¿Quién gana la guerra?

Esa pregunta ni se pregunta. La guerra la ganan los fabricantes de armas. Si no ¡para qué!

La industria de armamento, en sus diversos componentes, representa un montante de exportaciones de 7,5 millardos de euros en el seno de la economía de Israel. En 2013, alcanzan el 3% de las exportaciones de armas en el mundo. Por tanto, como informa, con soberbia, Le Monde Juif.info del 27 de julio de 2014 tomando datos del semanario de la City: The Economist, Israel se encuentra en el “top 10” de los exportadores de armas.

Los progresos de las exportaciones de armas están ligados a la sofisticación creciente de los diversos tipos de producción militar. Para un exportador de cualquier producto es importante que el mundo sepa que su tecnología esta probada. Para los productores de armas mostrar de tanto en tanto sus avances sería muy difícil si no contaran con un pueblo como el palestino al que tienen “derecho” a bombardear. Pero este derecho desemboca a su vez en un refuerzo de la industria de armamento que juega un papel eminente en el sistema productivo israelí.

A su manera, esta retórica va tras las huellas de los “éxitos militares” de la llamada operación “Margen protector” y de la alabada “Cúpula de hierro”, que neutraliza la casi totalidad de los misiles de Hamas. Esta “cúpula” es exportable -al menos en parte- hacia diversos países. De hecho Israel ha festejado que los militares tomen de nuevo el poder en Egipto y no es raro que desde ese país hayan salido propuestas de “acuerdos de paz” que sólo buscan dominar mejor a Hamas.

Una buena publicidad son los homenajes que brindan los gobiernos. Ya había rendido pleitesía a los egipcios el dictador sirio Abdel Fattah al Sissi, brindando por la derrota  de los Hermanos Musulmanes. Los homenajes que brinda hoy el gobierno Netanyahu no se deben solo a su reconocimiento por la destrucción de los llamados “túneles de Hamas” en la frontera egipcia y por sus esfuerzos diplomáticos que se presentan como opuestos a los de Kerry. El poderío económico de los militares egipcios constituye un mercado creciente para armas israelíes. La Cámara de Comercio Francia-Israel (CCFI) indicaba en junio de 2014 que las entregas de material electrónico eran un hecho establecido desde 2010.

Otro socio en este negocio son los Estados Unidos. Entre las firmas israelíes se pueden mencionar las siguientes: Elbit Systems, Israel Aerospace Industries (IAI), Israel Military Industries (IMI), Israel Weapon Industrie (IWI) y Rafael Advanced Defense Systems que es la creadora de la “Cúpula de hierro”. Algunas de esas firmas tienen una presencia internacional, como Elbit o IWI. Pero una firma estadounidense como Raytheon, cuyas ventas netas, solo durante el segundo trimestre de 2014, se elevan a 5,7 millardos de dólares, constituye un eslabón significativo de este complejo.

Guerra y acumulación de capital se unen para impulsar, con regularidad, un conjunto de iniciativas. Todas ellas con miles de muertos.

Estas leyendo

¿Quién gana la guerra?