A 49 años de la Fundación del MIR, rescatamos su legado histórico y le damos continuidad al proyecto revolucionario

“Miguel Enríquez, Luciano Cruz, Luis Vitale, Bautista Van Schouwen, Edgardo Enríquez Espinosa, Sergio Pérez Molina, Martín Hernández Vásquez, Arturo Villavela Araujo, Nelson Gutiérrez, Dagoberto Pérez Vargas, Hugo Ratier Noguera, Blanca Rengifo Pérez, José Carrasco Tapia, Jecar Antonio Nehgme Cristi, Andrés Pascal Allende, Carlos Fernández, Rafael Maroto, Andrés Alejandro Villalobos, Humberto Lizardi Flores, Alejandro Manque, Felix Huentelaf, José Gregorio Liendo Vera, Fabián Ibarra, Sonia Ríos”. eecordando los nombres de algunos de sus militantes más destacados, fue la manera de introducir la conmemoración de los 49 años de la fundación del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR). Muchos de elllos caídos en batalla, todos consecuentes hasta el final, demostrando un compromiso militante de entrega hacia la causa revolucionaria que ya marcó la historia del pueblo chileno desde ese 15 de agosto de 1965 en que se funda el MIR.

“El MIR se organiza para ser la vanguardia marxista-leninista de la clase obrera y las capas oprimidas de Chile que buscan la emancipación nacional y social. (…) La finalidad del MIR es el derrocamiento del sistema capitalista y su reemplazo de un gobierno de obreros y campesinos, dirigido por los órganos del poder proletario, cuya tarea será construir el socialismo y extinguir gradualmente el Estado hasta llegar a la sociedad sin clases. (…) El MIR rechaza la teoría de la “vía pacífica” porque desarma políticamente al proletariado y por resultar inaplicable ya que la propia burguesía es la que resistirá, incluso con la dictadura totalitaría y la guerra civil, antes de entregar pacíficamente el poder. Reafirmamos el principio marxista-leninista de que el único camino para derrocar el régimen capitalista es la insurrección popular armada” fueron algunos de sus principios fundantes mencionados en el acto político cultural.

El compañero Muñoz hizo un análisis de la realidad actual y la vigencia de las ideas del MIR para este contexto.

El compañero Muñoz hizo un lectura de la realidad actual y la vigencia de las ideas del MIR para este contexto.

Luego, el compañero Rodrigo Muñoz ex militante del MIR e integrante de la Sociedad Mutualista Bautista Van Schouwen Vasey, comenzó diciendo “un día como hoy, el 14 de agosto de 1971, murió trágicamente en Santiago uno de los líderes originarios, fundadores y de los líderes más carismáticos de la historia del MIR. Me refiero al compañero Luciano Cruz Aguayo que entre otras de sus labores fue Presidente de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Concepción” homenaje que continuó con el nombre del compañero y la respuesta del auditorio con el grito ¡Presente! que devolvía su presencia a los pasillos y aulas de la universidad.

Muñoz recalcó que el homenaje busca una reflexión desde una óptica histórica pero que su real objetivo es que “lo hacemos con la intención y el propósito de tratar de contribuir a los nuevos procesos de acumulación de fuerza social revolucionaria que emergen en Chile”. Agregó que las condiciones del contexto histórico del MIR ya no existen “sin embargo, la condición básica del ser y del hacer revolucionario siguen vigentes, es decir, sigue vigente la necesidad de luchar contra la injusticia social, la desigualdad y la explotación laboral”.

El compañero fue crítico del contexto actual de las organizaciones revolucionarias “nos enfrentamos a una izquierda y a un sector revolucionario que se ve muy disperso y difuso en la realidad actual chilena” y con poca injerencia. Distinto es el caso de la clase política ecónomica que tiene claridad con respecto a su rol que “es defender la preservación del poder económico y la continuidad del poder político que han construido”.

Esto lo logrará a través de la represión y la contención del movimiento social. Una de las formas de manifestación de esto último es a través de las reformas que generan ilusión en los sectores populares produciendo un estancamiento en la movilización. Sin embargo, esto lo atribuye a las pocas propuestas de parte de los movimientos sociales o su carácter muy local o acotado, con demandas y reivindicaciones populares carente de contenido político.

Esto se refleja en el movimiento estudiantil en que “muchos estudiantes no tienen claro que educación pública significa educación estatal, y reclamar educación pública es una necesidad del país” en un debate que se ha reducido a la calidad y gratuidad de la educación. “El problema no es la gratuidad. Es necesaria la gratuidad, sí, pero desde el Estado. No que el Estado le esté pagando al empresario privado para que siga su negocio o el lucro con la educación. Se trata de estatizar la educación en Chile, de que vuelva a ser fiscal y pública, y a partir de ese principio establecer las exigencias de calidad y de gratuidad” complementó Muñoz.

Esto no sólo se expresa en el sector estudiantil sino que en todos los demás sectores: “nuestra preocupación apunta a la carencia que denota la movilización social por un lado, en el sentido de que no tiene una propuesta que vaya más allá de su reivindación específica particular, y por tanto no se convierte en reivindicación política, en lucha política. (…) La lucha social se convierte en lucha política en la misma proporción que esa lucha particular se convierte en bien común, en lucha colectiva y se transforma en un problema de todos los demás” asunto que ejemplifica con las movilizaciones estudiantiles del 2011 que se hicieron carne del pueblo chileno.

“La primera contribución que hizo el MIR a la sociedad chilena fue que cambió la manera de hacer política de la izquierda y de los revolucionarios. (…) El MIR sacó la política de la dinámica de la lucha electoral y de las formas clientelistas que tenía la izquierda tradicional. El MIR llevó la política de nuevo al seno del pueblo ¿y cómo hace eso el MIR?”. Muñoz responde diciendo que fue el generar un programa, estrategia, táctica y los instrumentos orgánicos que dieron respuesta al análisis de la realidad concreta. Ligándolo a la lectura del contexto actual lo relacionó diciendo “hoy día uno lo ve en la carencia de programa y estrategia en nuestra izquierda. Tratan de repetir estrategias que ya se usaron, es decir, no hay una integración de la realidad concreta en el momento concreto. Hay muy poco de marxismo a pesar de que todo se hace esgrimiendo el marxismo”. “Uno de los grandes méritos del MIR fue el haber hecho la interpretación correcta de la realidad concreta. De modo que una de las primeras obligaciones que tenemos la izquierda y los revolucionarios en general hoy en día, es hacer el análisis concreto de la realidad concreta de manera correcta” dejándonos ésta y muchas otras tareas pendientes a los revolucionarios.IMG_8626

Posteriormente se dio espacio para la música a cargo de estudiantes de la UdeC de los colectivos Para Todxs Todo y Consejos Estudiantiles que interpretaron canciones emblemáticas arraigadas al MIR y la época, comenzando con Compañero, el Himno del MIR, y Canción Contra la Indecisión, ésta última de Silvio Rodríguez y dedicada a Miguel Enríquez.

Luego fue el turno del compañero Robinson Silva, historiador que hizo un breve análisis del período que vivió el MIR partiendo desde su fundación, durante el gobierno de Frei que venía cargado de ilusiones para el pueblo a través de las reformas, y destacando como el MIR viene superarlas contradicciones que vivía la izquierda descontenta con el PC y PS que estancaban los procesos políticos: “los sectores de trabajadores y grupos de jóvenes descontentos con las posiciones de la izquierda tradicional decidieron romper con ese estancamiento y resolvieron las contradicciones con la fundación, el 15 de agosto de 1965 en Santiago, del Movimiento de Izquierda Revolucionaria”.

El MIR tiene como antecedente dos organizaciones que son la Vanguardia Revolucionaria Marxista (VRM) y el Partido Socialista Popular (PSP) que nacen al alero de las divergencias y escisiones de los partidos tradicionales. Se encontraban influidas por el trostkismo, maoismo y sobre todo por la revolución cubana, al que se integran militantes del sindicalismo radical y cristianismo revolucionario. “Por su política radical, el MIR significó un golpe en la mesa de una izquierda confundida y errática que hacia fines de la década encontró un proyecto y una estrategia que le dio identidad definitiva” declara Silva.

El historiador señala que desde su fundación hasta 1967 el MIR fue el núcleo que atrajo a los sectores más radicales y revolucionarios, sin embargo, la etapa más rica va desde el tercer congreso en 1967 cuando Miguel Enríquez asume la dirección profesionalizando el trabajo de la militancia, además de dotar de un proyecto ideológico claro que es la construcción de poder popular. “Nace de la práctica política y social del MIR. Del enraizamiento en los territorios y los espacios donde el pueblo construyó su saber. La idea de poder popular, el centro del proyecto del MIR, nació no de un grupo de intelectuales, sino de la necesidad de visibilizar a los hombres y a las mujeres negados por la historia” manifiesta Silva, agregando “no es extraño entonces que la dictadura fuera especialmente cruenta con esos mismos lugares y sectores sociales que Miguel nombra y convoca”.

IMG_8635

Silva hizo un breve análisis histórico del MIR diciendo que “es necesario mirar hacia atrás para ver cómo enfrentamos el futuro, esa es la tarea de la historia”.

Al finalizar la ponencia del historiador, nuevamente se dio un intermedio musical en que se interpretaron las canciones ¿Dónde están? de Quilapayún y Carta a mi Compañero de Karaxú recordándonos que a futuro “habremos de juntar el campo y la ciudad, amado compañero, y una sola patria al fin habrá de construir la clase obrera”.

Terminando la jornada el ex actor de teatro, Hernán Ormeño, ligado al trabajo poblacional durante su militancia, presentó un vídeo llamado Matecitos de invierno con Pedro Cardyn que mostraba el testimonio del ex militante que desde su casa en Panguipulli recordaba los tiempos en que fue médico de la guerrilla de Neltume, unos de los focos de resistencia levantado por el MIR durante la dictadura.

IMG_8673

En el vídeo Cardyn expresaba  frente al actual contexto “debo decir que yo estoy alarmista pero todavía tengo fe” aduciendo que aún se puede realizar una transformación revolucionaria de la realidad.

Estas leyendo

A 49 años de la Fundación del MIR, rescatamos su legado histórico y le damos continuidad al proyecto revolucionario