, luego de que un informe de la PDI afirmara que se presentaba metales pesados por sobre la norma en los suelos de Coronel y Lota.

Según la autoridad sanitaria, se analizará de forma constante la composición de algas y peces de la zona, observando su aparato digestivo y su musculatura. Mientras se realiza la toma de muestra de sangre de los vecinos, la Seremi de Salud debe entregar a la Justicia un análisis sobre el informe de la PDI.

El establecimiento de termoeléctricas en Coronel ha provocado una serie de daños a la comunidad coronelina, desde problemas a la salud hasta destrucción de su fuente laboral. Pescadores y algueras del sector denunciaron que producto del funcionamiento de estas plantas los recursos marinos han sido arrasados, por lo que su actividad productiva se vio seriamente dañada. Hoy muchos se encuentran cesantes y han sido obligados a emigrar de la comuna. Igualmente, los coronelinos han denunciado que el funcionamiento de estas termoeléctricas ha provocado enfermedades respiratorias en los habitantes como asma y constantes resfríos asociados al sistema respiratorio.

Que la autoridad sanitaria accediera luego de años de reclamos de los vecinos a realizar esta evaluación se suma a un anterior logro de los coronelinos: la paralización del funcionamiento de Bocamina II. La termoeléctrica funcionó de manera ilegal, ya que se amplió y modificó sus instalaciones sin Estudio de Impacto Ambiental, ante esto,la Corte Suprema falló su ilegalidad.

Estas leyendo

Se tomarán muestras de sangre a vecinos para probar si estos han sido afectados por la central Bocamina